Conexión Oscar 2015: 17 nombres para la apretada carrera al Oscar de mejor actor

Conexión Oscar 2015: 17 nombres para la apretada carrera al Oscar de mejor actor

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

La carrera de mejor actor echa fuego este año, incluso más de lo que suele ser habitual. Si el año pasado el alto nivel provocó que se quedaran fuera Tom Hanks por “Capitán Phillips”, Robert Redford por “Cuando todo está perdido”, Oscar Isaac por “A propósito de Llewyn Davis” o Joaquin Phoenix por “Her”, y en 2013 le pasó lo propio a Jean-Louis Trintignant por “Amor” o John Hawkes por “Las sesiones”, este año (y eso que todavía quedan muchos meses) seguramente no nos equivocaremos si tenemos en cuenta que ya parece haber bastante overbooking de mucho nivel en una categoría que sólo puede destacar a cinco trabajos. Grandes actores y grandes interpretaciones protagonistas en una carrera al Oscar a mejor actor que, posiblemente, vaya a llegar mucho más emocionante, apretada, abierta e intensa que en anteriores ediciones.

Steve Carell (Foxcatcher)

Steve Carell acaba de cumplir 52 años y puede cumplir el deseo oculto de todo cómico de éxito, que no es otro que también se le acabe valorando en un registro dramático. El actor podría seguir el camino de Bill Murray o Jonah Hill (Jim Carrey no lo consiguió) de que la Academia ponga sus ojos en él nominándolo por un papel sobrio, dramático y psicótico como el que lleva a cabo en “Foxcatcher”. Allí da vida a John du Pont, patrocinador de un equipo de élite de lucha libre del que formaba parte el medallista olímpico en Los Angeles 1984 David Schultz, al que asesinó por considerar que quería terminar con su vida tras acogerle en su residencia y crear con él un equipo de entrenamiento de alto nivel para los Juegos Olímpicos de Seul 1988, así como otros eventos deportivos mientras Shultz intentaba superar la sombra de su hermano Mark, también deportista olímpico. Una manía persecutoria y un desequilibrio que llevó a Du Pont a la cárcel donde falleció en 2010.

Steve Carell no pudo ganar en Cannes, a pesar de sí cosechar muy buenas críticas como la película en general, siendo ese cambio de registro que la Academia siempre valora y reconoce. Quizás la sobriedad y la oscuridad casi molesta que desprende la película pueda pasarle factura, pero Carell es una figura querida tanto en televisión (“The office”) como en cine (“Virgen a los 40”, “Superagente 86”, “El camino de vuelta”, “Gru, mi villano favorito”) y sería una gran oportunidad para rubricar un tono interpretativo con el que ya sorprendió en “Pequeña Miss Sunshine” o “Como la vida misma”. Y, por supuesto, ser americano en una categoría que podría estar llena de actores británicos este año siempre le daría un plus de conexión con el votante medio.

Michael Keaton (Birdman)

63 años está a punto de cumplir otro de los que parece candidatos fijos desde hace unos meses. Keaton cumple el perfil de comeback que suele haber muchos años (Mickey Rourke por “El luchador” como el más evidente) en el que un actor de gran popularidad en un momento determinado, desaparece del mapa para luego volver de improviso. Y lo es con todo un vehículo de lucimiento como del que goza en “Birdman”, el nuevo trabajo de Alejandro González Iñarritu que ya ha logrado nominaciones actorales en sus últimas tres películas. Y Keaton puede lucirse en un papel con grandes referencias autobiográficas al dar vida a un actor veterano venido a menos que triunfó en su juventud interpretando a un superhéroe y que decide reverdecer laureles montando un espectáculo en Broadway mientras lucha contra su ego e intenta enderezar su vida y recuperar a su familia.

Y es que Keaton siempre será Batman (y Bitelchús), personajes que terminarían lastrando una carrera en la que no pudo quitarse de encima la sombra de los mismos. Ni como villano estrafalario en “Mucho ruido y pocas nueces” de Kenneth Branagh, ni en la comedia “Mis dobles, mi mujer y yo” ni formando parte del universo Tarantino en “Jackie Brown”. Iñarritu le devuelve a la primera plana tras vagar en los últimos tiempos como secundario en comedias o productos de acción (“Los otros dos”, “Robocop”, “Need for speed”) y es que una nominación al Oscar también está para reactivar una carrera mortecina, aunque en esos casos no deja de ser otro efímero ascenso a la cúspide que termina poco después de la citada entrega de premios, al no ser que sea una sucesión de papeles que supone una progresión actoral que termina derivando en el Oscar, como así fue el caso de McConaughey el pasado año.

Eddie Redmayne (La teoría del todo)

A pesar de su aspecto de niño de la guerra, Eddie Redmayne aspira a su primera nominación al Oscar con 33 años. Un actor que ha ido metiéndose poco a poco al público en el bolsillo y que, tras participar en producciones de época y palaciegas como “Elizabeth I” junto a Helen Mirren, “Elizabeth: La edad de oro” o “Las hermanas Bolena”, se echó a sus espaldas las miniseries de “Los pilares de la tierra” y “Birdsong”, para después quedarse prendado por Michelle Williams en “Mi semana con Marilyn” o sorprender a todos en “Los miserables” como el enamorado y revolucionario Marius. Su agenda para el futuro no puede ser más atrayente (con “Jupiter ascending” de los Wachowski o el artista transexual de “The danish girl”) pero desde luego con “La teoría del todo” tiene un papel bombón que puede hacer que ya todos se rindan a sus pies.

Allí da vida al físico Stephen Hawking desde sus años de juventud en la universidad, en los que demuestra su capacidad mental y se enamora de su mujer, mientras sufre la degeneración física y neuronal que terminó postrándole en una silla de ruedas quedando inmovilizado sin poder hablar. Una historia de amor, sacrificio y superación frente a las circunstancias más adversas en el que puede ser un biopic modélico que termine colándose entre las cintas nominadas a mejor película y que ponga a Redmayne en una inmejorable posición para ganar el Oscar. Posiblemente sólo su juventud y los dos nombres citados anteriormente son los peligros que pueden evitar que Redmayne se haga con la preciada estatuilla en un papel que huele a Oscar por los cuatro costados.

Timothy Spall (Mr. Turner)

Con 57 años Timothy Spall tiene con “Mr. Turner” la oportunidad de que en USA se le vea como un gran actor británico de carácter más allá de los papeles bufonescos que le ha brindado Hollywood en las incursiones que el actor ha tenido en la meca del cine. Y es que, aunque para dar vida al pintor impresionista gruñe, farfulla y muge, Spall salió de Cannes con el premio al mejor actor, un referente a la hora de predecir la carrera al Oscar en este apartado ya que en los últimos tiempos Christoph Waltz por “Malditos bastardos”, Javier Bardem por “Biutiful”, Jean Dujardin por “The artist” y “Bruce Dern por “Nebraska” salieron lanzados de Cannes con el premio al mejor actor y se convirtieron en candidatos de facto de cara a los Oscar (en el caso de Waltz y Dujardin con victoria).

No podía ser otro que Mike Leigh el que le brindara este papel a uno de sus actores fetiche (“Secretos y mentiras”, “Topsy-Turvy”, “Todo o nada”) que, como todo buen actor británico, también ha pasado por la saga de Harry Potter, ha trabajado con Kenneth Branagh en “Hamlet” y “Trabajos de amor perdidos”, ha sido secundario en los musicales “Sweeney Todd” y “Encantada”, además de un destacado Winston Churchill en “El discurso del rey” y en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, curtiéndose mientras en teatro y en telefilms de empaque. Actor de carácter, polifacético, expresivo, estoico y de rostro peculiar y reconocible. La quintaesencia del actor británico que encanta a los usamericanos y que, con esta nominación bastante probable, homenajea a toda una forma de plantear el oficio teniendo en el Oscar un bonito reconocimiento a una carrera más una meta a la desesperada para reconfirmarse como intérprete.

Bradley Cooper (American sniper)

¿3 nominaciones consecutivas para Bradley Cooper? Nadie lo hubiera dicho hace tres años pero la verdad es que el actor, que en Enero cumplirá 40 años, ha demostrado inteligencia y haberse sabido quitar la etiqueta del tío ligón y de abdominales muy rápido pretendiendo no coger el testigo que dejaba libre Matthew McConaughey con su subida a los altares interpretativos. Ya no se le recuerda tanto por “Resacón en Las Vegas” o “El equipo A”, sino por sus dos trabajos con David O. Russell (“El lado bueno de las cosas” y “La gran estafa americana”) que le han brindado sendas nominaciones al Oscar provocando que más de uno se frotara los ojos con un actor que parecía etiquetado para los restos y que sólo podía tirar de físico. Y es que un desorden mental en un caso y unos rulos en otro han hecho valer una cabeza muy amueblada en la que el actor ha aprovechado su fulgurante éxito para encauzarlo de la mejor manera y no tirar por productos como la citada trilogía resacosa. Ha tenido fiascos como “Loca obesión” con Sandra Bullock o los dramas “Sin límites” y “El ladrón de palabras”, pero las películas por las que ha sido nominado y “Cruce de caminos” han asegurado que estamos ante un actor de futuro que podría aprovechar con “American sniper” su dulce momento en los Oscar mientras este verano triunfa sin necesidad de que no se le vea (sólo se oiga su voz) en “Guardianes de la galaxia”.

Con la entrada de la película de Clint Eastwood en la carrera, Cooper tiene muchas opciones de volver a aspirar al Oscar como el marine Chris Kyle en sus años en Irak, siendo el francotirador del ejercito USA con más muertes a sus espaldas y toda una leyenda negra incluso para la población irakí que valoró su cabeza en 80.000 dólares siendo apodado “El demonio de Ramadi”. Un proyecto que iba a dirigir Spielberg y que el propio actor ha levantado con su productora y Warner. Un tío listo que, quien sabe, si aprovecha esta oportunidad que da la vida (Tom Cruise, por ejemplo, no pudo culminar en su momento) para que a la tercera sea la vencida.

David Oyelowo (Selma)

Con 38 años cumplidos David Oyelowo ha ido haciéndose un nombre desde hace un par de años, tras breves intervenciones en “Cómo gustéis” o “El último rey de Escocia”, apareciendo en “El origen del planeta de los simios”, “Criadas y señoras”, “Red tails”, “Middle of nowhere”, “El chico del periódico”, “Lincoln”, “Jack Reacher”, o dando vida al hijo rebelde en “El mayordomo”. Lo veremos en “Nina”, “Interstellar”, “A most violent year” y “Captive”, justo en ese momento de inflexión en una carrera que o te aúpa definitivamente o te pone la zancadilla para seguir siendo un actor anónimo.

En “Selma” interpreta nada más y nada menos que a todo un icono como Martin Luther King en los años de las marchas de los 60 en favor de los derechos de voto de la raza negra. Un hecho histórico clave en la historia del siglo XX y en la evolución de un sector de la población que cada vez está encontrado más en el cine una serie de episodios de revisionismo histórico que van desde la brutalidad de la esclavitud, o la resignación ante la discriminación, hasta la aceptación social o los determinados actos recientes que hablan de un racismo todavía latente en la sociedad USA. “Selma” podría ser una gran apuesta para unos Oscar que han sido especialmente sensibles con el tema (con nominaciones para “Criadas y señoras”, “Django desencadenado”, “Lincoln” o “12 años de esclavitud”) y más con la fuerza de un personaje a la altura o superior al Malcolm X que le valió una nominación a Denzel Washington o al Nelson Mandela que le brindó lo mismo a Morgan Freeman.

Jack O´Connell (Invencible (Unbroken))

Con 24 años Jack O´Connell sería el tercer actor más joven en conseguir la nominación al Oscar a mejor actor sólo por detrás de Jackie Cooper por “Skyppy” con 9 años en 1931, Mickey Rooney en dos ocasiones por “Los hijos de la farándula” con 19 años en 1940 y por “La comedia humana” con 23 años en 1944 y John Travolta por “Fiebre del sábado noche” con 24 años en 1978. James Dean tenía 24 años cuando murió pero hubiera tenido 25 al recibir la candidatura por “Al este del Edén” en 1956. La muestra de que no es nada habitual que los actores menores de 30 años se hagan un hueco en esta categoría pero la verdad es que el hecho de que la película de Angelina Jolie sea una de las favoritas de esta edición, y que O´Connell lo de todo en la película como se muestra en el avance ante la odisea real e increíble que vive su personaje, puede poner al actor británico en muy buena posición para, al menos, terminar haciéndose con una nominación de la que sería candidato fijo en el caso de que la carrera no viniera tan apretada como este año.

Al actor se le ha visto en “This is England”, “Eden lake” o “Harry Brown”, así como la serie “Skins”, pero este papel (al menos) le abrirá las puertas de Hollywood como ya ocurrió recientemente con el caso de Jeremy Irvine en “Caballo de batalla”. Sin duda, alcance la nominación o no, O´Connell se erige como uno de los descubrimientos de la temporada.

Joaquin Phoenix (Inherent vice)

A punto de cumplir 40 años no hay duda que Joaquin Phoenix es uno de los mejores actores de la actualidad y es que su tan publicitado retiro ficticio no ha podido sentarle mejor. Lleva ya 3 nominaciones al Oscar, pudiendo haber materializado en victoria cualquiera de esas menciones, y el año pasado se quedó a las puertas de una nueva candidatura por saber hacer de buena persona y de enamorado inocente gracias a las nuevas tecnologías en “Her”. Este año está de vuelta con “Inherent vice” de Paul Thomas Anderson, adaptación de la novela de Thomas Pynchon sobre un detective andrajoso en Los Angeles de los años 70.

Una obra muy aclamada que habrá que ver como resuelve un director tan personal y con aura de gran autor americano contemporáneo. Las opciones de Phoenix irán muy ligadas al destino de la película aunque, si vuelve a sacar la bestia parda que lleva dentro y la película es apoyada por las asociaciones de críticos, podría pasar como en el caso de “The master” en el que Phoenix fuera reconocido mientras la película quedaba fuera de toda categoría no interpretativa. En todo caso, siempre es una alegría la recuperación de Phoenix y que, al igual que su admirado Daniel Day-Lewis, nos presente papelones siempre que aparece en pantalla. Aunque siempre haya sido muy receloso de los boatos de Hollywood, en realidad a la hora de la verdad no se pierde una fiesta a ver si pilla cacho, algún día deberíamos ver a Phoenix con la estatuilla.

Benedict Cumberbatch (The imitation game)

Veneración global por Benedict Cumberbatch que a sus 38 años ya ha pasado el ámbito de actor de prestigio británico para ser una estrella mundial. Ser el Sherlock de la BBC le ha convertido en todo un icono moderno y el cine ya la está aprovechando tanto en grandes producciones (“El hobbit”, “Star Trek: En la oscuridad”) como en otro tipo de trabajos (“El topo”, “Caballo de batalla”). El año pasado se destapó ya definitivamente siendo Julian Assange en “El quinto poder” y formando parte de dos repartos que fueron nominados al SAG (“12 años de esclavitud” y “Agosto”).

Ahora es el turno de “The imitation game” donde interpreta a Alan Turing, creador de la máquina Enigma que servía para descifrar los códigos de los nazis en la II Guerra Mundial. El mayor logro en una azarosa vida personal y profesional en la que terminó sus días en la cárcel. Este proyecto viene de mano de los Weinstein pero da la impresión de que Eddie Redmayne y Timothy Spall serán los que cubrirán el nicho de actor británico haciendo un biopic, siendo curioso que Cumberbatch ya interpreta a Stephen Hawking en una producción televisiva por la que optó al Bafta. Aun así, si los Weinstein hacen su trabajo y el fenómeno Cumberbatch sigue creciendo… quién sabe…

Ellar Coltrane (Boyhood)

Si antes hablábamos de la juventud de Jack O´Connell, Ellar Coltrane rompe el registro en lo referente a la edad con sólo 20 años. 12 de ellos se los ha pasado dando vida Mason en este proyecto tan ambicioso como emocional y profundo de Richard Linklater. La pantalla ve crecer a Coltrane desde la infancia hasta la primera juventud, lo que sirve para captar su entorno, sus motivaciones, el cambio de prioridades, y la relación con sus amigos, padres y hermana. El trabajo de Coltrane es asombroso para los que le han visto y es que, por primera vez en el cine y en una misma película, vemos a un actor evolucionar realmente sin necesidad de matices sobreactuados o maquillajes exagerados. La vida y las experiencias van pasado por el rostro y los ojos de Coltrane y el espectador es testigo de ello.

Demasiado joven, demasiado desconocido para aspirar a una categoría tan potente y con nombres de peso pero, sin duda, el alabado milagro cinematográfico que es “Boyhood” no sería lo mismo sin el empeño de Linklater y la evolución y compromiso del joven intérprete. Lo tiene muy difícil, al no ser que “Boyhood” nos sorprenda a todos y llegue a los Oscar convertida en un fenómeno que le permita estar en más categorías aparte de las de película, director, actriz de reparto o guión original.

Ben Affleck (Perdida)

No hay más que leer el libro de Gillian Flynn para comprobar lo acertada que es la elección de Ben Affleck para dar vida a Nick Dunne. Un periodista en paro, creído, inmaduro y algo petulante que no sabe muy bien cómo reaccionar ante la desaparición de su mujer el día de su quinto aniversario. El libro deja patente la imposibilidad de Nick para expresar sus sentimientos y actuar correctamente (o al menos como la sociedad espera que lo haga) y para eso no parece haber mejor intérprete que el criticado Affleck en su faceta como actor. Viendo el potencial del libro y del personaje, y teniendo en cuenta que le viene como un guante, no hay que desestimar las opciones de Affleck en la categoría de mejor actor (aunque parecen limitadas) sobre todo por ese volcán interior de frustración, rabia e impotencia que puede hacer llegar al espectador.

Todo dependerá de cómo la película es recibida en el seno de la Academia (a día de hoy su compañera Rosamund Pike tiene más opciones que él) pero parece mejor colocado que nunca para recibir una nominación como actor (sí, incluso más que con “Argo” a pesar de que fuera nominado al Bafta) debido a que pocas veces va a encontrar un personaje que le parezca venido tan al pelo. A sus 42 años, 2 Oscar avalan ya su vitrina (como productor y como guionista). ¿Alguna vez se le reconocerá por las dos facetas por las que realmente se ha hecho popular (director y actor)?

Brad Pitt (Fury)

Brad Pitt le ha cogido el punto a producir películas protagonizadas por él (“El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford”, “El árbol de la vida”, “Moneyball”, “Mátalos suavemente”, “Guerra Mundial Z” y “12 años de esclavitud”). Vuelve a hacer lo mismo con “Fury” después de tener ya un Oscar como productor conseguido el año pasado. Brad Pitt da vida al sargento Wardaddy en una última misión para un batallón en la II Guerra Mundial en el que la camaradería y la difícil empresa que emprenden estos hombres convertirán su historia en toda una odisea.

“Fury” ha encontrado un mes muy propicio para su estreno (Octubre) y si la película confirma las buenas expectativas del trailer sin duda estamos ante una contender y, teniendo a Pitt como protagonista, hay que tenerlo en cuenta aunque de la impresión de que está en un punto en su carrera algo repetitivo a nivel interpretativo y que no logra que veamos al personaje en vez de a la estrella.

Philip Seymour Hoffman (El hombre más buscado)

Una de las noticias cinéfilas del 2014 ha sido la perdida de Philip Seymour Hoffman, posiblemente el mejor actor del que disfrutaba el panorama cinematográfico actualmente. Ha dejado varias películas póstumas como “God´s pocket” de John Slattery o “El hombre más buscado” de Anton Corbijn (además de las dos entregas que restan de “Los juegos del hambre”) y es por la adaptación de una obra de John Le Carré por la que tiene posibilidades de, al menos, hacer algo de ruido en la carrera.

Sería el cuarto intérprete en lograr la nominación por una obra de Le Carré tras Richard Burton por “El espía que surgió del frío” en 1966, Rachel Weisz por “El jardinero fiel” en 2006 y Gary Oldman por “El topo” en 2012. Para ello precisa que los críticos se acuerden de él y que el SAG (que el año pasado sí que tuvo en cuenta a otro desaparecido como James Gandolfini por “Sobran las palabras”) le aúpe para optar a una última nominación tras el Oscar de “Capote” y las candidaturas por “La guerra de Charlie Wilson”, “La duda” y “The master”. Difícil pero no imposible si se dejan llegar por el recuerdo de su figura que parece difícil de poder cubrir.

Jake Gyllenhaal (Nightcrawler)

10 kilos ha perdido Jake Gyllenhaal para asumir el reto de dar vida a un desnortado periodista freelance en un Los Angeles suburbial y enfermizo en el que él va deambulando en busca de trabajo como ser famélico y bordeando la esquizofrenia en el submundo de una ciudad enfermiza, oscura y psicotrópica.

Un cambio físico no implica automáticamente mención en los premios (véase Christian Bale por “El maquinista” o Jared Leto por “Chapter 27”) pero siempre es un aliciente más si la película llega a finales de Octubre y Gyllenhaal sigue demostrando que ha vuelto a coger la buena senda como demuestran “Código fuente”, “Sin tregua”, “Prisioneros” y “Enemy”. Su única nominación fue por “Brokeback Mountain” y de ello van a cumplirse ya 9 años.

Ralph Fiennes (El Gran Hotel Budapest)

Con casi 52 años a sus espaldas da la impresión de que Ralph Fiennes salió del radar de los Oscar en los 90 y tiene difícil volver a él. Sus dos únicas nominaciones bien podrían haberle valido el premio (“La lista de Schindler” y “El paciente inglés”) pero nunca volvió a sonar a pesar de estar en cintas como “El fin del romance”, “Spider”, “El ladrón rojo”, “El jardinero fiel”, “La condesa rusa”, “Escondidos en Brujas”, “La duquesa”, “The reader”, “Coriolanus”, “Grandes esperanzas” o “The invisible woman”. Su gran papel de la última década sigue siendo Lord Voldemort y el teatro también le ha privado de más oportunidades en cine, pero en “El Gran Hotel Budapest” lleva a cabo uno de los trabajos más alabados de su carrera.

Simpático, pícaro y genuino, Fiennes pone al servicio del personaje su oficio británico y se luce sin quedar engullido ni por la propuesta visual de Wes Anderson ni por el poblado reparto. ¿Habrá oportunidad para él? Aunque lo merezca, salvo que los premios previos acudan a su rescate, tanto él como la película parecen condenados al olvido cuando realmente estemos en el momento cumbre de la temporada de premios.

Christoph Waltz (Big eyes)

¿Otra vez? Sí, otra vez. Christoph Waltz vuelve y esta vez se une al director Tim Burton y a Amy Adams en “Big eyes”. Waltz interpreta a un charlatán que intenta aprovecharse como pintor del trabajo que realmente hace su mujer, hasta que se separan y surge la pelea por la autoría de esa obra “conjunta”. No está muy claro todavía si Waltz competirá como protagonista o como actor de reparto, siendo esta categoría donde ha tenido una efectividad del 100% y se ha llevado el gato al agua las dos veces que ha sido candidato, pero la lógica lleva a pensar que iría a protagonista ya que se supone que tiene el mismo protagonismo en la película que Adams, aunque cosas más raras se han visto…

En todo caso parece que Waltz, a sus casi 58 años, va a tener que sudar tinta china para que la Academia vuelva a tener intención de premiarlo teniendo en cuenta que con él ha sido más que benévola, sobre todo en su segunda estatuilla. Aun así, las primeras y tempranas críticas de la película alaban su trabajo así que cuando Waltz amenaza con volver hay que tenerlo muy en cuenta, siempre que la película no arruine todas sus expectativas y, como suele ser habitual en Burton, quede descolgada de toda opción.

Chadwick Boseman (I feel good)

Tras papeles episódicos en multitud de series, este desconocido de casi 38 años ha pasado de protagonizar el taquillero drama deportivo “42” (inédito en salas en España pero que sí se vio en el mercado doméstico) a encarnar a todo un icono musical como James Brown en un biopic lleno de superaciones, talento, dramas y adicciones. Mismos ingredientes que provocan que en el cine las vidas de los músicos parezcan todas iguales.

La cinta ha intentado estrenarse en fechas similares a “Criadas y señoras” o “El mayordomo”, pero no parece haber generado un runrún para tenerla en cuenta en la carrera. Ni siquiera para el joven Boseman, que ha salido muy bien parado en las críticas por su trabajo, pero que parece que se tendrá que contentar con que algún cazatalentos le haya echado el ojo para seguir haciéndole crecer en su carrera.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Pedro - 25.08.2014 a las 23:23

Geniales estos artículos sobre la carrera de los Oscar. De lo mejorcito que se puede encontrar por internet al respecto.

Jack - 26.08.2014 a las 00:57

Para completar los 20 nombres pueden añadir a Oscar Isaac, Ansel Elgort y Miles Teller:

– Oscar Isaac “A most violent year”

Después de sorprender el año pasado con Inside Llewyn Davis, este año se une a la película de Chandor que se centra en una de las décadas más conflictivas en USA, además de tener un reparto de lujo como Jessica Chastain, Albert Brooks, David Oyelowo y Catalina Sandino Moreno.

– Ansel Elgort “Men, Women & Children”

¿Será capaz Reitman de repetir el mismo éxito que con Ellen Page?

Este chico entró por la puerta grande de Hollywood y estelariza el último trabajo de Reitman que habla sobre el impacto que tiene el Internet en nuestras vidas modificando las relaciones personales y formas de comunicación.

*Sorprendió en su participación en TFIOS junto a Woodley.

– Miles Teller “Whiplash”

Salida del último festival de Sundance ganando el jurado y audiencia dramática, Teller y Simmons fueron ovacionados por sus actuaciones, es la historia de un aspirante a baterista en el mundo del jazz.

Carrera repleta de nombres que sorprenderán, la mayoría son nuevos actores que lucharán por su primera nominación.

Yahoo - 26.08.2014 a las 03:22

Yo a Cristohp Waltz lo veo más como actor de reparto y creo que lo promocionarán por ahí. También pondría como candidatos a Oscar Isaac (A Most Violent Year), Channing Tatum (también por Foxcatcher), Gael García Bernal (Rosewater), Jeremy Renner (Kill the Messenger) y James McAvoy (La desaparición de Eleanor Rigby)

Loli - 29.08.2014 a las 21:52

Ansias enormes por ver el artículo de las actrices!!! 😀

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario