Conexión Oscar 2015: Rosamund Pike, el papel femenino más deseado de la temporada

Conexión Oscar 2015: Rosamund Pike, el papel femenino más deseado de la temporada

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (9 votos, media: 4,56 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Tanto tiempo esperando papeles femeninos importantes en el cine actual y cuando llega uno se acusa a la película de misógina por el hecho de retratar a una mujer fuerte, determinada, maquiavélica y claramente traumatizada y enloquecida. Y es que en “Perdida” Rosamund Pike mantiene el difícil equilibrio de esa Amy Dunne salida de la pluma de Gillian Flynn que, teniendo en cuenta lo retorcida que es como autora a la hora de golpear al matrimonio y a la sociedad en la que vivimos sobredimensionada por los medios de comunicación, está claro que algo de esa “amazing Amy” reside dentro de una autora que, sinceramente, si estuviéramos casados con ella nos daría miedo compartir cama todas las noches. Igual que le pasa al pusilánime Nick interpretado por Ben Affleck, el niño educado para ser el tipo perfecto que cuando es adulto no sabe cómo reaccionar ante el mundo real debido a lo supeditado que está a las mujeres que han pasado por su vida mientras luce sonrisa y mentón. En todo caso, y aunque “Perdida” parece que se va a quedar en un tanteo de nominaciones más cercano a “Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres” que a “La red social”, todas las predicciones cuentan con la nominación de mejor actriz para Rosamund Pike por su papel en el último trabajo de Fincher, un pasito más que también confirma al realizador como un estimable director de actores favorecido también por la perfecta elección de casting que suele ser una de las bazas de sus películas y que debería valorarse más allá de la atmósfera y la puesta en escena que siempre se le reconoce.

Digna heredera de la Kathleen Turner de “La guerra de los Rose” y la Glenn Close de “Atracción fatal”, Rosamund Pike consigue a sus 35 años el papel soñado por toda actriz, que ella maneja con un perfecto equilibrio, desde luego su Amy está muy lejos de la “support wife” tan popular en series y películas durante tantos años… Quizás en la película no quede tan explicado como en el libro las razones de su compleja personalidad, lastrada por haber sido desde su infancia un producto de marketing con el que sus padres se han lucrado a través de sus obras literarias de autoayuda. Una chica acostumbrada a actuar desde pequeña de una manera compulsiva para conseguir sus propios intereses, lo que permite camelarse también a todo un estereotipo como es Nick, y que toda la espiral en la que se sumerge le haga salir indemne, quizás todavía más enloquecida pero con una posición sin duda más dominante sobre un marido que no puede (y tampoco parece quererlo realmente) alejarse de ella, no sea que si el fracaso de su matrimonio sale a la luz pública su tan cuidada imagen quede desgastada.

Oscar2015RosamundPike01

Pero, ¿de dónde ha salido la actriz que se ha hecho con tan jugoso papel? A esta londinense la hemos visto en personajes terciarios antes de ascender a uno de los personajes literarios femeninos más estimulantes de los últimos años, y que la mismísima Reese Witherspoon ha podido producir y no encarnar ante la firmeza de Fincher de no contar con ella para el mismo. Y es que imaginarse a Reese en el papel nos remite a la Claire Danes de “Homeland” más desquiciada o a la Kerry Washington de “Scandal” más petarda. Rosamund Pike tiene una clase y frialdad que le va muy bien al personaje, prescindiendo de una dulzura inmaculada en la que hubiera incurrido alguna actriz más limitada, además de tener las piernas más largas que las de Reese por mucho que McConaughey las alabara en “Mud”. Y no sólo se nos viene a la cabeza Witherspoon, ya que en un determinado momento de la película (cuando se afea) no podemos dejar de recordar a la Renée Zellweger previa a destrozarse la cara o incluso a la Sissy Spacek de “Carrie” ante la dejadez de darse una buena ducha lo antes posible.

Pike debutó en el cine con una película de Bond (“Muere otro día” en 2002) y después la hemos visto como una de las hermanas Bennet de “Orgullo y prejuicio” (2005), en la videojueguil “Doom” (2005), calentando a Ryan Gosling en “Fracture” (2007), siendo una joven bon vivant en “An education” (2009), una de las esposas de Paul Giamatti en “El mundo según Barney” (2010), acompañando a Rowan Atkinson en “Johnny English returns” (2011), chica de Tom Cruise en “Jack Reacher” (2012) o la mitológica Andromeda de “Ira de Titanes” (2012). Una carrera breve y con pocas posibilidades de lucimiento que no parecían ser las mejores cartas para acceder a un papel de este peso.

Oscar2015RosamundPikeBenAffleck

Y es que si algo ha demostrado David Fincher en los últimos tiempos es, como mencionábamos antes, que saca petróleo de unos actores que muchas veces llegan a su cine después de ser cuestionados, pasar una mala racha o todavía sin un papel que les haga notorios para el público medio. Ha brindado algunos de los mejores trabajos de su vida a Kevin Spacey (“Seven”), Edward Norton y Brad Pitt (“El club de la lucha”), Robert Downey Jr. (“Zodiac”) o Jesse Eisenberg (“La red social”), además de lograr que dos dudas razonables permanentes como Justin Timberlake o Ben Affleck encajaran como un guante en sus papeles de “La red social” y “Perdida”, respectivamente. Lo curioso es que desde la breve intervención de Rooney Mara en “La red social” no sólo los actores están encontrando grandes papeles sino también las actrices, tal es el caso de nuevamente Mara como Lisbeth Salander y de Rosamund Pike en esta cinta en la que también merecen ser reseñadas Carrie Coon y Kim Dickens, algo que podríamos extender al medio televisivo si contamos con que Fincher dirigió los dos primeros capítulos y produce toda la serie de “House of cards”, donde Robin Wright da también un recital de sobriedad y maquiavelismo en la sombra.

Oscar2015RosamundPike02

A pesar de las buenas críticas y la taquilla, no parece que vaya a ser “Perdida” la oportunidad de Fincher para resarcirse en los Oscar aunque nadie duda de que la candidatura más fija para la película de cara a los premios es la de mejor actriz. De todas maneras desde luego que el director (quizás el más respetado del panorama actual si exceptuamos a los consagrados Scorsese, Allen o Eastwood) ha cumplido nuevamente a todos los niveles (al margen de que se debata o no hasta qué punto Gillian Flynn acaba dominando el proyecto también como guionista en la adaptación de su criatura) contribuyendo en parte a dar el espaldarazo a una actriz que corría el serio peligro de pasar oculta sus mejores años. Veremos como aprovecha Rosamund Pike el trampolín que supone un papel que ojalá anime a la industria a ofrecer una nueva realidad en el cine de mujeres que llevan la voz cantante a base de fuerza y determinación (ganando ventaja respecto al cine en las serie de televisión) aunque, por supuesto, no hace falta que lleguemos a los extremos de la simpar Amy, que de amazing pasa directamente a perraca.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Jose - 22.10.2014 a las 11:02

Creo que este artículo contiene algo de spoilers, Porque ese carácter del personaje solo se descubre a la mitad de la cinta. Sería conveniente avisarlo al principio.

Un saludo y buen artículo como siempre.

William Harford - 22.10.2014 a las 12:09

Por favor Nacho, aléjese lo que mas pueda de los Spoilers. He tenido que leer el artículo pegando saltos y nublando la vista continuamente ante la amenaza continua de estos

Oscar. - 22.10.2014 a las 12:36

Muy buena la película pero el libro es (tal y como suele suceder en el 95% de las ocasiones) aún mejor. Empecé a leerlo quince días antes de que estrenasen la peli y me lo leí de una sentada. Espero que nominen a Rosamund Pike y a Carrie Coon.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario