Musical forever: “Pesadilla antes de Navidad”

Musical forever: “Pesadilla antes de Navidad”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 3,67 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

En esta semana especial navideña, no podía dejar de hablarte de una película musical que marcó a una generación y que, con el paso de los años, se ha convertido en una película de culto. Se trata de “Pesadilla antes de Navidad” de Tim Burton.

Historia

“Era tarde, un otoño en la ciudad de Halloween y el aire era escalofriante Bajo la luna un esqueleto se sentó solo sobre una colina. Era alto y delgado, con una pajarita de murciélago Jack Skellington era su nombre. Estaba cansado y aburrido en la ciudad de Halloween”

Con estas líneas comienza el poema “Pesadilla antes de navidad”, escrito por Tim Burton. En el se relata la historia de Jack Skellington, el rey de la calabaza. Cansado de su monótona vida en Halloween, descubre la Navidad y planea secuestrar a Papa Noel para sustituirlo. Cuando su particular versión de la Navidad no resulta como había planeado, regresa abatido a la ciudad de Halloween. Allí, Papa Noel lo consuela antes de partir para salvar la Navidad. Desolado, Jack solo se recompone cuando, como en un sueño, en su partida Papa Noel trae la Navidad, en forma de nieve, a la ciudad de Halloween.

El poema escrito cuando Burton trabajaba de animador en Disney a principios de los ochenta, fue inspirado cuando Burton vio como sustituían los objetos de Halloween por lo juguetes de navidad en unos grandes almacenes. Con el éxito de su corto animado “Vincent”, y apoyado por diseños y storyboards realizados junto a Rick Heinrichs, intentó vender la idea a Disney para bien realizar un corto o un especial de televisión. El proyecto no llegó a cuajar y fue guardado en el cajón por ser demasiado oscuro. Con el paso de los años, Burton se fue ganando cierto prestigio gracias a su particular visión y a éxitos como “Batman”, “Bitelchús” o “Eduardo Manostijeras”. En 1990, Disney, respaldada por el éxito que había tenido explorando otras formas de animación con la película “¿A quién engañó Roger Rabitt?”, dio luz verde al proyecto finalmente y se decidió que sería un largometraje de animación en stop-motion. Burton, comprometido para realizar “Batman vuelve”, dejó las tareas de dirección a otro antiguo animador de Disney, Henry Selick, experto en esta técnica. Para adaptar el poema, contó con Michael McDowell, uno de sus colaboradores habituales. Al no quedar satisfecho con su trabajo, cambió de estrategia. Si la película iba a ser una musical, habría que construirla a través de las canciones. Junto a Danny Elfman, compuso la mayoría de las canciones a la vez que un preliminar argumento de la película. Para darle forma a esas líneas argumentales de una manera coherente, contrataron a Caroline Thompson. Aunque debido a numerosos cambios de desarrollo visual de la película o de personajes, se respetó muy poco su guión durante el rodaje y constantemente fue reescrito. Para la realización de la película, Burton fundó una compañía de producción llamada Skellington Studios. En Julio de 1991 y con un equipo de 200 animadores, el rodaje comenzó en San Francisco con un presupuesto de 18 millones de dólares.

Bajo las únicas pautas de respetar los diseños realizados por él y que se incluyeran todas las canciones que compuso Danny Elfman, Burton dio total libertad a Selick y a su equipo. Debido a la tediosa técnica de stop-motion, el rodaje se extendió por prácticamente dos años. A pesar de trabajar duramente y rodando diferentes escenas en simultáneo, solo podían completar varios minutos de película por semana. Hacer que hablaran, cantaran o simplemente mover los muñecos requería mucha precisión. Se diseñaron más de 200 personajes y, en el caso de los personajes principales, la cosa era mucho más compleja. Para animar todas las distintas expresiones con la que se quería dotar a Jack, se usaron cerca de 400 caras diferentes. Tras desarrollar los personajes, los escenarios se fueron creando a partir de las indicaciones de Burton. Diferentes ambientes fueron creados: la ciudad de Halloween (gótica, la más “burtoniana”), la ciudad navideña (más colorida, cerca del estilo de Disney) y, finalmente, el mundo real (un punto medio entre los dos anteriores).

La banda sonora compuesta por Danny Elfman forma la estructura narrativa de la película, ya que sobre las canciones compuestas a partir de los bocetos de los personajes, se va desarrollando tanto la trama como las motivaciones de los personajes. Fue tal la implicación del compositor, que el mismo prestó su voz a las canciones interpretadas por Jack. Además de guionista, fue también productor de la cinta y hasta incluso puso voz a algunos de los personajes. Durante este trabajo, él y Burton tuvieron ciertas discrepancias, que hicieron que dejaran de colaborar por un tiempo.

La película iba a ser distribuida por Disney pero la compañía cambió de idea porque decían que era muy oscura para la imagen que tenía el estudio. Finalmente, se encargó Touchstone Pictures, usada frecuentemente por Disney para distribuir sus productos más maduros. La premiere de la película fue el 9 de Octubre de 1993 en el Festival de Cine de Nueva York. El estreno oficial se produjo el 29 de Octubre, aprovechando el fin de semana de Halloween. Funcionó bien en taquilla, recaudando cerca de 50 millones de dólares. Aunque no se puede comparar con recaudaciones de la época de otras películas de Disney, como “Aladdín” o “El rey león”, es una cifra bastante aceptable, dado lo bajo de su presupuesto comparada con esas películas.

La crítica recibió muy bien a la cinta, fascinados por el mundo creado por Burton, se deshacían en elogios escrutando las influencias que iban desde las más intrincadas como Oscar Wilde, a las más evidentes referencias sobre el Grinch. Los avances en la técnica de stop-motion también fueron muy aclamados. La película recibió una nominación al Oscar por los mejores efectos visuales. Elfman solo fue nominado al Globo de Oro por su partitura, siendo ignorado su excelente trabajo por la Academia.

Con el paso de los años, se fue formando una fiel legión de seguidores de la película. Ayudados principalmente por la cantidad de merchandising que inunda las tiendas de todo el mundo. En el año 2006, se reestrenó la película en 3D. Hasta se habló hace unos años de que Disney quería hacer una secuela usando animación por ordenador pero fue desmentido rápidamente por Burton.

Es irónico que una película que no dirigió Tim Burton, sea por la que la mayoría de la gente le recuerde. Aún así, es innegable su huella, tanto en la ambientación, como en los personajes. Jack es un personaje muy “burtoniano” que repite los patrones de muchos personajes salidos de la pluma de Burton. Un incomprendido, un antihéroe que no encuentra su lugar en el mundo. Aunque actúa con las mejores intenciones, no toma las mejores decisiones para realizar su propósito, volviendo otra vez a su trágica situación inicial. Ahí es donde más se nota su impronta. Una huella inconfundible, que hace esta película sea un clásico moderno de animación y hace que muchos, en los que me incluyo, nos acordemos de ella cada vez que se acercan estas fechas.

Escenas musicales que no te puedes perder

This is Halloween

Tras una introducción narrada por el actor Patrick Stewart, los habitantes de Halloween presentan su ciudad y el cometido que tiene cada uno. Se puede apreciar la cantidad de personajes diferentes desarrollados para la película. Variaciones instrumentales del tema se suceden durante toda la película.

Vídeo

Jack’s lament

El tema que define al personaje de Jack, el cual a pesar de su éxito como el rey de la calabaza, encuentra un vacío muy grande en su interior por su monótona vida. Agazapada, el personaje de Sally lo observa, sintiendo una fuerte empatía por sus sentimientos. La escena en la que Jack está enfrente de una Luna de grandes proporciones y empieza a caminar despreocupado, mientras el suelo retorcido se extiende a su paso, es visualmente la parte más lograda de la película. El tema más complejo y con mayor contenido de la película. Una exquisita interpretación vocal de Danny Elfman. La mejor canción de toda la banda sonora.

Vídeo

What’s this?

Jack llega a la tierra de la Navidad y maravillado se pregunta que es ese escenario tan colorido y lleno de felicidad en el que se encuentra. Impagable el momento en que coge la nieve y se la come. La más pegadiza de todas las canciones que se encuentran en la película.

Vídeo

Jack’s obssesion

Jack está obsesionado con la Navidad y los habitantes de Halloween se preguntan que le ocurre. Atribulado por la fuerte atracción que siente sobre la navidad, la canción gana intensidad a medida que va dándose cuenta que la solución para su problema es sustituir a Santa Clavos y llevar la responsabilidad de la realización de la Navidad a Halloween.

Vídeo

Kidnap the Sandy Claws

Los tres niños más traviesos de Halloween se disponen, animados por Jack, a secuestra a Sandy Claws. A espaldas de Jack, planean entregárselo después a Oogie Boogie, el malvado hombre del saco, para ganarse su favor.

Vídeo

Making Christmas

Los habitantes de Halloween describen como realizan su propia singular versión de la Navidad. Muchos de los escalofriantes juguetes que se ven en la escena estaban descritos en el poema original de Burton.

Vídeo

Oogie Boogie’s song

Con esta canción, se presenta el villano de la película, el famoso hombre del saco.

Vídeo

Sally’s song

Sally, la creación del Dr. Finklestein, asiste apesadumbrada a la partida de Jack en su odisea navideña, sobre la que tiene un mal presentimiento. Reflexiona sobre sus sentimientos hacia él y se pregunta si alguna vez será correspondida.

Vídeo

Jorge Rivero

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Spooky - 22.12.2011 a las 16:15

Gran artículo, nada que añadir. Bueno si, podrías poner algunos de los vídeos en castellano. Las canciones estaban muy bien en nuestro idioma, se lo trabajaron.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario