"La naturaleza de la bestia"

"La naturaleza de la bestia"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La canadiense Louise Penny ha dedicado muchas horas a construir una "familia" con la que nos citamos puntualmente cada vez que nos cuenta una historia nueva. Como toda buena novela policiaca, ofrece datos, maneras de sentir, detalles de toda clase para llevarnos hasta el pueblito de Three Pines, perdido al sur de Canadá, a pocas horas de marcha de la frontera con Estados Unidos. De ella ya hemos reseñado "Un bello misterio" y "Un destello de luz".

Título: "La naturaleza de la bestia"

Autor: Louise Penny

Editorial: Salamandra

Parte del talento de Penny es hacer sobrevivir a muchos de sus personajes, tras vivir las situaciones a las que les ha sometido a lo largo de una docena de títulos. Pero aquí siguen todos los importantes. El inspector Gamache se ha jubilado como jefe del Departamento de Homicidios de la Sûreté du Quebec, pero todos saben que alguien como él, tiene más clara la teoría de la jubilación serena que su práctica; la pareja de gays que llevan el bistró del pueblo continúan ofreciendo un espacio donde discutir, citarse y alimentarse a un nivel que nadie adivinaría en un pueblo tan diminuto. Ruth, la poetisa galardonada y excéntrica, sigue siendo amable y cariñosa solo con su pata. Están todos los demás, y ninguno cree al niño que entra en el bistró corriendo.

"El niño había entrado por la puerta y recorría la multitud con la mirada. Entonces sus ojos brillantes se detuvieron... En Gamache.

— ¡Ah!, está aquí, patrón —exclamó y corrió hacia su mesa— ¡Tiene que venir, deprisa!.

Cogió de la mano al robusto Gamache y trató de levantarlo de la silla.

— Espera un momento —dijo él—. Cálmate. ¿De qué se trata?

El niño estaba sucio y desaliñado como si lo hubiera escupido el bosque. Tenía musgo, hojas y ramitas en el pelo, la ropa desgarrada, y empuñaba un palo del tamaño de un bastón con sus manos embarradas y llenas de arañazos.

— No va a creer lo que he encontrado en el bosque. ¡Venga, dese prisa!

— ¿Qué ha sido esta vez? —preguntó Gabri—. ¿Un unicornio? ¿Una nave espacial?

— No —contestó el niño, molesto, y se volvió de nuevo hacia Gamache—: Un arma gigantesca, patrón. Así de grande. —Gesticuló con los brazos y al hacerlo le dio con el palo a la mesa de al lado y tiró al suelo varios vasos.

— Bueno —dijo Gabri poniéndose en pie—, ya es suficiente, dame eso.

— No, no puede quitármelo —repuso el niño protegiendo el palo.

— O me lo das o sales ahora mismo por la puerta. Discúlpame, pero, como puedes ver, no hay nadie más aquí dentro armado con una rama de árbol.

— No es una rama, es un arma: puede transformarse en una espada".

No sólo Gamache se arrepentirá de no haber seguido al niño, porque a todos les espera una sorpresa gigantesca, nacida de la mente de un ingeniero y oculta por el tiempo y la Historia. La investigación provocada por un asesinato inconcebible conducirá al pasado de varias maneras, pero se encontrará en una de ellas con el caso más cruel de la carrera del inspector y sus ayudantes.

Louise Penny inicia la década de los sesenta y está en su mejor forma. Incluso presenta a un par de personajes que parecen sacados de una comedia del Hollywood de la década de los 60. Un detalle de que, aunque el humor no forme parte de su universo, es porque no quiere, y no por falta de habilidad para manejarlo. "La naturaleza de la bestia" se coloca entre los primeros puestos de la serie junto con "Un bello misterio".

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario