Conexión Oscar 2019: Los guiones

Conexión Oscar 2019: Los guiones

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,33 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

En lo que llevamos de siglo sólo en cinco ediciones (2001, 2003, 2005, 2012 y 2018) la ganadora del Oscar a mejor película no ganó también el premio al mejor guión. Fueron los años de “Gladiator”, “Chicago”, “Million dollar baby”, “The artist” y “La forma del agua” por lo que se antoja muy importante ganar este premio como trampolín de cara al premio gordo. Es más, el año pasado cuando “Déjame salir” ganaba el premio al mejor guión original ya se vio como indicador para concluir que la cinta de Martin McDonagh no se acabaría llevando el Oscar. Si la categoría de mejor guión adaptado parece a estas alturas dirigida a un nombre en concreto sí que hay mucha disparidad a la hora de predecir el de guión original más cuando Globo de Oro, Critics´Choice, Bafta y WGA ha ido cada uno por un lado.

Guión original

Deborah Davis y Tony McNamara (La favorita)
Paul Schrader (El reverendo)
Brian Hayes Currie, Peter Farrelly y Nick Vallelonga (Green book)
Alfonso Cuarón (Roma)
Adam McKay (El vicio del poder)

La disparidad en la carrera ha provocado que “Green book” se llevara el Globo de Oro (que aunaba tanto original como adaptado), “El reverendo” el Critics´Choice, “La favorita” el Bafta y “Eighth grade” (que ni siquiera está nominada) el Gremio de Guionistas (WGA). Eso deja un panorama muy abierto que dejaría algo debilitado a un Alfonso Cuarón que, seguramente, tiene más opciones en los apartados de dirección y fotografía y eso puede hacer pensar a los académicos que, si además le vemos también subiendo al escenario para recoger el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, su presencia sería demasiado monopolizadora.

“Green book” tiene en este apartado su mayor trampolín para conseguir una victoria parecida a la de “Spotlight” o “Moonlight” en las anteriores ediciones que, con un tanteo muy bajo en el número de premios, utilizaron este apartado para justificar, en parte, que el tener el mejor guión también les refrendaba en cierta manera para llevarse el premio a mejor película. La cinta de Peter Farrelly, nominado a guionista pero no a director, hubiera sido la clara ganadora en este apartado en los 90 y primeros 2000 en la que se solía reconocer a estas “feel good movie” que, jugando con el choque de caracteres o con una familia disfuncional, lograban gracias al ingenio en sus diálogos y al buen rollo general provocar un gran rato en el espectador. No hay que confundir un buen guión con diálogos punzantes y simpáticos pero el tridente formado por Brian Hayes Currie, Peter Farrelly y Nick Vallelonga tiran de una historia real para hilvanar una comedia amable, blanca y divertida que en tiempos oscuros promueve un canto a la diversidad, a la integración y a los buenos sentimientos partiendo de una estructura clásica pero tremendamente efectiva apoyada en una improbable relación que se eleva gracias a la química y carisma de dos actores que no hacen más que dar brillo al material del que parten.

Sería una manera de premiar la buena transición al cine serio de un símbolo de la comedia noventera como es un Farrelly que ha contado con la baza de tener como colaborador directo al hijo del personaje interpretado por Viggo Mortensen. Por otro lado, es complicado señalar una alternativa a la película porque tanto “El reverendo” como “La favorita” parecen estar muy bien posicionadas para ello. La segunda ha conseguido 10 nominaciones al Oscar y el guión de Deborah Davis y Tony McNamara supone la primera candidatura para ambos en la que también es la primera película de Yorgos Lanthimos en la que él no ha participado en la escritura. Un guión que juega con el humor negro y que da forma a un retrato de personajes en un juego casi macabro de sed de poder y arribismo en una corte en la que lo que vales depende de lo cerca que estés del poder representado por la reina. Unos buenos diálogos y una película sólida con sus intrigas y recelos, así como la buena definición de personajes, son sus mayores bazas.

“El reverendo” ha conseguido sólo una nominación en estos Oscar y ésta es para su principal artífice, un inclasificable Paul Schrader que como director y guionista de esta cinta consigue la primera candidatura de una vasta carrera en la que siempre ha estado fuera del radar académico a pesar de ser responsable de títulos capitales de la Historia del cine de las últimas cuatro décadas. Un premio para Schrader reconocería el talento y la figura de un tipo que ha demostrado que sabe mejor que nadie retratar personajes torturados y con conflictos internos como es el caso de un capellán que vive traumatizado por la muerte de su hijo en zona de conflicto como muestra de esa USA cotidiana y herida que no sale en los medios pero en la que hay tantas familias y personas rotas por la guerra. No obstante, el que la película no tenga más nominaciones (y que la figura de Schrader no haya sido nunca valorada por la Academia) puede hacerles pensar que el premio ya es la nominación prevaleciendo además la anomalía de que este premio lo gane una cinta que no tiene más candidaturas.

Un premio para “Roma” le auparía como la triunfadora de la noche pero la cinta de Cuarón parece que correrá mejor fortuna en otros apartados al igual que un Adam McKay que, como con “La gran apuesta”, parece que ha sido invitado por segunda vez a la gran cita del cine para tener un mero papel testimonial.

El dictamen

Ganará: Brian Hayes Currie, Peter Farrelly y Nick Vallelonga (Green book)
Alternativa: Deborah Davis y Tony McNamara (La favorita)
Quiero que gane: Brian Hayes Currie, Peter Farrelly y Nick Vallelonga (Green book)
Echo de menos: Scott Beck, Bryan Woods y John Krasinski (Un lugar tranquilo)

Guión adaptado 

Joel Coen y Ethan Coen (La balada de Buster Scruggs)
Barry Jenkins (El blues de Beale Street)
Spike Lee, Kevin Willmott, David Rabinowitz y Charlie Wachtel (Infiltrado en el KKKlan)
Nicole Holofcener y Jeff Whitty (¿Podrás perdonarme algún día?)
Will Fetters, Bradley Cooper y Eric Roth (Ha nacido una estrella)

No cuesta mucho apostar por un apartado que parece encaminado para que Spike Lee gane su primer Oscar en competición (fue candidato en guión original por “Haz lo que debas” en 1990) y se convierta en el cuarto negro en ganar en este apartado tras John Ridley por “12 años de esclavitud” en 2014 y Barry Jenkins y Tarell Alvin McCraney por “Moonlight” en 2017. Policiaco, buddy movie, thriller y denuncia social con Spike Lee rodando vigorosamente y en su salsa funcionando todo a un ritmo trepidante y sin miramientos en la trama de un agente infiltrado en el Ku Kux Klan en lo que termina siendo un golpe desde dentro de una manera entretenidísima con aire del cine detective de los 70 y el “blaxpoitation” que se plasma en todas las escenas musicales (atención a ese club en el que se lleva a cabo la celebración racial como si fuera una misa de domingo en Harlem) y de acción (la secuencia final) que tiene la película. A su favor también la mala leche de algunos de sus diálogos que funcionan muy bien impregnando a la cinta de un aire fresco y desenfadado siendo lo peor un epílogo demasiado subrayado sobre los hechos del verano de 2017 en Charlottesville buscando la analogía de una manera muy forzada y oportunista con las declaraciones de Trump y poniendo imágenes de Heather Heyer, la fallecida en esos hechos. Una analogía que no por demasiado evidente resta potencia al mensaje de cómo ese fascismo de los 70 está muy presente en la sociedad de hoy volviendo a vivir un peligroso auge de poder. Aun así, la película ha estado en el candelero desde que se vio en el Festival de Cannes 2018 y se estrenó en USA el pasado verano ya habiendo ganado el Bafta en este apartado.

Su máximo rival parece ser Barry Jenkins que ha visto como “El blues de Beale Street” ha tenido un paso discreto por la carrera de premios más allá de alguna mención importante ante las Asociaciones de Críticos y quedar primera finalista en el Festival de Toronto 2018. La adaptación de la melancólica y sobria novela de James Baldwin sirve a Jenkins para hacer una película madura en la que depura su estilo formal y hace un retrato de un lugar y de un espíritu que es universal para toda una comunidad, siempre oprimida por las fuerzas de la ley y que tiene que navegar de manera inherente a contracorriente. Una historia de amor que ante sus dificultades, sacrificio y honda tristeza congénita deja roto al espectador en un conjunto medido y elegante con el que Jenkins ganó el Critics´Choice en este apartado pero, ante la poca fuerza con la que ha llegado la cinta, parece no tener muchas posibilidades frente a un Spike Lee de ganar su segundo Oscar en tres años.

No deja de ser meritoria la presencia en este apartado de los hermanos Coen que finalmente fueron encuadrados en esta categoría al inspirarse algunos de sus relatos en Stewart Edward White y Jack London, así como obras del western clásico rodándose en lugares como Nebraska, Nuevo México y Colorado que sirven de escenario a un guión en el que los Coen han trabajado durante 25 años y por el que fueron premiados en el Festival de Venecia 2018. Una antología sobre la soledad y la fatalidad que logran que, a pesar de su aire coral y el ser historias independientes, termine viéndose como un conjunto perfectamente engrasado en el que el interés nunca decae. Eso les lleva a estar en un apartado con el que ya ganaron el Oscar por “No es país para viejos” en 2008 siendo también candidatos por “O Brother!” en 2001 y “Valor de ley” en 2011. Por “Fargo” (ganando el premio en 1997), “Un tipo serio” en 2010 y “El puente de los espías” en 2016 compitieron en el apartado original.

Nicole Holofcener y Jeff Whitty consiguen su primera candidatura por “¿Podrás perdonarme algún día?” en la que se adentran en el fraude de la escritora Lee Israel adaptando sus propias memorias publicadas en 2008 y, aunque la cinta equilibra de manera notable y algo transgresora la comedia el drama, la película de Marielle Heller no ha logrado encontrar su hueco para destacar sobre las demás apuestas ya que sus 3 candidaturas al Oscar en actriz, actor de reparto y guión adaptado estaban prácticamente solidificadas desde Septiembre sin poder aspirar a más. Por otro lado, Bradley Cooper ha obtenido nominación como guionista (a pesar de que el mérito de su labor en la cinta está más en la parte de realizador) por actualizar la clásica historia de altibajos en el mundo del espectáculo pero llevándolo a una perspectiva mucho más contemporánea y accesible para el público. La versión de 1934 William A. Wellman ganó el Oscar al mejor guión original pero ni la de George Cukor en 1954 ni la de Frank Pierson en 1976 estuvieron en este apartado así que eso ya es un logro para un Cooper que ha conseguido por su ópera prima nominación como productor, actor y guionista.

El dictamen

Ganará: Spike Lee, Kevin Willmott, David Rabinowitz y Charlie Wachtel (Infiltrado en el KKKlan)
Alternativa: Barry Jenkins (El blues de Beale Street)
Quiero que gane: Joel Coen y Ethan Coen (La balada de Buster Scruggs)
Echo de menos: Armando Iannucci, David Schneider, Ian Martin y Peter Fellows (La muerte de Stalin)

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Juan Fornaris - 19.02.2019 a las 18:09

En la categoría de “Mejor Guion Original” que entre el diablo y escoja, y no precisamente por el bajo nivel de las aspirantes. A excepción de Paul Schrader, el que se termine adjudicando el eunuco dorado, llegará vivita y coleando al tramo final de la ceremonia. Tengo el presentimiento que ésta será una de las entregas más repartidas de los últimos años, en ese orden de ideas, puede que el triángulo macabro y desasosegante de “The Favourite” se termine llevando el gato al agua y abandone el Dolby Theatre con unas 3 o 4 estatuillas en sus arcas. Si los tiros van en dirección de “Green Book”, puede que sea el frenazo en seco para Cuarón, ya que como lo manifesté en anteriores entradas, me parece demasiado cinco reconocimientos en una misma noche, pero si el premio recae sobre “Roma” estamos ante la eventual ganadora en la categoría absoluta. Destaco que también me parece injusto que esta sea la primera nominación para Schrader teniendo a sus espaldas un currículo que cualquier guionista desearía, pero así funcionan los tejemanejes en los Óscars, motivo que puede llevar a más de un académico a votarle y darle su merecido reconocimiento.

En “Mejor Guion Adaptado” el camino aparece más despejado para Spike Lee que como bien mencionan en el artículo va camino de ganar su primer Óscar competitivo. Aguardando y con las espuelas bien afiladas un Barry Jenkins, que, aunque su film se diluyó de cara a la fiesta del AMPAS, puede encontrar la beta de oro aquí. Sorprendente el amor que le profesan los académicos a los Coen.

Nicolas07 - 22.02.2019 a las 04:33

Guión Original

Ganará: ‘The Favourite’
Podría ganar: ‘Green Book’
Debería ganar: ‘The Favourite’
Sorpresa a ganar: ‘Vice’
Debería estar nominada: ‘Eighth Grade’

Guión Adaptado

Ganará: ‘Blackklansman’
Podría ganar: ‘If Beale Street Could Talk’
Debería ganar: ‘If Beale Street Could Talk’
Debería estar nominada: ‘Leave No Trace’
Sorpresa a ganar: ‘The Ballad Of Buster Scruggs’

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario