Comer de cine: El onigiris de “El viaje de Chihiro”

Comer de cine: El onigiris de “El viaje de Chihiro”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 4,25 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

La crisis, querido Teo. La estamos sufriendo desde hace tanto tiempo y en tantos ámbitos distintos (¿qué tal por la clínica después de los recortes en sanidad?) que es difícil no volver a hablar de ella. Que al parecer hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y tenemos que aprender a conformarnos con mucho menos. Curiosamente, los que nos dan estos consejos, como el recientemente fallecido banquero mayor del reino, no parecen por la labor de aplicarse el cuento. Y puestos a quitarnos cosas parece que hemos llegado a un silencioso consenso en el que se ha decidido que la cultura va a ser la primera en poner la cabeza en la picota. Espectaculares subidas del IVA, retirada de ayudas y subvenciones, caídas en el consumo, promesas gubernamentales incumplidas (¡sorpresa!), las heridas infringidas a este sector están haciendo verdaderos estragos a los que el cine no es ajeno (y si no pregúntale a González Macho).

Una de las últimas víctimas a nivel internacional ha sido el Estudio Ghibli, fundado por el maestro artesano de la animación Hayao Miyazaki. Tras la jubilación de este último, que tan bien ganada se tiene, por mucho que nos duela, los muchachos se han sentido como huerfanitos perdidos y han decidido tomarse un tiempo para reorganizarse. Pero hace tiempo que se sabe que están teniendo problemas de financiación y han preferido tomarse un respiro antes de tener que echar el cierre definitivo. Lo cierto es que las producciones de este Estudio (“Porco Rosso”, “Mi vecino Totoro”, “La princesa Mononoke”…) son obras llenas de simbolismo y que invitan a la reflexión, no son precisamente para niños, y esto hace que su difusión sea muy limitada.

De hecho algunas son bastante densas, como “El viaje de Chihiro”. La historia de una niña que se muda a otra ciudad con sus padres y en una parada de descanso se ve envuelta en un mundo espiritual y mágico donde tendrá que redimir las ofensas inferidas por sus progenitores a los mágicos seres que pueblan este universo. Cargada (y recargada) de un simbolismo tan recalcitrante que serán necesarios varios visionados para captar todos sus matices. Todo un ejercicio de imaginación desbordante no apto para mentes con el piloto automático.

El viaje de Chihiro 02

La gula de sus padres es precisamente la que les mete en ese lio, y es que hay que tener mesura a la hora de comer. Una mesura impuesta posteriormente a la misma Chihiro, a la que vemos recrearse con unas simples bolas de arroz, más conocidas como onigiris. Uno de los platos más representativos del país del sol naciente, ya que no hay prácticamente un anime en las que no aparezcan. Fáciles de hacer, fáciles de transportar y con diferentes rellenos (aunque las que se come Chihiro son solo arroz) que les dan un toque de sabor irresistible, esas son las bases de su inmensa fama. Y para que no te quedes con las ganas te voy a dar la receta.

Ingredientes:

* 2 vasos de arroz, preferentemente de grano corto.

* 2 ½ vasos de agua.

* Una cucharadita de sal.

* Alga nori (alga seca que puedes encontrar en supermercados y tiendas especializadas en productos orientales).

* El relleno suele ser copos de bonito seco, pero como por aquí es difícil de encontrar utiliza salmón ahumado, atún en lata, aceitunas, ciruelas pasas, verduras pochadas, carne picada, surimi o cualquier cosa que te guste, sólo asegúrate de que está bien picadito.

Elaboración:

El viaje de Chihiro 03– Lo primero es lavar bien el arroz para quitarle todo el almidón. Lo ponemos en un cuenco y lo lavamos una y otra vez hasta que el agua salga transparente. Ten paciencia porque te va a llevar bastante tiempo, pero es un paso imprescindible.

– Cuando ya esté limpio lo ponemos en una cacerola de fondo pesado, le añadimos el agua y lo dejamos reposar 30 minutos.

– Pasado ese tiempo ponemos el arroz a fuego fuerte hasta que rompa a hervir, añadimos la sal, bajamos el fuego al mínimo y dejamos que se cocine durante 10 minutos sin quitar la tapa en ningún momento.

– Cuando hayan pasado, apagamos el fuego y dejamos reposar el arroz durante otros 10 minutos más. El vapor es muy importante en este proceso, así que no podemos retirar la tapa para nada.

– Mientras el arroz se enfría cortamos tiras de alga nori. Aprovechamos también para picar bien finos los ingredientes que hayamos elegido para el relleno.

– Una vez que el arroz esté frío ya estamos listos para montar los onigiris. Es importante tener las manos húmedas durante todo el proceso, así que nos pondremos un cuenco de agua cerca. Nos ponemos un montón de arroz en una mano, aproximadamente del tamaño de nuestra palma, y ahuecamos el centro para poder introducir el relleno. Ponemos una pequeña cantidad de éste, más o menos una cucharadita, y poco a poco amasamos el arroz para dejarlo encerrado en su interior. Lo tradicional es darle forma piramidal, pero puedes hacerlo de la forma que más te guste (hay gente que hace auténticas obras de arte).

– Les ponemos un trozo de alga nori del tamaño y la forma que queramos (en realidad es para que no nos manchemos las manos al cogerlos así que se pueden obviar). Los adornamos como queramos, con semillas de sésamo por ejemplo, y ya están listos para degustar.

Ya has visto, querido primo, a mí no hay manjar que se me resista, por muy exótico que sea. Estas deliciosas bolitas de arroz están pensadas como comida para llevar y comer con las manos, por eso son parte importante de los famosos bento, las cajas de almuerzo para llevar tan típicas de Japón que se están convirtiendo en mini obras de arte.

Y no olvides que si quieres sumergirte en las procelosas aguas de la filosofía oriental no hay nada como las mágicas recreaciones espirituales de Hayao Miyazaki y su equipo. Así les apoyas un poco, que les hace mucha falta. Pero no lo mezcles con alcohol, medicamentos ni otras sustancias estimulantes, puede que tu organismo no lo resista.

Tu prima.
Mohoja

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

laika - 11.11.2014 a las 22:22

¡Gran receta! Mañana misma la pruebo.

nohemi - 14.11.2014 a las 16:33

Yo en japon aprendi otra receta, al agua no hay que anadir sal, sino vinagre de arroz. Lo mejor es comprarse una arrocera, en 20 minutos tienes el arroz.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario