Las listas de Moriarty: Peores vampiros de la Historia del cine

Las listas de Moriarty: Peores vampiros de la Historia del cine

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

A pesar de que llevo casi dos semanas esperando para publicar este top, hasta hoy no he encontrado el valor suficiente para hacerlo. ¿Que por qué?. Pues muy fácil. No es sencillo atreverse a ir en contra de esa yihad pseudo-adulta de defensores de la saga adolescente de “vampiros” (si es que a esos imitadores de gusiluz que salen en la portada del Cuore y del Súper Pop, se les puede llamar así…) que está tan de moda, y que tanto dinero parece ser que está haciendo ganar a los estudios de Hollywood… Si mi querido Bram Stoker levantara la cabeza y viera en lo que se ha convertido los descendientes de ese ser mitológico inmortal que creó a finales del siglo XIX (y cuyos “gustos olfativos” son similares a los de la señora de Beckham), correría a meterse de nuevo en su ataúd 5 estrellas y echaría la llave por dentro. ¿Dónde quedaron esos días en los que la simple sombra del Nosferatu de Murnau mantuvo en vela a todos los que osaron ir a verle al cine?. Por no hablar de ese clásico del cine de terror de los años 30, en el que Tod Browning nos descubrió al verdadero señor de las tinieblas, el gran Bela Lugosi, icono y ejemplo de cómo debía ser un vampiro. Sólo Christopher Lee en sus películas con la Hammer, se puede decir que hizo sombra (y eso que no tenía) al bueno de Bela…

El tiempo (y la maquinaria hollywoodiense) termina poniendo a cada uno en un sitio, pero ver las últimas versiones que se están realizando de los chupasangres da mucho miedo, y no en el sentido de la palabra que debería. Crepúsculos, Van Helsing, Drácula 2000… ¿Quieres algún ejemplo más?. La única esperanza que he visto en los últimos años, procede de la película sueca “Déjame entrar”, y de mi vampiresa favorita que, aunque realizó la peor actuación de su vida, al menos dio sentido a los 8 € que invertí en la entrada del cine… ¡Muchas gracias Elena Anaya!.

Robert Pattinson en “Crepúsculo” (Catherine Hardwicke, 2008)

Pasará a la Historia del cine como el vampiro más taquillero, a pesar de ser el más alejado del arquetipo, que todos conocemos.

Un vampiro al que le puede dar la luz y lo más que le ocurre es que brilla, NO ES UN VAMPIRO.

Un vampiro que es vegetariano y que toma sangre de animal, en lugar de la de los humanos, NO ES UN VAMPIRO.

Un vampiro que ni bebe, ni fuma ni se droga, NO ES UN VAMPIRO.

Un vampiro que es un puritano y no se aprovecha de todas las humanas que se cruzan en su camino, NO ES UN VAMPIRO.

Un vampiro que no se puede transformar, y sigue con el mismo aspecto que cuando se transformó, NO ES UN VAMPIRO.

En definitiva, fans de la serie “Crepúsculo”, esas películas que tanto os gustan, son de todo menos de vampiros. Alguien como Bela Lugosi habría acabado con todos en la primera película de un plumazo, y nos habría ahorrado el resto… ¡¡¡Qué lástima!!!.

Antonio Banderas en “Entrevista con el vampiro” (Neil Jordan, 1994)

El malagueño más internacional después de Picasso pasó de ser un “chico Almodóvar” en España, a convertirse en uno de los secundarios más importantes de principios de los 90 en Estados Unidos y, actualmente, en uno de los actores latinos más respetados. Encadenó apariciones más que destacables en “La casa de los espíritus”, “Los reyes del mambo”, “Philadelphia”…, aunque donde realmente quedó claro que el bueno de Antonio había llegado para quedarse, fue en la adaptación de la famosa novela de Anne Rice, “Entrevista con el vampiro”, que contó con lo más granado del establishment hollywoodiense del momento (Tom Cruise, Brad Pitt, Christian Slater…). Su papel de vampiro refinado francés con amor por las artes escénicas, no ha sido ni mucho menos el más destacable de su carrera, pero tuvo un mérito enorme salir en pantalla con esa peluca lisa, que sería el sueño de Ruppert, prácticamente sin inmutarse… ¡¡Ole esa gracia malagueña!!.

William H. Marshall en “Blacula” (William Crain, 1972)

En plena fiebre de la blaxploitation, esta versión afroamericana del mito del Conde Drácula, superó todas las expectativas. Con un argumento inverosímil en el que unos decoradores de interior de Los Ángeles compran las posesiones del castillo de Drácula, entre las que se encuentran el ataúd donde descansa un príncipe africano que fue mordido por Drácula siglos antes [SIC]. Lo mejor de toda la película son los maquillajes verdosos que tienen todos los vampiros (especialmente los blancos), y esa música setentera que le acompaña en sus movimientos por las calles de Los Angeles. Ojo también a su look unicejo-patillero que luce Blacula. Su frase en el club: “Deme un bloody mary”, resume el espíritu de sus 93 minutos…

Eddie Murphy en “Un vampiro suelto en Brooklyn” (Wes Craven, 1995)

El otrora “chico de oro” de la comedia de los años 80, se lanzó al vació al más puro estilo “300”, con esta historia de un vampiro seductor que camina disfrazado de Armani por la calles de Nueva York. Todavía no queda claro si es una comedia o una película de terror, pero de lo que no hay duda es que son los 102 minutos más perdidos de mi vida. No sería justo afirmar que esta maravillosa actuación, digna de unos cuantos Razzies, fue el principio del fin de su supremacía, pero sí que le ayudó bastante a conseguir esos papeles protagonistas por los que medio Hollywood “luchaba” (como los de “El profesor chiflado”, “Dr. Dolittle”, “Pluto Nash”…). Eddie, después de esto, sólo te quedaba liarte con una Spice Girl… ¡¡Ahh!! Que también lo hiciste…

Chiquito de la Calzada en “Brácula: Condemor II” (Álvaro Sáenz de Heredia, 1997)

“¡¡Soy el vampiro más famoso, más malo y tenebroso, que viene de Ultramaaaaaar!!
¡¡Soy el vampiro justiciero con cuerpo de torero y alas pa´ volar!!
¡¡Soy primo hermano de Satán y me sabe a mazapán todo el que voy a morder!!”

Una de las obras más bizarras del cine español de los últimos años, convirtió al gran Chiquito de la Calzada en un pariente lejano del Conde Vlad. En un nivel cinematográfico sólo alcanzado por la versión vampira que también perpetraron Martes y 13 en “Aquí huele a muerto” y el hit cañí de Andrés Pajares en “Drácula ye ye”, Gregorio Esteban Sánchez Fernández (el verdadero nombre de Chiquito) ideó un personaje heredero de su anterior película “Condemor de la pradera”, y que le permitía usar todo su arsenal de muecas y coletillas. ¡¡¡Hasta luego Lucas!!!.

James Moriarty

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Imogen - 06.12.2012 a las 23:12

Me quito el sombrero. Lo que me he llegado a reir con lo de Pattinson. Sí, aunque parezca mentira.
Enhorabuena 😉

spooky - 07.12.2012 a las 09:39

Iba a decir lo mismo que Imogen si haverlo leido.
Grandioso artículo.

MORIARTY - 10.12.2012 a las 13:52

Dedicado a todos los amantes de los vampiros…
http://www.youtube.com/watch?gl=ES&hl=es&v=XPnRcuq33EQ

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario