“Noé”

“Noé”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,20 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial y la web en español.

El argumento: En un mundo asolado por los pecados humanos, Noé, un hombre pacífico que sólo desea vivir tranquilo con su familia, recibe una misión divina, construir un Arca para salvar a la creación del inminente diluvio. Todo comienza cuando, cada noche, Noé tiene el mismo sueño, las visiones de muerte provocada por el agua, seguidas de nueva vida en la Tierra.

Conviene ver: “Noé” es la propuesta más ambiciosa de Darren Aronofsky a nivel de presupuesto y taquilla cumpliendo como película de entretenimiento y comercial pero, por supuesto, alejándose de algunos de sus mejores trabajos. Es un proyecto arriesgado y poco convencional de una historia que se mueve entre la épica bíblica y la fantasía en una cinta que, ante todo, lo que propone es espectáculo y profundidad a una historia que, a ojos de hoy en día, parece anacrónica pero que necesitaba un reflejo como éste en pantalla. Y es precisamente ese intento el que la convierte en una película hiperbólica que pretende abrazar demasiados palos y en la que Aronofsky se mueve entre lo que hizo en “La fuente de la vida” mientras no sabe si tirar por la senda de Terrence Malick (filosófica y reflexiva sensorialmente con crítica a una humanidad desagradecida que ha traicionado a su Dios) o de Michael Bay (destrucción y sálvese quien pueda). La explicación inicial del Génesis es la que más polémica puede despertar, pero también la más preciosista, fascinante y explicativa, mientras que la película acaba derivando después en un melodrama familiar entre el padre sacrificado y obsesivo, la mujer abnegada y los hijos adolescentes con las hormonas revolucionadas, todo salpicado por algunos personajes involuntariamente cómicos como el Matusalén de Anthony Hopkins, el descendiente de Caín encarnado por Ray Winstone como villano arquetípico, o el ángel negro con la voz de Nick Nolte. Eso sí, lo peor en ese aspecto es el personaje y la actuación de Douglas Booth. Son esa bestia parda llamada Russell Crowe, Jennifer Connelly, Emma Watson (aunque a veces parece estar algo perdida dándole demasiada cancha a su personaje) y Logan Lerman (hace lo que puede con un personaje muy simple) los que salen mejor parados del reparto, sobre todo por esa dualidad entre las motivaciones y debates interiores de Noé con una familia que piensa que ha perdido la chaveta ante la obsesión en la que emprende su misión (fe bordeando el fanatismo), no pudiendo hacer mucho ante una propuesta que coge la premisa de la dignidad y las miserias de la raza humana para hacer esta adaptación bíblica libre y fallida en su amplitud y es que, a pesar de algunas cosas, no pueden evitar cierta ridiculez en las motivaciones de los personajes debido al origen del que parten con Noé como vegetariano justiciero y sumiso a los designios del Creador y su castigo divino a los hombres. Una película en la que lo mejor es ir sin prejuicios, cumpliendo en lo técnico (destacando la fotografía y la música machacona de Clint Mansell que recuerda demasiado a anteriores trabajos con el director) pero no llegando a satisfacer en todo lo demás. Y es que esa línea de en medio entre lo religioso y lo metafísico, la aventura épica y el drama familiar, la realidad y la fantasía, el empaque comercial de su factura y el sello de autor (su reconocible terror psicológico y atmósfera enfermiza y metafórica), hará que no deje indiferente y que sea una película que tenga difícil encontrar su público al no moverse en los cánones normales y no ser lo que puede ser el espectador masivo y deseoso de emociones fuertes. Eso sí, el sentido religioso del espectador es lo de menos al no ser que se lleve el ateísmo al extremo más absurdo. Aun así, Aronofsky sobrevive al envite en forma de berenjenal cinematográfico pero sin excesivo brillo, aunque al menos no deja indiferente y deja su impronta de director agradeciéndose su personalidad en algo tan complejo como la empresa que ha emprendido.

Conviene saber: Sexto trabajo de Darren Aronofsky para el que ha contado con el mayor presupuesto de su carrera (125 millones de dólares) que parece que será recuperado teniendo en cuenta su debut en la taquilla USA. En el reparto parejas que vuelven a coincidir como Russell Crowe y Jennifer Connelly tras “Una mente maravillosa” y Logan Lerman y Emma Watson tras “Las ventajas de ser un marginado”.

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario