“El avispón negro”

“El avispón negro”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Robert Lewis Griffin, aunque nunca usa su nombre de pila, es el personaje más interesante del escritor del libro que llegó a la pantalla el año pasado con bastante éxito, “Drive”, un conductor experto en secuencias de cine por el día y huídas de atracadores por las noches. Robert Lewis, conocido por sus amigos como Lew, vive en Nueva Orleans, aunque sería más exacto decir que Nueva Orleans vive en él. Su historia se desarrolla en tres libros y, por razones comerciales, es el primero de la serie, el último en ser publicado en español. Solo los que no le conocieran, podrán disfrutar de una lectura coherente, y es novela negra de la que se disfruta con facilidad. Los que le conocen no necesitan esta recomendación, ya lo habrán leído.

Título: “El avispón negro”

Autor: James Sallis

Editorial: RBA

La historia se abre a la Nueva Orleans en la década de 1960. Como dice Lew: “En aquella época todo era cool: miradas cool, ropa y música cool, ligues cool. Aún no se había extendido eso de chocarse las palmas, el apretón de manos tribal y el saludo con los cinco dedos alzados. Los conflictos raciales tienen a Nueva Orleans como una olla a presión. A las tensiones entre segregacionistas y defensores de los derechos civiles, se une un francotirador que mata desde las terrazas. No parece racista porque abate a personas de ambas comunidades. Su última víctima era amiga de Lew Griffin, un negro joven, desconcertado, que no sabe qué hacer con su vida, pero con las cualidades necesarias para ser un buen detective a tiempo parcial.

CLT.- En su última aparición usted ya es profesor de literatura pero ¿en qué trabajaba cuando le parió el autor?.

Lew.- Yo trabajaba como cobrador sin nómina a un tanto por ciento fijo. Yo era lo bastante corpulento y tenía una apariencia lo bastante ruin como para impresionar a la gente: no necesitaba más. Al cabo de un tiempo, empecé a tener algo: reputación. La ensillé, la monté y jamás permití que se me subiera a la cabeza.

CLT.- ¿Para quién trabajaba?.

Lew.- En aquella época Boudleaux & Associates me daba mucho trabajo. B&A tenía su sede en South Broad, frente a un McDonald’s y al Palacio de Justicia, en un agobiante edificio de oficinas fabricado con ladrillos de fibrocemento sin pintar. La empresa era de un detective privado, Frankie DeNoux, quien solo se alimentaba de pollo frito de Jim’s. Durante los años que lo visité, nunca le vi comer nada más. En su escritorio siempre había una caja de cartón llena de pechugas y muslos, de la cual la grasa rezumaba sobre documentos jurídicos, facturas, ediciones de bolsillo de novelas de espionaje y talonarios de cheques… Frankie pesaba cuarenta y cinco kilos, incluyendo los tres y medio de los zapatos. Estaba en muy buena forma física a pesar de la dieta, de que nunca veía la luz del sol y de que en los últimos cuarenta años ni siquiera había dado la vuelta a la manzana”.

Este primer libro ya contiene todos los elementos que forman el universo de Lew: el tema racial, la visión incisiva y fascinante de Nueva Orleans y de sus gentes y su vida, sus amigos, su prostituta enamorada, sus colegas, sus lugares de referencia. Sallis tiene un estilo muy personal y distintivo: economía y sencillez. Serán suficientes las tres primeras páginas del libro para probarlo, y para saber los primeros pensamientos de Lew.

Avispon.txt

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario