“Los fabulosos Frank”

“Los fabulosos Frank”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Loading...

Deja tu comentario >>

Una autobiografía original, bien escrita, llena de olores e imágenes rememoradas con talento, atractiva en particular para los que deseen revivir aquellos años en la cultura donde se crearon tantas historias buenas y malas que inundaron muchas pantallas de nuestro cine y nuestra televisión. “Vamos a pasarnos por el cine Vagabond, a ver qué ponen… Sombrero de copa… Primera plana… Esta tía es un demonio… (película que me proponía sin el menor atisbo de ironía, y con razón a su lado la tía de celuloide era una blanda), La gran ilusión, Los cuatrocientos golpes, etc… Y yo iba, y hacía, y leía, y veía y comentaba”.

Título: “Los fabulosos Frank”

Autor: Michael Frank

Editorial: Alianza de Novelas

Michael Frank es el sobrino favorito de su tía, guionista de fama en el Hollywood de los 50 a los 70, sofisticada, culta, imaginativa…. pero también dramática, absorbente y snob. Frank nos cuenta la historia de su familia en Los Ángeles. Todos hemos leído algo sobre las dificultades de ser hijo de estrella, porque algunos se han encargado de escribir sobre su vida en el Hollywood clásico, pero los Frank no incluyen a ninguna estrella sino a los que ponen las palabras en sus bocas de celuloide. Este libro es la exhibición apasionada de una familia llena de duplicidades, un hermano y una hermana casados con un hermano y una hermana, dos abuelas que viven juntas, las chicas casi emparentadas que viven al otro lado de la calle.

Es una historia que engancha pronto por la sensibilidad de Michael al contarnos su vida como sobrino de unos tíos tan apasionados como los guiones que escribían para Martin Ritt, el director con quien colaboraron con mayor frecuencia. Son ricos, admiradores de lo europeo, tienen una casa hermosa, la Maison, en una buena zona; tienen reconocimiento y se relacionan con los grandes del cine, son parte de ellos… pero no tienen hijos. Michael se convertirá en el designado para “heredar” todo el talento y cultura de su tía, una versión femenina de Pigmalión… si el personaje hubiera tenido un sobrino favorito en vez de mármol.

Michael ha reflejado toda una época, tanto de cultura material como de pensamiento, un mundo familiar a veces creativo, a veces sofocante, pero en el que es fácil encontrar situaciones y sentimientos con los que identificarnos, y esto hace universal su novela. En la familia se habla de arte, de literatura, de cine no tanto como cabría esperar…

“La política era otro tema recurrente; sin embargo, como en realidad nunca había una voz disidente, casi siempre solo hablaba mi tía, muchas veces animada por mi tío, que soltaba una de sus apasionadas diatribas.

— No iréis a pronunciar el nombre de ese tipo en esta casa, en una tranquila noche de domingo, ¿verdad?

Medio ofendida y medio encantada de la vida, con los ojos lanzando chispas y dándole puñetazos a un saco de boxeo invisible, mi tía montaba un buen jaleo.

— ¡Richard Milhous Nixon! ¡Si es que me hierve la sangre cuando veo cómo este país, la tierra de Adams, Jefferson, Lincoln y el gran FDR, se hunde en la época más oscura desde los años de la guerra!

Y eso ya lo soltaba antes de Watergate. Después, hablaba del «fascista y granuja» que era Nixon, de la «mancha para Estados Unidos» que suponía Vietnam, de Ford «el payaso». La dura condena que recibía Reagan («un palurdo actor de serie B», «lo peor de lo peor») muchas veces se le aplicaba de forma más general a todos los actores, a quienes mis tíos, con pocas excepciones, no apreciaban especialmente.

— Sin diálogos ¡los actores no tienen prácticamente nada en la cabeza! ¿Gracias a quién parecen tan listos al hablar? A tu tío y a mí, ¡a quién va a ser!”.

Al niño Frank le encantaba formar parte de aquel mundo, que tenía un lema propio, “Ad astra per aspera (A través de las dificultades se llega a las estrellas)”, que el tío repetía con frecuencia, aun que nunca aclaraba en qué consistían exactamente esas dificultades. Frank condensa más del medio siglo de vida que va del niño inteligente acosado en el colegio, pasando por la fascinación ante los descubrimientos adolescentes, el rechazo a la dominación, hasta la comprensión del hombre maduro y buen escritor.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario