Cine en serie: "Line of duty", corrupción y claroscuros morales

Cine en serie: "Line of duty", corrupción y claroscuros morales

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

“Line of duty” es una de esas apuestas que bien merecen un maratón y que tienen suficientes capítulos para que el placer adictivo se alargue en el tiempo. La que empezó como una modesta producción británica heredera del policiaco se ha convertido en una de las series de más calidad, popularidad y prestigio de la BBC habiendo llegado ya a las cinco temporadas y preparando una sexta. La serie que puso en el mapa a uno de los más destacados creadores televisivos de la última década, Jed Mercurio, que con “Bodyguard” se hizo con 2 nominaciones en los Emmy 2019.

“Line of duty” debutó en el verano de 2012 sin más pretensiones que ser un entretenimiento televisivo de digna factura y ritmo intigrante propio del procedimental policiaco o de misterio del que los británicos han hecho gala en infinidad de producciones tanto de época como contemporáneas. La serie se adentra en las entretelas del AC-12, la unidad de anticorrupción dentro de la policía de Birmingham. Allí recala Steve Arnott (Martin Compston), un temperamental y atormentado detective que es reclutado tras una fallida operación antiterrorista encabezada por él. Junto a la agente Kate Fleming (Vicky McClure), y comandados ambos por el comisario jefe Ted Hastings (Adrian Dunbar), se encargan de indagar en los asuntos internos de un cuerpo que más veces de las que debiera es parapeto para conductas deshonestas y corruptas de hombres y mujeres que fundamentan su poder en algo muy distinto al servicio de la ley.

Además de las dinámicas e investigaciones, siempre al filo de la tensión más taquicárdica, de estos tres personajes la serie se reinventa cada temporada con un protagonista principal sobre el que recaen las sombras sobre su proceder. En la primera fue el verborreico y carismático agente del año Tony Gates (Lennie James), en la segunda la esquiva y fría Lindsay Delton (Keeley Hawes) y en la tercera el virulento y abusivo Daniel (Daniey Mays) para luego ganar todavía más prestigio e interés con las elecciones de Thandie Newton como la maquiavélica Roz Huntley en la cuarta temporada y el cada vez más imprescindible Stephen Graham como el ambiguo y traumatizado John Corbett en la quinta tanda de capítulos.

No hay personaje en “Line of duty” que se libre de los claroscuros morales y los dilemas éticos y es que incluso Arnott, Fleming y Hastings no están a salvo de que su modo de proceder no sea el correcto y más cuando, en ocasiones, uno es juez y parte teniendo que mantener una objetividad e integridad que en más de una ocasión se ve diezmada por el frenesí de los hechos y el intento de asestar un golpe definitivo a un entramado de corrupción más congénito y ramificado de lo que debiera para un cuerpo como el policial en el que una manzana podrida tiene efectos expansivos con consecuencias devastadoras tanto para la vida de unos y otros como para la imagen que tiene que dar el AC-12 como guardián de la moral y las buenas prácticas del cuerpo.

A pesar de que cada temporada pivote sobre un caso en concreto ha habido un hilo vertebrador que ha nutrido a la serie y del que todavía su desarrollo está por escribir en futuras temporadas entre obstrucciones burocráticas y tratos de favor con los que llevan el mando. El hecho de que la corrupción no provenga de un caso fortuito de un agente que abrazó el lado oscuro sino que ésta provenga de arriba, de las más altas instancias, primero en la figura del llamado Caddy y después de ese H que ha sembrado dudas tanto en la cuarta como en la quinta temporada entre los personajes más insospechados provocando que incluso cuando los círculos parecían cerrarse en una identidad en concreto el giro de la quinta temporada (emitida en 2019) haya llevado a un punto de no retorno en el que se evidencia en que hay mucho más allá de la punta del iceberg.

El punto de cenit de la serie se vivió en la cuarta temporada (emitida en 2017), la protagonizada por Thandie Newton y en la que, además de ganar en hechuras, se evidenció el cambio de la BBC Two (donde nació la serie) a la matriz BBC llegando a conseguir en la quinta y última hasta el momento su mayor pico de audiencia con 9,6 millones de espectadores y un 44% de share ante ese magistral interrogatorio que nutrió el último capítulo de la temporada en el que las cartas se pusieron sobre la mesa para después volver a sembrar interrogantes para el futuro.

“Line of duty” cuenta con un amplio equipo de asesores con el fin de hacer verosímil ese día a día de un departamento en el que es difícil casar la vida profesional con la estabilidad personal como demuestran unos protagonistas que viven por y para su trabajo llegando a la obsesión y, en ocasiones, poniendo en peligro su vida cuando incluso han tenido que actuar como agentes infiltrados o se han acercado demasiado al epicentro del terremoto. Y es que antes de su ascenso la inspectora, Kate Flemming tuvo que ser la infiltrada del equipo examinando de cerca a los policías en el punto de mira de las investigaciones del AC-12 mientras que Steve Arnott todavía sufre las consecuencias de una brutal paliza y caída que casi le deja en silla de ruedas para siempre.

Arnott y Fleming son vocacionales y han establecido una alianza muy verosímil y sin compadreos en la que forman un equipo sin fisuras e intuitivo que incluso ha tenido que lidiar frente a las sombras que se han cernido sobre ellos y sobre su propio jefe, un Hastings baqueteado en lo personal y que ha demostrado su determinación y dedicación pero también su ambigüedad y tozudez.

“Line of duty” se sustenta en una intriga de gran ritmo que dosifica la información, se mueve en desmontar cualquier prejuicio y, sobre todo, elimina el glamour del oficio de investigador pulido en el cine y la televisión al presentarse aquí a personas normales y corrientes con problemas terrenales promovidos por la ambición y el poder como elemento que nubla los sentidos en el ejercicio de la profesión llevando también a relaciones tóxicas culminando con logradas escenas de acción y con esos interrogatorios que suponen una batalla dialéctica, de egos y de poder.

Es lo que lleva a que los personajes, incluso los más anecdóticos, estén perfectamente definidos y suenen auténticos ante sus complejidades habiendo destacado especialmente en la construcción de dos roles femeninos como el de Lindsay Delton, que llevó a que la magnitud del personaje tuviera también desarrollo en la tercera temporada más allá de la segunda que protagonizó, y el de la tan interesada como interesante Roz Huntley con una Thandie Newton que ha llevado a cabo una de las mejores interpretaciones de la serie a la hora de mostrar su obstinación, su resistencia, maquiavelismo y vulnerabilidad.

Un agente con datos demasiado exitosos a su favor, una inspectora al mando de una operación que acaba en emboscada, unos disparos furtivos en un callejón que derivan en una trama de abusos, la resolución de un crimen con dudas forenses y un agente infiltrado que se ha pasado al otro lado son las distintas premisas con las que han partido las cinco temporadas de la serie construyendo una fórmula que ha ido puliéndose temporada a temporada perfilando a una de las mejores series de la parrilla televisiva actual con un tridente protagonista que ya es reconocible habiendo logrado la empatía del espectador tanto en los picos y valles que ha vivido cada uno de ellos y siendo ya reconocible ese último minuto de cada capítulo, con la música "in crescendo", que siempre pone la tensión en todo lo alto dejando con ganas de más.

“Line of duty” ha cerrado sus cinco temporadas en un momento de madurez envidiable, nominada a mejor serie de drama en los Bafta de 2015 y 2018, a la espera de una sexta que llegará en 2021 y que ya tiene a Kelly Macdonald como fichaje principal de los nuevos capítulos. Ahora es el mejor momento para recuperarla o descubrirla y disfrutar de sus seis capítulos de una hora de duración por temporada (la primera tuvo cinco). No saldrás decepcionado.

Vídeo

Vídeo

Vídeo

Vídeo

Vídeo

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Jose Luis Blohm Lucart - 06.06.2020 a las 21:25

como hago para ver las temporadas 4 y 5 completas?

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario