Cine en serie: “A young doctor’s notebook”, casquería, nieve y morfina en la Rusia prerrevolucionaria

Cine en serie: “A young doctor’s notebook”, casquería, nieve y morfina en la Rusia prerrevolucionaria

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Cuando se conocía que Jon Hamm y Daniel Radcliffe protagonizarían juntos una serie nos preguntábamos cómo podría salir el experimento de mezclar a dos de los tipos más encasillados del cine y la televisión actuales. Don Draper y Harry Potter juntos, el cóctel era de lo más surrealista.

El proyecto que les unía era la adaptación para televisión de los relatos más o menos autobiográficos del escritor ruso Mijaíl Bulgákov (que en España han sido editados por Anagrama bajo el título de uno de ellos, “Morfina”), un encargo de la cadena británica Sky Arts. Hamm tenía mano en el proyecto como productor y Radcliffe, declarado fan del escritor ruso y de sus relatos, se subió al proyecto antes casi de que se lo pidieran. La dirección de la miniserie recayó en otro inglés, Alex Hardcastle, con amplia experiencia en televisión tanto en Europa como en América (“The office”, “Parks & recreation”, “Suburgatory”).

Bulgákov es uno de esos escritores elevado a la categoría de culto mucho después de su muerte. Fue un escritor relativamente leído en la Rusia de su época, apreciado por otros escritores rusos contemporáneos, pero cuya obra fue sistemáticamente censurada por el régimen soviético. Su visión crítica y satírica del régimen molestaba a las altas instancias del mismo que le convirtieron en una especie de escritor fantasma, sobre todo a partir de que en el año 1930 se le prohibiera explícitamente publicar y sus obras se vieron abocadas a circular en la clandestinidad. Bulgákov falleció en 1940 envuelto en una profunda amargura y sin haber sido reconocido. No será hasta los años 60 cuando comienza a ser reeditada y leída su obra en la Unión Soviética y más allá de sus fronteras. Y aún habrá que esperar a los años 80 y 90 para que se convierta en un autor ámpliamente conocido y reconocido.

A Young Doctors Notebook

“Notas de un joven médico” es una de sus primeras obras y no la más conocida. Ahí están “El maestro y Margarita”, “Corazón de perro” y “Los huevos fatales”, como muestras más representativas de su particular y oscuro estilo, irónico, satírico, considerado casi “satánico” por algunos, que le asemejan a Aleister Crowley. En sus “Notas de un joven doctor” narra de forma semiautobiográfica sus primeras experiencias como doctor en un apartado departamento de las estepas rusas donde es enviado recién (y brillantemente) licenciado en la Universidad de Moscú. Sus problemas para adaptarse al inhóspito paisaje y sus rudas gentes, el proceso de advertir la notable diferencia entre la teoría médica y su práctica, mientras saca muelas, atiende partos y cura a enfermos de sífilis. Y la soledad y el pánico que le llevan a caer en manos de la morfina. Todo en un contexto inmediatamente anterior a la revolución rusa de 1917. El estilo narrativo de Bulgákov es ágil, cálido y con un marcado tono cómico, incluso en situaciones dramáticas. Pero también es estremecedor en su relato de la adicción.

La serie traslada de un modo muy particular pero efectivo la obra y el mundo de Bulgákov a la pequeña pantalla. Todo en apenas cuatro capítulos de 25 minutos que se devoran (y que casi piden ser vistos del tirón), algo similar a lo que sucede con los relatos de Bulgákov. Daniel Radcliffe y Jon Hamm dan vida al mismo personaje, el doctor Vladimir Bomgard (trasunto de Bulgákov) en dos épocas diferentes de su vida. Entiendo tu turbación ante dicha evolución. Un poco increíble, sí. Pero la serie no busca verosimilitud. Radcliffe es ese joven e ingenuo doctor recién salido de la universidad que es enviado a la Rusia profunda. Hamm, su desengañada versión adulta, que relee los diarios de su juventud mientras rememora en imágenes ese pasado y decide intervenir aconsejando y hostigando a su joven yo, en parte para que no cometa los mismos errores, en otra parte para recrearse mofándose de su naif entusiasmo e inexperiencia sabiendo todos los errores que va a cometer.

Vídeo

A pesar de su corta duración, la serie tiene una clara evolución. En los dos primeros capítulos domina el tono de comedia, pero de comedia negrísima, aderezada con casquería a granel (de la que revuelve el estómago, gore de verdad, con amputaciones, vísceras y de todo) y una banda sonora muy rusa y loca (a ritmo de polka) que enfatiza la sensación de demencia e insania que transmite la serie, y que la hacen extraña y tremendamente divertida. A partir del tercer capítulo, la serie deriva hacia el drama, con la adicción a la morfina del protagonista como hilo conductor de su descenso a los infiernos. El punto bufonesco sigue presente pero el ambiente en torno al protagonista es opresivo, deprimente.

Ayoungdoctorsnotebook03

De toda la parrafada que llevamos escrita hasta el momento se puede inferir la originalidad de la propuesta. Su formato y estilo poco convencional. Su extrañeza y particularidad. No sé trata de una serie inaccesible, pero tampoco es para todos los públicos, y pide dejarse llevar. Y tener un estómago a prueba de bombas.

Además de la estimable ambientación y producción, cabe destacar el trabajo de sus protagonistas. En especial de uno de ellos; Daniel Radcliffe, que es el alma de la serie. Los que tengan más pateada su filmografía seguro que tienen más criterio para situar este papel en el contexto de su carrera. Personalmente, ha sido una agradabilísima sorpresa. No sabemos si es fruto de su conocimiento y devoción por la obra de Bulgákov, pero su inmersión y entrega al personaje es total. Mostrando una estupenda vis cómica, encarnando a la perfección a ese joven moscovita ingenuo y entusiasta de su profesión que parte hacia las estepas rusas con intenciones de comerse el mundo y que tendrá que luchar para que el mundo no se lo coma a él. Una lucha que se materializa en la constante comparación que tiene que sufrir con su idealizado antecesor en el puesto por parte de sus ásperos y extraños compañeros de trabajo, el pánico ante lo desconocido, la soledad y aislamiento del lugar, y los rudos e ignorantes campesinos rusos que son sus principales pacientes y que le ponen en situaciones límite cada vez que llaman a su puerta, llevándole al borde del desquiciamiento y la locura. Su energía y expresividad son contagiosas. Radcliffe pasa el examen con nota. Con más nota que Jon Hamm, cuyo personaje torturado remite demasiado a su icónico Don Draper, y que se ve un poco opacado por el brillo del joven actor inglés. Tampoco podemos dejar de citar al estupendo plantel de secundarios que contribuyen a componer el más estrafalario y sanguinario hospital que se haya visto en la televisión.

Ayoungdoctorsnotebook05

La miniserie se emitió en Reino Unido durante el mes de Diciembre de 2012, fecha muy adecuada para la misma por la presencia de la nieve, suponemos. O como disuasorio ante las pantagruélicas comidas y cenas navideñas. Tuvo el suficiente éxito y repercusión como para ser renovada por una segunda temporada, convirtiéndose en la serie más exitosa de la (no muy larga) Historia de Sky Arts. Añadiéndole el subtítulo de “A young doctor’s notebook & other stories” volvió a repetir los protagonistas, mientras que la realización corría ahora a cargo del director Robert McKillop.

Vídeo

Ayoungdoctorsnotebook02

Tu prima.
Ananula

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario