Cine en serie: “Godless”, un western empoderado, renovado e impecable

Cine en serie: “Godless”, un western empoderado, renovado e impecable

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,50 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

El western es la manera norteamericana de cumplir con la tradición internacional de crear leyendas en historia, transformando en su caso patanes repulsivos y violentos en valientes atractivos rellenos de honestidad épica. Las mujeres en pantalla destacan sólo cuando enamoran al héroe, aunque el “verdadero” vaquero es un solitario que las abandona. Cuando Steven Soderbergh ofreció a Netflix producir su primera serie del Oeste, nos había impresionado con “The knick”, la historia de uno de los primeros hospitales modernos de Nueva York; “Godless” no sólo garantizaba solvencia, le daba un papel a las mujeres poco frecuente.

Si leemos los libros de Historia más ortodoxos, es posible olvidar a la mitad de la población de Estados Unidos. En el Mayflower llegaron 18 mujeres casadas. Tres estaban embarazadas, y una dio a luz a un bebé muerto antes de desembarcar. En la primavera siguiente al desembarco de los padres peregrinos sólo quedaban con vida cuatro. A la pionera le quedaba por delante un futuro doblemente difícil que a sus compañeros.

La acción se desarrolla en Nuevo México y en 1880, con notable ausencia de vaqueros hispanos y negros, la inmensa mayoría de los hombres dedicados a esa tarea, ignorados también en este caso. En cambio sí están todos los elementos que los aficionados esperamos: el fugitivo noble, el sheriff honesto, los espacios amplios, el periodismo sensacionalista, indios y caballos. También el aroma legendario del pionero que construye un país y alcanza el éxito desde la nada. Leyenda permanente aún hoy porque, aunque algunos multimillonarios empezaron de cero, en la inmensa mayoría de los casos no era así. Un estudio sobre los orígenes de más de 300 ejecutivos de las industrias textil, ferroviaria y siderúrgica en la década anterior a la de la serie, la de 1870, muestra que el 90% procedía de familias de clase media o alta. Historias como las descritas en un libro hipercitado, “De los harapos a la riqueza” de Horacio Alger, eran ciertas en algunos casos, pero por lo general son un mito.

Michelle Dockery, la mayor de las hijas que habitan “Downton Abbey”, encarna perfectamente a una viuda de armas tomar, literal, y encabeza un reparto femenino mayoritario, y si el actor Jeff Daniels, al que corresponde el malvado forajido, es un actor del Método, debe de haber necesitado semanas para salir de su interpretación, tal vez la mejor de la serie.

Lo más real son los vestuarios, cuidados hasta en la gama de colores que emplea, y el espacio físico donde se ha rodado, el rancho San Cristóbal en Nuevo México, más de 80.000 hectáreas al sur de Lamy; el “plató” al aire libre occidental más grande que se haya construido, donde se levantó el pueblo ficticio de La Belle, ocupado por viudas y algunos pocos hombres lisiados tras el accidente de la mina de plata donde murieron todos los hijos y maridos.

Mención especial para una anciana india, excelente liadora de pitillos una década antes de que se inventara una máquina que podía enrollar, pegar y cortar 100.000 cigarrillos diarios, y que necesitó algunas décadas para sustituir el papel y la bolsa de tabaco popularizados por los vaqueros hispanos. Con su capacidad en muchos aspectos, la abuela india refleja una sociedad nativa donde la mujer gozaba de más seguridad y se podía divorciar del hombre cuando quisiera, manteniendo su propiedad. Sería una exageración decir que a las mujeres nativas se las trataba igual que a los hombres; pero eran tratadas con respeto, y la naturaleza comunal de la sociedad les daba una categoría superior a la de las colonas blancas.

El papel de los caballos es crucial en todos los capítulos, y va desde la capacitación de los actores para manejarlos y lograr algunas acrobacias difíciles, hasta su entrenamiento en varias secuencias donde se recalca su importancia.

“Godless” no intenta reconstruir la realidad de la historia, pero recae en los tópicos con placer y está llena de chicas singulares, añadiendo un toque que ha hecho disfrutar mucho a la parte femenina de la casa.

Vídeo

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario