Conexión Oscar 2017: Mel Gibson busca el perdón con “Hasta el último hombre”

Conexión Oscar 2017: Mel Gibson busca el perdón con “Hasta el último hombre”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

A finales del año 2006 llegaba a los cines “Apocalypto” de Mel Gibson, pero su estreno se vio empañado por el escándalo con el que la comunidad de Tinseltown prácticamente le condenó al ostracismo. Gracias a “Braveheart” (su segunda película como director) se convirtió en el gran triunfador de los Oscar en el año 1996 y ahora, una década después de rodar su última película, el actor vuelve a ponerse tras las cámaras con la bélica “Hasta el último hombre” con la que busca el perdón definitivo de la industria y quiere que el público olvide definitivamente su escandaloso pasado.

El alcoholismo no es excusa para el racismo y el antisemitismo. En un momento de escalada de la tensión en el mundo, la industria del entretenimiento no puede permanecer pasiva y permitir que Mel Gibson realice tales declaraciones que son trágicamente inflamatorias. Las personas de la comunidad del entretenimiento, ya sean judíos o gentiles, deben demostrar que ellos entienden lo mucho que está en juego y tienen que rehuir profesionalmente a Mel Gibson y negarse a trabajar con él, incluso si esto significa un sacrificio en su cuenta. Hay momentos en los que luchar contra la intolerancia y el racismo es más importante que el dinero”. Esto pertenece a la carta que escribió en The Huffington Post Ari Emanuel, director ejecutivo de la agencia William Morris, después de que Mel Gibson fuese arrestado por conducir en estado de embriaguez y dedicase perlas racistas y xenófobas a la pareja de policías que le detuvo. Sus palabras “judíos de mierda…. Los judíos son los responsables de todas las guerra del mundo” sentenciaron a Gibson más que los insultos que recibió uno de los agentes, que era una mujer de raza negra, a quien el actor le preguntó si tenía las “tetas de azúcar“.

Curiosamente Mel Gibson era cliente de dicha agencia pero salió cuatro años después del escándalo, Emanuel esperó pacientemente a que muriese Ed Limato (el agente desde hacía más de 30 años de la estrella) para echarle a patadas de la compañía, en el 2010 el protagonista de “El año que vivimos peligrosamente” había sido acusado por su ex pareja Oksana Grigorieva de violencia doméstica y la situación ya era insostenible.

No era la primera vez que la sombra del antisemitismo rodeaba a Gibson. Cuando se estrenó “La pasión de Cristo” (que hizo la animalada de 611 millones de dólares en todo el mundo) el director fue acusado de antisemita por varios líderes judíos de los Estados Unidos ya que en el film se adjudica la culpa de la crucifixión a los judíos y no a los romanos, una teoría que fue rechazada por el Concilio Vaticano II en el año 1965. Gibson es un preconciliar ya que no admite las reformas realizadas en el seno de la Iglesia Católica. Y su padre, el escritor Hutton Gibson, ha llegado a ser considerado un negacionista del Holocausto.

Su detención en Malibú, en Agosto del 2006, y sus insultos antisemitas provocaron la cancelación inmediata de la miniserie sobre el Holocausto que Gibson iba a dirigir para la cadena ABC y se convirtió prácticamente en un paria en Hollywood. Y en realidad se lo había ganado a pulso. El actor australiano, que a los 23 años saltó a la fama internacional gracias a “Mad Max” y que en 1987 alcanzó el estatus de superestrella al interpretar a Martin Riggs en “Arma letal”, se había caracterizado por tener un endiablado carácter y, además de haber sacado a paseo su antisemitismo, no ha dudado en mostrarse públicamente como un hombre misógino, homófobo y racista, e incluso llegó a amenazar con rajar y destripar a un columnista de The New York Times. Daba igual que Gibson hubiese demostrado su talento y carisma a lo largo de varias décadas como intérprete, o que tras las cámaras fuese un director con extraordinarias habilidades como narrador, la comunidad de Tinseltown estaba deseando castigar a uno de sus chicos malos y había encontrado la mejor oportunidad.

Pocos fueron los que le apoyaron públicamente durante esos años. Fue un empeño de Jodie Foster dirigirle en la película “El castor” a pesar de las advertencias de los productores. Foster y Gibson se conocieron en el año 1994 durante el rodaje de “Maverick” y, a pesar de ser diametralmente opuestos, mantienen una estrecha amistad desde entonces. “El castor” se estrenó en 2011 y no fue un éxito de público y tampoco lo fue de crítica aunque se valorase positivamente la interpretación de Gibson metido en la piel de un hombre sumido en la depresión que encuentra una válvula de escape en un muñeco.

mel-gibson-durante-el-rodaje-de-hasta-el-ultimo-hombre

Tan solo ha rodado seis películas como actor en el plazo de 1o años y como director no pudo sacar adelante “Vikings”, que iba a estar protagonizado por Leonardo DiCaprio pero este último se desentendió del proyecto. En el 2014 Gibson accedió a dirigir un film sobre la figura de Desmond Doss, que fue objetor de conciencia durante la II Guerra Mundial y que llegó a ser el primero de la Historia de los Estados Unidos en verse reconocido con la Medalla de Honor del Congreso. El productor Bill Mechanic lo consiguió en su tercer intento para convencer al iracundo australiano, he ahí a un hombre persistente. La película protagonizada por Andrew Garfield y su pelazo se presentó fuera de concurso en el pasado Festival de Venecia, si bien las primeras críticas hicieron bastante sangre con ella (algunas de las más cínicas procedían de nuestra piel de toro) resaltando que era un alegato patriotero que terminaba convirtiéndose en una comedia involuntaria. Conforme fue avanzando el día se fueron estabilizando las reacciones destacando la obra de Gibson como un relato increíblemente sincero, conmovedor e hiriente en donde se muestra de una manera realista la verdadera naturaleza de la lucha armada. Cosas de los festivales.

Durante la promoción de “Hasta el último hombre” Gibson se ha mostrado mucho más amable con los medios de comunicación, y la campaña orquestada por Summit Entertainment ha hecho hincapié en que él ya se ha encargado de expiar sus pecados en esta década de castigo, pero curiosamente en los anuncios de televisión le presentan como “el oscarizado director de Braveheart” omitiendo completamente su nombre. Las críticas están siendo muy favorables, está contando con el respaldo de la prensa, fue recibida con una sonora ovación por parte de los académicos en el primer pase realizado en la sede del AMPAS, el público en su primer fin de semana ha respondido muy bien y la comunidad de Tinseltown ya le ha retirado el título de “persona non grata” porque como bien dice uno de los productores de “Hasta el último hombre”, David Permut (que a pesar de pertenecer a la comunidad gay de Hollywood quiso que Gibson dirigiese la película), “en última instancia el tiempo lo cura todo”.

Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Nicolas07 - 12.11.2016 a las 23:41

EXCELENTE ARTICULO.

Mel Gibson es de aquellos hombres que votan por Donald Trump.

No sé cuánto haya perdonado la academia los actos de discriminación y vehemencia de Gibson, para poder generar votos a él como director, pero su campaña de reconciliación y promoción sí que ha sido muy bien recibida por la prensa al igual que las criticas de su nueva película ¨Hacksaw Ridge¨.

Aunque Gibson no ha podido recuperar su condición desde “Braveheart” esta es una oportunidad para lograr poder decir que ¨el tiempo lo cura todo¨, y aunque su posible nominación como director sea algo muy cuestionable, es preciso detallar que sus ultimas películas han podido rascar algo en los Óscar, por “Apocalypto” alcanzo nominaciones a Mejor maquillaje, sonido, edición de sonido, e igual con la ¨Pasión de cristo¨ mejor maquillaje, banda sonora y fotografía. Es decir, que sus películas no se han visto totalmente eclipsada o quedadas en el olvido por culpa del director (Aunque viesen podido haber optado a por mucho más).

Eso mismo puede ocurrirle a ¨Hacksaw Ridge¨, quedar solo nominado a algunos apartados técnicos como; mejor sonido, edición de sonido, y fotografía. Pero Gibson ha hecho un buen uso de la prensa para promocionar una película que coge fuerza según como avanza la carrera de premio y que hoy pude verse como una alternativa dentro de las diez primeras opciones para ser nominada este año.

Otra gran baza es Andrew Garfield que ha subido pociones por ¨Hacksaw Ridge¨ gracia a su gran interpretación que cada vez coge más fuerza e incluso mucho más que por la que puede ser una magnifica interpretación por ¨Silence¨ que en el caso de que no cumpla con las expectativas, podría echar mano de su papel en ¨Hacksaw Ridge¨ para lograr su primera nominación, tras la fallida por Red Social como actor de reparto.

Nicolas07 - 12.11.2016 a las 23:45

Otra gran baza es Andrew Garfield que ha subido Posiciones*

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario