“Marmaduke”

“Marmaduke”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

La web oficial se presenta con Marmaduke en coche dispuesto a derrapar. Vemos el trailer y después podemos construir nuestro propio perro parlanchín. Ya cuando nos proponen convertirnos en perros estrellas cerramos la conexión por el miedo a terminar mutando. La web en español presenta otro diseño para los mismos contenidos.

El argumento: En esta comedia familiar, el descomunal perro que nunca encaja, encuentra por fin un lugar donde no importa que uno destaque. Viviendo ahora a lo grande en el Condado de Orange (California), Marmaduke ayuda a su familia a realizar la gran transición desde el Medio Oeste al Condado de Orange. Pero también descubre que encajar con nuevos amigos cuadrúpedos no siempre resulta fácil para un adolescente canino que pesa cien kilos. Por suerte para Marmaduke, no tiene que enfrentarse solo a la nueva situación porque siempre tiene a su “hermanastro” y amigo del alma, Carlos, un gato azul ruso, cubriéndole la espalda.

No conviene ver: “Marmaduke” es una historia más de perros parlanchines con moralina final. El guión es nulo y no tiene ninguna carga de emoción. El gran danés y su inseparable gato azul no pueden ser más cargantes y los humanos no pueden más que parecer idiotas frente la chispa que pretendidamente sueltan estos dos. Luchas entre perros callejeros y una perra que vuelve loco a Marmaduke mientras ayuda a esos humanos tan simples. Un despropósito que puede incluso que las crías dejen de hablarte si las llevas al cine a ver algo como esto.

Conviene saber: Marmaduke, el gran danés, da un salto desde la fama de las tiras cómicas (publicadas en seiscientos periódicos de más de veinte países) hasta la gran pantalla. 

La crítica le da un DOS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario