“Un destello de luz”

“Un destello de luz”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La versión televisiva de la primera novela de la escritora canadiense,”Naturaleza muerta”,  se rodó utilizando diferentes lugares de la zona, donde es frecuente ver los tres pinos mencionados. También son frecuentes las granjas con manzanos, de donde sale la famosa sidra de hielo de Quebec, una técnica que también se practica en Asturias.

Título: “Un destello de luz”

Autor: Louise Penny

Editorial: Salamandra

Volveré a Three Pines siempre que la estupenda Louise Penny me convoque, porque ya tengo allí una familia literaria, bastante rara si se quiere, pero digna de ser visitada siempre que se pueda y mientras la dama de la novela negra canadiense tenga fuerzas para seguir escribiendo. Three Pines no tiene policías, ni semáforos, ni aceras, ni alcalde; por no tener ni siquiera tiene cobertura para los móviles, ni internet. Hay que recurrir a un término que pronto desaparecerá del vocabulario: línea fija.

Three Pines no aparece en los mapas, alejado de la carretera principal más cercana, hay que fijarse en un letrero muy pequeño que además está abollado. Three Pines es un pueblo literario, en la región donde vive la propia Louise Penny, a un par de kilómetros de la frontera con los Estados Unidos. Cuando los ciudadanos leales a la corona británica durante la Guerra de Independencia huían, la única forma de saber que ya estaban en territorio canadiense era encontrarse con tres pinos agrupados. Significaba que estaban a salvo y eran bienvenidos. En Three Pines conocí al inspector Armand Gamache. Armand es el jefe de homicidios de la Sûreté de Quebec, una persona directa pero más humana de lo que suelen ser los dirigentes habituales. Es un hombre grandote, casado y con una hija, que se ha ido acercando a su jubilación a lo largo de los diversos libros que nos lo han dado a conocer. Todo el mundo se fija en sus ojos, de un marrón muy oscuro, de mirada pensativa, inteligente… y afable. Es su fuerza, y al mismo tiempo su debilidad. Es mucho más fácil ser cruel que amable. Hace falta más coraje para ser amable, y también le hace más interesante.

En “Un destello de luz” se cierra una persecución, la que ejercen superiores corruptos que llevan tiempo intentando deshacerse del protagonista, cercándolo con la intención de agotarlo, incluso de eliminarlo si fuera necesario… y parece serlo. También se disfruta de una segunda trama, en torno a un hecho real: las quintillizas de Canadá. En los años 30 el nacimiento de cinco niñas en un solo parto fue una noticia que dio la vuelta al mundo porque fue el primer caso conocido de algo semejante. Dice la autora: “Como canadiense que soy, desde niña oí hablar de las famosas quintillizas Dionne, nacidas en Callander, Ontario, en 1934. Fueron todo un fenómeno y causaron sensación. Las Ouellet de la novela se inspiran en las hermanas Dionne. Sin embargo, mientras me documentaba para Un destello de luz, tuve cuidado de no hurgar demasiado en las vidas reales de aquellas quintillizas: tenía la sensación de que supondría una intromisión en su intimidad y una limitación demasiado grande para mí”.

La historia avanza implacable desde un suceso que parece anodino, un accidente en un túnel, hasta que la tercera última parte del libro se convierte en una lectura a la que se está deseando volver en cuanto se han terminado las tareas cotidianas. “Un destello de luz” tiene aroma de final, pero hay esperanza en su última línea: Armand ha nacido para hacer lo que hacía: es posible que se retire, pero nunca lo dejará del todo. Penny no recurre a lo forense, ni a las autopsias, nos habla de la naturaleza humana en un momento extremo. Los crímenes que resuelve su inspector no son lo más interesante de sus novelas, siendo siempre atractivos, inquietantes y muy bien tramados. Lo mejor de esta autora es la manera de contarnos las costumbres y la forma de funcionar de una sociedad tan variada, y hasta cierto punto reducida a tópicos por sus poderosos vecinos, como la canadiense.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Muriel - 28.11.2019 a las 15:08

¿Quién tradujo la novela de Louise Penny? ¿Se podría poner en la ficha? Gracias.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario