In Memoriam: Christopher Lee, vampírico, heavy e icónica referencia

In Memoriam: Christopher Lee, vampírico, heavy e icónica referencia

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Parecía un vampiro nonagenario, heavy e inmortal pero la estaca de la muerte ha caído sobre Christopher Lee, símbolo de todo un género, de toda una marca como la Hammer, y para las nuevas generaciones un imprescindible a la hora de contar en alguna producción con una presencia venerable a la par que inquietante. Y es que la sombra de este británico ha sido más larga y más allá del personaje de Drácula gracias a su aparición en sagas taquilleras como “Star Wars” como el Conde Dooku o “El señor de los anillos” como el maligno Saruman. Mientras, también cogió el testigo de mentor y referencia ineludible para Tim Burton tras el fallecimiento de Vincent Price, exactamente 11 años mayor que él.

Perteneciente a una familia de clase alta, padre coronel de la Guardia Real británica y madre condesa, eso también explica su porte e indudable elegancia favorecida por esos casi dos metros de estatura. Tras alistarse como piloto en la Segunda Guerra Mundial, debutó en “La extraña cita” en 1948, teniendo breves apariciones en años posteriores en “Hamlet” (1948), “Matrimonio de estado” (1948), “El hidalgo de los mares” (1951), “El temible burlón” (1952), “Moulin Rouge” (1952), “La princesa de Eboli” (1955) o “Tempestad sobre el Nilo” (1955), pero su legado se extiende casi a 300 trabajos cinematográficos entre los que destacan, por supuesto, las diez películas que rodó con Peter Cushing en los años de más esplendor de la Hammer dando vida al consumidor de sangre humana. Precisamente, esa etiqueta y encasillamiento favoreció a una carrera en la que no paró de trabajar pero que le perjudicó a la hora de que fuera visto como algo más. Aunque en la Hammer empezó dando vida a Frankenstein en “La maldición de Frankenstein” de 1957, y también fue La Momia en 1959, siempre será el icónico vampiro como gran sucesor de Bela Lugosi.

ChristopherLeeDracula

También fue Rasputín, Fu Manchú en cinco películas, el villano Bond Francisco Scaramanga en “El hombre de la pistola de oro” (1974) y el hermano de Sherlock Holmes en la película de Billy Wilder sobre el personaje, aunque en los 90 daría vida al mismísimo detective en un par de películas para televisión recuperando su debut encarando el personaje en “El collar de la muerte” en 1962. Otros títulos de su carrera son “Historia de dos ciudades” (1958), “El perro de los Baskerville” (1959), “Las dos caras del Doctor Jekyll” (1960), “Asesinato de Julio César” (1970), “Pánico en el Transiberiano” (1974), “Diagnóstico: Asesinato” (1975), “Aeropuerto 77” (1977), “1941” (1979), “Serial” (1980) o “Una canción para Berlín” (1989) en una de sus colaboraciones con Jess Franco.

ChristopherLeeCushingPrice

Vacante el trono dejado por la voz, presencia y pasado icónico en el subgénero de Vincent Price, Tim Burton encontró en Lee un activo ineludible y reconocible en cintas como “Sleepy Hollow” (1999), “Charlie y la fábrica de chocolate” (2005), “La novia cadáver” (2005), “Alicia en el país de las maravillas” (2010) y “Sombras tenebrosas” (2012). Pero nada como el éxito alcanzado por participar en las sagas desarrolladas en la Tierra Media por Peter Jackson (papel que aceptó gracias a su devoción por Tolkien aunque por edad se le escapó el soñado papel de Gandalf) y en una galaxia muy lejana por George Lucas (rodando incluso escenas de acción pasados los 80). Allí los nostálgicos se reencontraron con el icono y el nuevo público ante un sinónimo de actor adoptado por los tiempos contemporáneos como han demostrado sus discos con toques heavy (faceta musical iniciada en 2004 con cuatro discos con el grupo Rhapsody of Fire más otros dos en solitario dedicados a la ópera y al rock, llamados respectivamente Revelation y Charlemagne: By the sword and the cross, en los que ha lucido su voz de bajo/barítono) y su actividad hasta el final y que se extiende en una carrera que abarca siete décadas.

ChristopherLeeSaruman

Otros títulos en los que lo vimos fueron “Los tres mosqueteros” (1973) y sus dos secuelas en el papel de Rochefort bajo las órdenes de Richard Lester, “La brújula dorada” (2007), “Ríos de color púrpura 2: Los ángeles de Apocalipsis” (2004), “Burke and Hare” (2010), “En tiempo de brujas” (2011), “La víctima perfecta” (2011), “La invención de Hugo” (2011) o “Tren de noche a Lisboa” (2013). Lastrado por formar parte de un género poco o nada premiable, y con la espinita de haberse quedado sin interpretar a Don Quijote del que consideraba que tenía rostro, Sitges le dio el premio compartido a mejor actor por “La casa de las sombras del pasado” en 1983 y en 2011 los Bafta le entregaban un honorífico que, en parte, saldaba la deuda con una de las presencias británicas actorales más ilustres e injustamente valoradas que se definió como “Alto, oscuro y espantoso”, título de su autobiografía, publicada en 1977 y reeditada en 1997 y 2003. Lee, además, consta en el Libro Guinnes Records como el actor principal más alto (1´96 metros) y el segundo con más películas a sus espaldas en Hollywood, sólo por detrás de Rod Steiger.

ChristopherLeePersonajes

Vídeo

Vídeo

Vídeo

Vídeo

Vídeo

Vídeo

Vídeo

Vídeo

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario