In Memoriam: José Luis Cuerda, albaceteño y amanecista que no es poco

In Memoriam: José Luis Cuerda, albaceteño y amanecista que no es poco

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Hoy Tánatos nos ha querido gastar una broma pesada porque se ha llevado al director José Luis Cuerda. El responsable de una de las obras más emblemáticas del cine español de las últimas décadas como es “Amanece que no es poco” y también el descubridor del director Alejandro Amenábar ha fallecido en Madrid este 4 de Febrero a la edad 72 años. Su huella queda patente con 2 Goya como productor (“Tesis” y “Los otros”) y 2 como guionista (“La lengua de las mariposas” y “Los girasoles ciegos”). La frase más paradigmática de su universo amanecista por repetida no deja de ser certera en el día de su homenaje: “Todos somos contingentes, pero tú eres necesario”. 

El próximo 18 de Febrero habría cumplido los 73 años. Nacido en Albacete en 1947, abandonó sus estudios de Derecho para convertirse en técnico de radiodifusión y televisión. En 1969 ingresó en TVE en donde trabajó primero en los Servicios Informativos y posteriormente en programas culturales, llegando a ser director. Su debut como realizador de espacios de no ficción llegó en 1977 con la adaptación de “El túnel” de Ernesto Sábato. Ese mismo año y también para la misma entidad dirigió “Mala racha” que contaba con un guión propio.

A nivel cinematográfico su primer largometraje fue “Pares y nones”, estrenada en 1982, y que le situó en esa corriente de la “comedia madrileña”. Pero José Luis Cuerda no tenía demasiado que ver con Fernando Colomo o Fernando Trueba y eso se demostró con su siguiente trabajo para el cine “El bosque animado” de 1987, ganadora del Goya a la mejor película, y que adaptaba la novela homónima de Wenceslao Fernández Flórez.

Un año después su “humor absurdo” (algo que pudo mostrar en “Total” otra de sus obras para la televisión) alcanzaría la cumbre con “Amanece que no es poco”, que con el paso de los años se convirtió en algo más que un título de culto, ya que el “amanecismo” pasó a ser un fenómeno cultural. La trilogía surrealista (en su caso surruralista) se completó en 1995 con “Así en el cielo como en la tierra”. Su última película “Tiempo después” le hizo regresar a ese universo en el año 2018 volviendo a aunar costumbrismo con gotas de patetismo ingenioso.

Otro de sus grandes títulos fue “La lengua de las mariposas”, estrenada en el año 1999, y de la que Woody Allen llegó a declararse admirador. La cinta estaba basada en los relatos de Manuel Rivas y se ambientaba en la Galicia en los días previos al alzamiento militar del 18 de Julio de 1936 y al inicio de la Guerra Civil en España y narra la relación entre un niño y su maestro que era simpatizante de la Segunda República.

La cinta protagonizada por Fernando Fernán Gómez fue su último gran éxito como director ya que ni con “La educación de las hadas” (2006), ni con “Los girasoles ciegos” (2008) ni con “Todo es silencio” (2012) llegó a contar con el respaldo de la crítica ni del público. En el año 2019 fue galardonado con el Feroz de Honor siendo considerado un maestro en la radiografía de la sociedad española y maestro del humor libre, directo y pluscuamperfecto con las miserias de la sociedad española, tan dividida como absurda entroncándole con el cine de Berlanga heredando de él la inteligencia, ironía y la habilidad de contar con unos repartos en estado de gracia.

José Luis Cuerda también será recordado por haber sido el descubridor de Alejandro Amenábar. Después de ver su primer cortometraje “Himenóptero” decidió producirle un largometraje y así nació “Tesis”, que fue un gran éxito y se alzó con 7 premios Goya entre ellos el de mejor película. Cuerda también le produjo “Abre los ojos” y “Los otros”, esta última le hizo ganar tanto dinero (casi 200 millones de dólares recaudó en todo el mundo) que le permitió fundar en el 2002 su propia bodega, Sanclodio, cuyos vinos se comercializan desde el 2006.

Hasta su forma de ver la muerte, se adaptó también como twittero ingenioso con sus breviarios, queda demostrado en otro de los diálogos inmortales de “Amanece que no es poco”: “¡Se me está muriendo divinamente, lo juro! De los años que llevo de médico nunca había visto a nadie morirse tan bien como tu padre. Qué irse, qué apagarse, con qué parsimonia. Estoy disfrutando que no te lo puedes ni imaginar”.

Vídeo

Vídeo

Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario