“El antiguo Egipto en el cine”

“El antiguo Egipto en el cine”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,80 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

La historia y el cine suelen mezclarse como el ácido sulfúrico y el agua: explotando. Este trío de autores asturianos llevan tiempo extrayendo energía de esa explosión, relacionado a Roma,  o la Edad Media con la mirada que ofrece el cine. Desde luego es la mirada por lo general de guionistas más necesitados de imaginación que de ciencia, y el resultado tiende a ser divertido. Los autores retroceden ahora hasta Egipto.

Título: “El antiguo Egipto en el cine”

Autor: Juan J. Alonso, Enrique A. Mastache, Jorge Alonso Menéndez

Editorial: T&B Editores

Nota de la Redacción: Al margen del tono humorístico y a veces hasta de colegueo que se gastan en su esfuerzo divulgativo por acercarnos a la historia, (basta mirar el índice para verlo) declaran desde el principio que una cosa es el cine con Egipto dentro, y otra bien distinta el abuso que se hace de su cultura: “No tienen disculpa los que sostienen que la altura de la pirámide de Keops, en “pulgadas piramidales”, multiplicada por un millón da la distancia de la Tierra al Sol. No tienen disculpa los que se entretienen en escribir libros que desvelan que usando como diámetro la longitud de la “Cámara del Rey” resulta un área equivalente en codos sagrados a la base de la pirámide, que a su vez representa los 365,242 días del año solar. No tienen disculpa los que insisten en esa soberana estupidez consistente en creer que los constructores de la Gran Pirámide sabían de matemáticas y astronomía más de lo que sabemos hoy. No tienen disculpa los que se atreven a decir cosas como que el peso de la pirámide de Keops es de 5.995.000 toneladas, que multiplicado por un billón da el peso de la Tierra. No tienen disculpa los que creen que Enoc, hijo de Caín, fue el constructor de la Gran Pirámide. No tienen disculpa los que dicen, sin avergonzarse, que la longitud de la “Gran Galería” en el techo es de 153 pies, que es el número de peces sacados en la red en presencia de Jesús de Nazaret y también divisor de los días de actividad de Jesús, lo cual quiere decir que en la “Gran Galería” está representado el Cristianismo desde su principio hasta su fin. No tienen disculpa los que defienden que la Gran Pirámide de Guiza (y Tiahuanaco en Bolivia, y Nazca en Perú) son pistas de aterrizaje extraterrestres. No tienen disculpa los que sostienen (Peter Lemesurier en “La gran pirámide descifrada”) que en la pirámide de Keops se profetiza la aniquilación de la sociedad materialista (en 2004) o el inicio de una era de conciencia superior (2076). No tienen disculpa los que afirman (L. Turenne) que «todas las formas piramidales combinan una serie de frecuencias distintas, que actúan como emisores de energía cósmica»… Algunos piramidólogos niegan que las pirámides de Egipto sean tumbas (y también símbolos solares, tanto si se interpretan como un rayo de sol cayendo sobre la tierra o como la montaña inicial en la que nace Ra antes de crear el universo) porque, dicen, no se han encontrado los cuerpos de sus supuestos propietarios. Este argumento no es una tontería tan grande como las anteriores, pero es falso: aunque los restos momificados encontrados en el interior de las pirámides son escasos, sí existen en cantidad suficiente como para refutar ese argumento: se han encontrado en sus pirámides restos de Snefru, Micerino, Neferefre, Djedkare Izezi, Unas, Tei y Pepi I”.

Los autores actualizan datos arqueológicos e históricos, condenando los excesos, con moderación en ocasiones o simplemente riéndose en otras, y aportan información variada al margen del tema cinematográfico: “Un dato que le pondrá los pelos de punta: a principios del siglo XIX desembarcó en Inglaterra un cargamento de diecinueve toneladas de momias de gato para ser convertidas en abono. Lindos gatitos”.

La obra está rellena de detalles interesantes, anacronismos chocantes y multitud de referencias admirativas, en este caso abundantes para Terenci Moix, dada su conocida afición por Egipto y el melodrama hollywoodiense, inoculada profusamente en libros y artículos. Como ejemplo del contenido hemos elegido en esta ocasión parte del espacio que dedican a la película con más espíritu histórico hecha hasta la fecha: “Faraón”.

FaraoneslamejorpeliculasobreelantiguoEgipto.htm

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario