Cine en serie: Varias razones para ver “Psychoville”

Cine en serie: Varias razones para ver “Psychoville”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Las series inglesas puede que den o no en el blanco de la maestría seriéfila, pero en lo que nunca suelen fallar es en ofrecernos, siempre, productos diferentes y originales. Ya sean mastodónticos agentes de policía con problemas de autocontrol (“Luther”), culebrones de época vestidos de trepidante modernidad (“Downton Abbey”), revisiones de clásicos ultra modernizados e hípervitaminizados (“Sherlock”), o ciencia ficción súper-mega imaginativa (“Doctor Who”, “Misfits” o “Torchwood”), todas estas series suelen tener el mismo denominador común: se suelen salir de los márgenes trazados por la siempre monopolizadora y acaparadora ficción americana. Como se suele decir: “Si quieres ver algo diferente en tu televisión pon una serie inglesa en tu vida”. Y ahora vamos a donde quiero llegar. Si te gustaron los locos informáticos de “The IT crowd”, los siempre interesantes y desparramantes personajes de “Little Britain”, el humor estrafalario y provocador de “The office” (british), y la mala leche y extraño bizarrismo de la miniserie “Dead set”, sin duda “Psychoville” va a ser tu serie. A continuación te voy a dar unas cuantas razones más para que no pierdas el tiempo y te pongas inmediatamente con ella. Y una cosa te digo: soy como House, siempre tengo razón… Ahí van…

Por sus disparatados personajes

Empecemos. Un enano ¿con poderes telequinéticos? obsesivamente enamorado de la actriz principal de la obra en la que actúa. Un millonario ciego obsesionado por conseguir el muñeco de peluche que le falta para completar su colección. Un payaso malhumorado cuya envidia por un colega de profesión le consume por dentro. Dos gemelas unidas por una de sus extremidades, adictas a eBay. Dos psicokillers, madre e hijo, con una relación que va más allá de lo puramente fraternal. Y una mujer a cuyo muñeco trata como si fuera un bebe de verdad. Todos estos personajes componen un terrorífico y divertidísimo mosaico que hará las delicias de cualquier seriéfilo de pro con ganas de fiesta, y que esté algo cansado del humor convencional al que tanto nos tienen acostumbrados. Conózcanlos mejor, no se arrepentirán.

Por su historia ácida y psicotrópica

El punto de partida es una misteriosa carta que reciben la mayoría de esos personajes que he mencionado antes. Su oscuro pasado y las consecuencias del mismo provocarán en el presente un sinfín de momentos inolvidables de humor, suspense y bizarrismo. Y es que la mezcla de géneros es la parte fundamental del éxito de esta serie. Por un lado “Psychoville” es como una película de terror de serie B de esas en las que te reías y te asustabas a partes iguales cuando eras un niño. También es un thriller de los de antes, permitiéndose la osadía y el lujo de homenajear a los clásicos del género (especialmente a Hitchcock), donde no sólo los utiliza como referencia clara, sino que también se ríe de ellos (más bien con ellos), aportando su granito de arena malévolo y surrealista. Y por encima de todo es una comedia disparatada y gamberra, donde el humor absurdo de los Monty Python se da de la mano con el tan mal etiquetado “humor inteligente” de series como “Frasier” o “Seinfeld”. Arriesgando mucho podríamos decir que “Psychoville” es la cara oscura de “Modern family” (muy, muy oscura) llevada al extremo de la locura, e inmersa de lleno en el mundo de las pesadillas y las paranoias. Algo así nadie puede perdérselo.

Por sus excelentes y multiatareados actores

Casi todos los personajes de “Psychoville” están interpretados principalmente por dos actores, Reece Shearsmith y Steve Pemberton (creadores también de la serie). Ellos dos son los encargados de dar vida a los principales protagonistas de la historia, caracterizados para la ocasión de la mejor manera posible (siempre un poco exagerada para impulsar el aspecto caricaturesco), y metidos en sus papeles hasta tal extremo que apenas notas que son los mismos actores los que interpretan a los diferentes personajes. A estas fantásticas y divertidísimas interpretaciones, también hay que sumarle las del resto del reparto, que están todos estupendos y encajan perfectamente en sus roles, destacando especialmente a Dawn French, “Joy”, cuya mezcla entre histrionismo, locura y “lastimosidad” va más mucho allá de lo estrictamente gracioso superándolo con creces. Todo un descubrimiento actoral, y sin duda mi personaje favorito.

Por su corta duración y su especial de Halloween

Siete episodios centrados en cada uno de los personajes, de apenas media hora de duración, conforman su primera temporada. Como ves, suficientemente corta como para devorarla en un suspiro, y suficientemente accesible como para compaginarla con el resto de series que estáis viendo ahora mismo. Además, como guinda de este extrañamente delicioso pastel, una vez finalizada la primera temporada tienes a tu disposición el capítulo especial de Halloween, que te aseguro que te hará cagar de miedo y partirte de risa a partes iguales. Y si te pica mucho, y tienes tiempo, ya están echando su segunda temporada. Así que ya sabes, cortita, divertidísima, y con regalo extra, ¿A qué estas esperando?.

Como has visto ya no hay excusa para no ponerte a ver esta serie en cuanto acabes de leer.

¡Ahh! Y una última razón. Porque si no te ponéis con “Psychoville”, te enviaré una carta amenazante en la cual, estate seguro, hallaras la peor de las muertes muy, pero que muy pronto… Estas advertido.

Vídeo

Vídeo

Vídeo

Watanabe

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario