Musical forever: Los Beatles… “Magical Mistery Tour”

Musical forever: Los Beatles… “Magical Mistery Tour”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Bienvenido al Magical Mystery Tour, la tercera película de los Beatles. Sujétate porque cuando alguien compra un ticket para el Magical Mystery Tour, sabe perfectamente lo que va a conseguir, el viaje de su vida.

Historia

En pleno 1967, el grupo se encontraba en medio de la grabación de su aclamado álbum conceptual Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band. Durante un descanso de las grabaciones, Paul McCartney realizó un viaje a Estados Unidos. Allí tuvo la que sería la idea para su tercera película. Inspirado por un artículo que leyó sobre el viaje en un autobús por todo Estados Unidos de un grupo que promocionaba el uso de drogas alucinógenas. El grupo viajaría con un autobús por Inglaterra, al estilo de unos viajes muy populares entre los niños, en los que no se conocía el destino final y que se conocían como Mystery Tours. Grabarían sin guión definido, mostrando las aventuras que fueran viviendo.

Aunque siempre se ha considerado un proyecto muy personal de McCartney, el resto del grupo se involucró bastante en el proyecto. Dirigida y producida por los cuatro, cada uno se encargó de escribir diferentes situaciones sobre las que improvisar. Incluso Ringo Starr sale acreditado como director de fotografía. Era claro que aunque se habían convertido en un grupo de estudio, todavía creían que podían extender su dominio sobre otras facetas. En esa época no había nada que ellos tocaran que no se convirtiera en oro o al menos eso creía todo el mundo. Por otra parte, era una manera de sacarse la espina de sus anteriores experiencias cinematográficas donde se sintieron como títeres dentro de historias en las que no se sentían totalmente reflejados.

Antes de comenzar el rodaje, sucedería una tragedia. Muere en Agosto de ese mismo año Brian Epstein, su manager y protector, de una sobredosis de barbitúricos. Nadie sabía cómo iba a reaccionar el grupo sin la persona que había velado por ellos y que los había llevado a la fama. Todo el mundo esperaba su siguiente paso y con este proyecto tan personal querían demostrar de lo que eran capaces. Era una época de su vida en que intentaban reinventarse y huir de la corriente más comercial en la que habían estado sumergidos en los primeros años de su carrera. Su adhesión al movimiento hippy y sus primeras experiencias con el LSD podrían ser consecuencia de esta liberación.

Al armar la estructura de la cinta, se intentó escribir algunas escenas, como las musicales o las que ocurrían en exteriores. Aunque la mayoría se improvisaban en el momento, por ejemplo Lennon sacó una escena de un sueño que había tenido en el que era un camarero que no paraba de servir spaghetti en el plato de una mujer. Respecto a las escenas que ocurrían durante el viaje, se dio mucho más margen a la improvisación. Examinando la estructura final de la película, se ve que aunque no tenga ninguna coherencia narrativa, ni mucho sentido, para que nos vamos a engañar, la cinta bebe de diferentes géneros narrativos, desde escenas más costumbristas, números que podrían ser sacados de musicales de la edad de oro de Hollywood y hasta un abrazo al surrealismo que hubieran hecho que el mismísimo Buñuel hubiera estado orgulloso. Sus anteriores películas ya utilizaban este estilo pero no llevado hasta el extremo. Se puede encontrar influencias del cine de Buñuel, hay una clara referencia a “Un perro andaluz” en una de las escenas, cuando la multitud entra en una tienda de campaña para luego a aparecer en una sala de cine. Esta evolución del nivel de surrealismo respecto a sus anteriores películas encajaba perfectamente con lo involucrados que estaban en la cultura de las drogas alucinógenas. Las experiencias que habían tenido en sus experiencias con el LSD se podían fácilmente identificar con el movimiento surrealista, que encajaba muy bien con las sensaciones que querían mostrar. Esta influencia se veía reflejada tanto en la música, con la que estaban coqueteando con temas más psicodélicos, como en sus proyectos paralelos. En esos momentos la psicodelia y el surrealismo era algo que iba de la mano para ellos.

El rodaje comenzó en Septiembre y se extendió por dos semanas. En su viaje, el autobús recorrió la zona suroeste de Inglaterra, pasando por Cornwall y Devon. Junto a ellos viajaron familiares, amigos y algunos actores. El rodaje en la carretera fue bastante caótico. Lennon y Harrison no estaban muy por la labor de actuar en las escenas improvisadas y se pasaban el viaje en autobús en su mayor parte durmiendo o evitando a las cámaras. Además los actores con más edad no veían con buenos ojos que no hubiera un guión definido. Pero lo peor fue que muchos admiradores siguieron el vehículo multicolor, curiosos por ver lo que estaban preparando los Beatles. Tantos se acumularon una vez que provocaron un gran atasco que acabó con un cabreo monumental de John Lennon, bajando del autobús y arrancando el cartel que se puede ver colocado en el lateral para que no se apuntaran más curiosos. Las escenas que no ocurrían en la ruta, fueron grabadas la mayoría en Londres. Once semanas duró la edición de la película, empleadas mayormente en intentar reducir las diez horas de grabación en poco más de cincuenta minutos.

Para completar la banda sonora, se compusieron unas cuantas canciones más, del calibre de Penny Lane o Strawberry Fields Forever. Como no tenían suficiente material para un LP y algunas más de las cuatro que solían tener los EP, decidieron lanzar un doble EP. Otra de las innovaciones que dejaron en el mundo de la música. En Estados Unidos si sacaron un LP, completando con diversos singles que habían lanzado anteriormente.

Finalmente, la película se estrenó el 26 de Diciembre de ese año en el canal BBC1 británico. Aunque fue vista por más de veinte millones de espectadores, tanto crítica como público se pusieron de acuerdo en señalar que la película no tenía ningún sentido. Nadie tenía idea de que iba todo aquello. Era un producto demasiado radical para lo la gente esperaba. Por primera vez en su carrera la gente no aplaudía algo que tenía el sello Beatle. Tuvieron que salir a los medios a defender su producto, algo que nadie hubiera pensado que iba a ocurrir. McCartney alegaba que el problema es que la gente había intentado buscarle sentido a una película que carecía de argumento. Para él era como una pintura abstracta. Otro de los motivos que argumentaron para evadir las críticas fue la emisión en blanco y negro que hizo la BBC, en esa época poca gente tenía televisión en color. Argumentaban que hacía que se perdieran los matices, sobre todo de las escenas más psicodélicas. A los pocos días se emitió en color por BBC2 con el mismo nefasto resultado.

La película se vendió a muchos países pero nunca se mostró en televisión en Estados Unidos ya que las cadenas, ante las malas críticas británicas, prefirieron no arriesgarse. Lo que si se vendió bien fue la banda sonora que funcionó mucho mejor que en Reino Unido. Las malas lenguas dicen que el éxito se debía a que allí no mostraron la película. No es un mal disco, no de los mejores que hicieron pero siempre estará estigmatizado por la película que acompañaba. Una mala película si la comparas con sus anteriores producciones, incluso si las comparas con la mayoría de las películas de la historia del cine. Un divertimento si, como decía McCartney, no intentas buscarle sentido, si te fijas en las referencias ocultas, si te gustan los Beatles y si de verdad te gusta escarbar en su historia. Bueno al menos ha hecho que pasara un buen rato escribiendo esto mientras escuchaba buena música.

Escenas musicales que no te puedes perder

Magical Mystery Tour

La tradición de empezar con el tema que da título a la película continúa. Con una edición marcada por el ritmo de la canción se va mostrando imágenes de los diferentes personajes, incluido el autobús multicolor. Compuesta por Paul McCartney que intento buscar la improvisación del grupo.

Vídeo

The fool on the hill

Fue escrita originalmente para el Sgt. Peppers. Rodada junto a unos amigos en Niza, se muestra a un solitario y melancólico McCartney. Debido a la inexperiencia filmando, se tuvo que desechar mucho material.

Vídeo

Flying

Rareza, primera instrumental y firmada por los cuatro. Reflejo de los propios viajes que empezaban a experimentar. Las tomas aéreas fueron rodadas unos años atrás por Stanley Kubrick para ser utilizadas en “¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú”. El material de archivo fue tintado para darle el efecto psicodélico. Poco tiempo después del estreno, Kubrick llamó pidiendo explicaciones por la utilización de su material.

Vídeo

I am the Walrus

Cuota de Lennon, que compuso la canción tras algún viaje con LSD. Incluye referencias a la famosa Lucy. La canción presenta muchas similitudes a canciones grabadas para el Sgt. Peppers. La canción fue prohibida en la BBC por sus referencias sexuales y porque pensaban que hablaba sobre drogas. Respecto a la escena en sí, impagables los disfraces de morsa, que posteriormente serían imagen de la película.

Vídeo

Blue Jay Way

George Harrison protagoniza y canta esta escena sobre unos amigos perdidos en la niebla mientras los espera en una casa que tenía en Los Ángeles, en la calle Blue Jay Way.

Vídeo

Death Cab for Cutie

Único tema que no interpretan ellos, la banda Bonzo Dog Doo-Dah Band canta esta canción con influencias de Elvis en un cabaret mientras se desnuda una señorita. Hay un famoso grupo indie americano que tomo prestado el nombre de esta canción.

Vídeo

Your mother should know

Homenaje a los grandes números finales de los musicales clásicos. Vestidos de gala realizan una simple coreografía.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Comments are closed.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario