Los mundos de Bayona

Los mundos de Bayona

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Una década le ha bastado a Juan Antonio Bayona para ser uno de los nombres imprescindibles del panorama cinematográfico actual en lo referente a sentido de espectáculo y entretenimiento en el concepto de llevar a masas de gente a la sala. Toda película que ha hecho la ha convertido en éxito y ahora toca altas cotas de la industria de Hollywood con su primer gran proyecto internacional después de contar ya con estrellas extranjeras en sus últimos trabajos. Steven Spielberg ha dejado en buenas manos la segunda parte de la nueva trilogía jurásica tras el camino iniciado por Colin Trevorrow garantizando espectáculo aventurero en “Jurassic world: El reino caído” de las manos de un fan y un heredero nato suyo. Hoy repasamos los que son los cinco grandes temas de los mundos de Juan Antonio Bayona y que suponen la marca de fábrica en un su currículum cinematográfico.

La madre

Figura siempre presente en su filmografía. Las madres del cine de Bayona son mujeres fuertes ante la adversidad bien sea paranormal (“El orfanato”), medioambiental (“Lo imposible”) o marcada por la enfermedad (“Un monstruo viene a verme”). Abnegación, coraje, sacrificio y humanidad son los elementos que conforman la bandera que enarbolan unas mujeres como la Belen Rueda de “El orfanato” (la primera madrina para el director), Naomi Watts en “Lo imposible” (demostrando que la realidad nos muestra en situaciones imprevisibles a gente que deja en paños menores a cualquier superhéroe cinematográfico) o Felicity Jones en “Un monstruo viene a verme” que, conmovedora ante la resignación con la que aborda su enfermedad y el vacío que va a dejar en su hijo, se lamenta de no tener cien años para poder dedicárselos a él. Frente a las figuras paternas, o ausentes o accesorias, la madre del cine de Bayona cumple el dicho que madre no hay más que una pero que también es el faro que lo ilumina todo.

El hijo

El otro elemento de la relación afectiva que nutre el cine de Bayona es el niño, el hijo, que llevan a cabo el obligado salto a la madurez ante los golpes de la vida. Es el caso del Tom Holland de “Lo imposible” que se echa de manera literal a su herida madre a la espalda, mientras intenta reunir de nuevo a su familia en una de las escenas más cine cebolleras de la Historia, o ese Conor de “Un monstruo viene a verme” que tiene en un árbol el consejero terapéutico en el que soltar su rabia ante la llegada de lo inevitable y que se resiste a asumir, el hecho de que su madre le dejará demasiado pronto.

La fantasía

El recorrido de Bayona y la hora de abordar sus proyectos le ha hecho hasta dirigir dos capítulos de la serie “Penny Dreadful”, un recorrido pulp y gótico a los relatos cortos de monstruos victorianos en un Londres de miseria, superstición y artes ocultas.

La emoción

Los guiones del cine de Bayona van cocinando a fuego lento la emoción hasta que explota en un determinado climax que deja el corazón roto y los lagrimales secos. Y es que es conocido ese fundido a negro de “Un monstruo viene a verme” en determinado momento en el que, ante el silencio sepulcral en pantalla, y como respiro de lo que acabamos de ver y sentir, sólo se oye a espectadores sonándose con el pañuelo. A ello siempre ha contribuido un compositor como Fernando Velázquez que ha creado ricas melodías, bellas y sentidas, que se fusionan en las imágenes pero que han demostrado tener vida propia más allá de las películas siendo la demostración de lo que es crear una composición para la posteridad. Las sentidas cuerdas a lo James Horner de “Lo imposible” o la sutilidad ante el piano a lo Alexandre Desplat de “Un monstruo viene a verme”, ha llevado a Fernando Velázquez, y esperemos que así se confirme en el futuro, a jugar en la liga de los grandes y ser el principal resorte emocional del cine del director.

El espectáculo

Bayona sabe sacar todo el arsenal de espectacularidad lo que le ha permitido el salto a Hollywood tras ya haberse barajado su nombre para otros proyectos antes del de la segunda entrega de “Jurassic world”. Una forma de trabajar poco habitual en nuestra industria, que ante las limitaciones presupuestas tira cada vez más por la sobriedad, y que le ha hecho una “rara avis” a pesar de ser uno de los principales motores de la taquilla española. Aun así, esa forma de rodar tan “a la americana”, si bien ha sido su mejor carta de presentación de cara a Hollywood, le ha hecho tener el curioso dato de que por sus tres películas ha ganado el Goya a la mejor dirección (novel en el caso de “El orfanato”) pero nunca ha conseguido el premio a la mejor película.

¿Doble moral? Sea lo que sea sigamos disfrutando de los mundos de un nombre  que, afortunadamente, y sea en España o fuera de nuestras fronteras, parece todavía en el principio de una carrera destinada a convertirlo (si no lo es ya) en uno de esos directores que trascienden lo cinematográfico y que hacen que el espectador siempre tenga hueco para ir al cine pidiendo una entrada para la última de Bayona…

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario