Conexión Oscar 2021: Las galas se van, los premios permanecen

Conexión Oscar 2021: Las galas se van, los premios permanecen

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

La resaca de los Oscar se ha agudizado este año ante el letargo e indignación (ya depende del grado pasional que le pongas) por la ceremonia de estos Oscar 2021 que lo mejor que se puede decir es que ya han quedado archivados en el tiempo. “Nomadland” cumplió todos los pronósticos y el esforzado intento de los productores por hacer una gala dinámica y huir de las malas críticas que recibieron los Globos de Oro por su dependencia al Zoom ha sido baldío. A pesar de la poderosa entrada de Regina King en el interior del Union Station de Los Angeles eso no fue señal de lo que veríamos después, una gala convertida en una entrega de premios repetitiva y monótona que condenó al espectáculo a sus peores cotas.

No deja de ser curioso que, ante el mayor ritmo de vacunación en Estados Unidos que en Europa, hayamos podido ver dándose abrazos a los miembros de los distintos equipos, siempre respetando las medidas de seguridad que han implicado control PCR para el acceso y que los presentes sólo se quitaran la mascarilla cuando estaban en el improvisado patio de butacas compuesto por mesas circulares que se asemejaban a un café club propio de aquellos en los que encontraban inspiración literatos y artistas.

Una especie de convite improvisado que se ha olvidado que su fiesta íntima y austera era retransmitida en todo el mundo, algo que se ha notado desde en el poco interés en el espectáculo hasta unos discursos alargados entre los que hay que destacar el divertido de Young Yun-jung mostrando su alegría por ver primera vez a Brad Pitt, productor de su película, bromeando sobre la pronunciación de su nombre y dedicando unas palabras como admiradora de su carrera a Glenn Close considerando que "todas las nominadas, las cinco, somos ganadoras por nuestras películas. No podemos competir la una contra la otra, creo que he tenido más suerte que vosotras. Tal vez es algo más de suerte o un acto de hospitalidad con una coreana, no lo sé". Se ha metido a todos en el bolsillo cuando ha dicho que el tener dos hijos fue una de las razones por las que más ganas ha tenido de salir de casa y trabajar mucho encontrando ahora su reconocimiento. Uno de los escasos momentos verdaderamente distendidos de la gala.

También hay que mencionar el inspirador y simpático discurso de Daniel Kaluuya ofreciendo un momento de vergüenza para su madre cuando hizo referencia a que él es causa de que sus padres tuvieran sexo o el muy medido e impactante de Thomas Vinterberg teniendo palabras para su hija Ida, inspiración y luz para él en este proyecto y que falleció en un accidente de tráfico al poco de comenzar el rodaje. Estos tres discursos junto al desconcertante perreo de Glenn Close, con sus 8 derrotas en los Oscar a cuestas, dejan un poco claro que es lo más reseñable de que lo que se prometía como una experiencia fílmica inmersiva para el espectador y que, al final, sólo se quedó en anécdotas varias, loas al trabajo de los nominados y muchos travellings en movimiento.

Eso sí, si algo queda son los premios y eso es lo que recordaremos de este año. Por un lado el triunfo de “Nomadland” haciendo la carrera perfecta y estar en la línea de lo que hicieron “Slumdog millionaire” en 2009 y “The artist” en 2012, dominar de cabo a rabo y no sufrir el descarrilamiento a última hora cómo les ocurrió a “Brokeback Mountain” en 2006, “La la land” en 2017 o “Roma” en 2019. La propuesta poética de Chloé Zhao se alzó con 3 premios e hizo que la directora y que Frances McDormand hicieran, cada una de ellas, Historia. Zhao como la segunda mujer directora en ganar el Oscar y McDormand siendo la segunda en ganar tres Oscar como actriz protagonista y la primera premiada como productora e intérprete por la misma película.

En una carrera tan igualada de mejor actriz siempre es una alegría ver que alguien con la carrera de Frances McDormand, y con una generosidad interpretativa que le lleva a camuflarse dentro de la apabullante naturalidad que desprende la película, es premiada en un momento en el que “Nomadland” ya había ganado mejor película pero había perdido guión adaptado, fotografía y montaje. Finalmente una cosecha de 3 Oscar que le pone al nivel de otras ganadoras como “Argo” en 2013, “12 años de esclavitud” en 2014, “Moonlight” en 2017 y “Green book” en 2019.

Ese es precisamente el otro lastre que tuvo una gala anticlimática y que tiró por tierra todos los momentos que hubiera tenido. Dando por hecho que los premios de película y dirección estaban hechos para “Nomadland” la escaleta llevó a que Chloé Zhao recibiera su premio como realizadora el séptimo de la noche, aprovechando para hablar de sus orígenes con su familia en China, y que se pensara que el momento de ver a una leyenda como Rita Moreno entregar el de mejor película era menos importante que descubrir el salseo que nos deparaban las categorías actorales.

Si todo era un plan pensado para terminar de manera álgida con dos de los grandes momentos de la noche eso no fue así, Frances McDormand recibió su tercer Oscar con alegría pero casi encadenándolo con el ganado hace tres años por lo que su reacción no fue la misma y, por otro lado, el esperado tributo a Chadwick Boseman no llegó a producirse ya que la Academia decidió salirse de los cauces emocionales y premiar al que consideraban simple y llanamente la mejor interpretación del año, premio que recayó en un Anthony Hopkins que redondea de esta manera una carrera alabada, le hace marcar un récord y evitar quedarse desvelado porque a buen seguro estaba bien tranquilo en Gales mientras los demás trasnochábamos. Ni acudió a la sede de Londres ni conectaron con su cámara lo que marcó un cierre abrupto impropio de un premio tan importante.

El conocerse después de que una periodista confundió en la sala de prensa a Daniel Kaluuya con Leslie Odom Jr., la indignación de algunos críticos o seguidores de la carrera hablando de racismo por no premiar a los actores de “La madre del blues” o que se olvidaran de dar paso a Olivia Colman para aceptar el premio en nombre de su compañero ausente redundan un final triste y deslucido (que el Oscar de Anthony Hopkins terminara en el suelo es el simbolismo de todo ello) que hace que la Academia se quite el marrón de encima pero hace sembrar serias dudas sobre el modelo de gala para el futuro, más cuando sólo quedan 10 meses para una nueva edición.

La debacle en audiencia se confirma y pasa a ser del 58% respecto al año pasado (9,85 frente a 23,6) por lo que a pesar de haberse celebrado y reconocer al cine a pesar de las dificultades de la pandemia la sensación no puede ser más agridulce. Al menos queda lo verdaderamente importante, los premiados, en un año en el que la Academia ha logrado casi lo imposible como es un equilibrio entre reconocer la diversidad pero sin renunciar al talento de algunos de los más grandes de nuestro tiempo.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario