Coleccionable Stephen King: “El resplandor” (1980), demonios personales

Coleccionable Stephen King: “El resplandor” (1980), demonios personales

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Tras escribir “Carrie” y “El misterio de Salem´s lot”, King se va fuera de Maine para ambientar su siguiente novela: “Yo quería pasar un año fuera de Maine para que mi próxima novela tuviera un tipo diferente de fondo”. Dicho y hecho. King abrió un atlas de los Estados Unidos en la mesa de la cocina y buscó al azar un lugar, que resultó ser Boulder, Colorado. Por lo tanto, a principios de 1974, King empacó junto con su esposa, Tabitha, y sus dos hijos, Naomi y Joe, y se trasladó al otro lado del país, al estado de Colorado. El 30 de octubre de 1974, Stephen y Tabitha se registraron en el Hotel Stanley. Casi no lo lograron, ya que el hotel estaba cerrando por la temporada baja y ya se habían ido casi todos. Ellos fueron los únicos huéspedes en el hotel esa noche. “Cuando llegamos, estaban apunto de cerrar por la temporada, y así nos encontramos como los únicos huéspedes del hotel, con todos esos largos y vacíos pasillos…”

La misma noche de llegada Tabitha y Stephen cenaron en el Gran Comedor, totalmente solos. Se les ofreció una opción para la cena, la única comida disponible aún. Se escuchaba en la habitación música orquestal grabada y la suya era la única mesa puesta para cenar. “Con excepción de nuestra mesa todos las sillas estaban encima de las mesas. Mientras, la música hacia eco en el pasillo, y fue como si Dios me hubiese puesto allí para escuchar y ver esas cosas. Y cuando me fui a la cama esa noche, tuve el libro en mi mente”. Después de la cena, Tabitha decidió irse a dormir, pero Stephen decidió tomar un paseo por el vacío hotel. Terminó en el bar, donde fue servido por un barman llamado Grady. “Esa noche soñé que mi hijo de tres años corría por los pasillos, mirando hacia atrás sobre su hombro, con los ojos dilatados, gritando. Estaba siendo perseguido por una manguera de incendio. Me desperté con un tremenda espasmo, transpirado entero, a una pulgada de caerme de la cama. Me levanté, encendí un cigarrillo, me senté en una silla mirando por la ventana a las Rocosas, y para el momento en que el cigarrillo se había deshecho, tuve el armazón del libro firmemente establecido en mi mente”.

ColeccionableStephenKingElresplandorNovelaLa novela fue concebida como una historia dividida en cinco partes en la que King pudo verter en Jack Torrance buena parte de sus propios demonios personales. “A veces cuando te confiesas. Ocultas lo que estás confesando. Esa es una de las razones que caracteriza a la historia. Cuando escribí El resplandor, por ejemplo, el protagonista es un hombre que ha roto los brazos de su hijo, que tiene un historial de golpear a los niños, que se golpea a sí mismo. Y siendo un joven padre con dos hijos, estaba aterrado por mi ocasional sentimiento de antagonismo hacia mis hijos. ¿No quieres parar? ¿No quieres ir a la cama? Y el tiempo me ha dado la idea de que probablemente hay un montón de jóvenes padres y madres que se sienten enojados, que tienen sentimientos agresivos hacia sus hijos. Pero como alguien que se ha planteado la idea de que el padre es el mejor. Así que cuando escribí este libro escribí un montón de cosas que trató de sacar de mi sistema, pero también es una confesión. Sí, hay momentos en que me sentía muy enojado por mis hijos e incluso sentí que quería lastimarlos. Bueno, mis hijos son más grandes ahora. Naomi tiene quince y Joey trece y Owen ocho, y son fabulosos, y no creo que le haya tendido una mano a uno de mis hijos, probablemente, en siete años, pero hubo una vez…

El Hotel Stanley es el otro protagonista de la historia. Inaugurado en 1903, en él se han alojado personalidades como Theodore Roosevelt o el emperador Hirohito de Japón. Stanley Kubrick, quien dirigió la película de 1980, usó Timberline Lodge en Mount Hood, Oregon como locación para el Hotel Overlook, en cambio Mick Garris, quien dirigió la miniserie de 1997, usó el Hotel Stanley como locación. Precisamente, la versión de Kubrick no acabó convenciendo al autor y fue él mismo quien impulsó la versión de Garris. En todo caso, la influencia de la película de Kubrick en el imaginario colectivo, además de popularizar la novela hasta el punto de que se cambiara el título en español de la misma que inicialmente era “Insólito esplendor”, es incontestable. La escena en la que Jack Nicholson destroza la puerta del baño con un hacha ha sido muchas veces imitada. A su vez, en esta escena se hace alusión a una frase usada en The Tonight Show para presentar al conductor del momento, Johnny Carson («And now, heeere’s Johnny!»). En dicho fragmento de la película, la frase se utiliza cuando Jack asoma la cabeza y con una expresión demencial dice «Here’s Johnny» («Aquí está Johnny»).

ColeccionableStephenKingElresplandor02En 1986 King concedía una entrevista en la que hablaba de la película de Kubrick: “Me parece recordar haber descrito El resplandor como un coche grande y hermoso pero carente de motor en su interior. Es un film que tiene todos los tipos de estilo y es vistoso. Lo puedo ver cualquier día, creo que es maravilloso para ser visto, pero es una película… Stanley Kubrick quería hacer un film de horror e hizo El resplandor, y lo que yo sentí fue que había hecho un film sobre el vacío total, sin entender las bases del género. (…) Es el error de un hombre que está tan seguro de que es incapaz de cometer un error que eligió hacer una película de un género que no comprende. Cometió un error que es fundamental, pero no se puede explicar a alguien por qué está equivocado tanto si sabe que está equivocado como si no lo sabe. Traté por todos los medios de que la Warner y Stanley no contrataran a Jack Nicholson como actor. Ellos hablaron de Jack Nicholson desde el principio. Creo que Jack Nicholson es un actor excelente y creo que hizo todo lo que Stanley le pidió en la película e hizo un trabajo tremendo, pero es un hombre que roza la locura. (…) Yo quería que contrataran a Michael Moriarty o a Jon Voight. No quisieron. No fue negociable.”

Vídeo

Nacho Gonzalo (Coronado)

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Efrain Lozano Velasco - 16.04.2013 a las 01:06

Estupendo film,una obra de arte del maestro.Stanley kubrick,la vi en 1980 y la sigo viendo,ya que la tengo en mi cinema teca personal.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario