In Memoriam: Marni Nixon, la soprano de los musicales del Hollywood clásico

In Memoriam: Marni Nixon, la soprano de los musicales del Hollywood clásico

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

A los 86 ha fallecido la soprano Marni Nixon y, aunque esta página todavía no se dedica al sector operístico, su voz se merece estar en este In Memoriam. Más que nada porque, a pesar de que tanto su nombre como su rostro siempre fue anónimo para los aficionados al cine, su voz sí que fue muy popular gracias a interpretar los números musicales de esas actrices que no podían dar el “Do” de pecho en los musicales del Hollywood clásico.

Entre sus grandes momentos en el cine fue la que prestó su voz a Deborah Kerr en “El rey y yo” (1956) y “Tú y yo” (1957), después de haber doblado las notas más agudas de Marilyn Monroe en “Los caballeros las prefieren rubias” (1953). Pero por si algo será recordada es por poner la voz en dos musicales míticos. Dobló a Natalie Wood en “West Side Story” (1961), la propia actriz siempre ocultó que había sido doblada, y a Audrey Hepburn en “My fair lady” (1964), lo que para algunos costó la nominación de la actriz que en las pruebas de ensayo demostró que se defendía bastante bien para no haber necesitado el doblaje. El público le pondría cara como la herma Sophia en “Sonrisas y lágrimas” (1965) en un homenaje que quiso brindarle Robert Wise.

Igual que la gran época de los musicales de los 50 y 60 fue apagándose, también lo hicieron sus intervenciones en el cine siendo su siguiente trabajo en “Mulan” (1998). Por aquellos años y hasta casi al final de sus días ha participado en revivals teatrales de “Cabaret”, “El rey y yo”, “Follies”, “Nine” o “My fair lady” en papeles secundarios.

Vídeo

Vídeo

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario