San Sebastián 2017: Pobreza rumana, el peso de los orígenes, saliendo adelante en Baltimore y Florida y sintiendo “La llamada”

San Sebastián 2017: Pobreza rumana, el peso de los orígenes, saliendo adelante en Baltimore y Florida y sintiendo “La llamada”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Encaramos poco a poco el desenlace de este festival que parece que recobrará el brío en su parte final. En la sexta jornada hemos visto como “Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri” sigue liderando la clasificación provisional de cara al Premio del Público entre todas las películas de la sección Perlas. No han podido hacer nada “Happy end” de Michael Haneke o “Madre!” de Darren Aronofsky, a los que ya sufrimos en citas anteriores. Ha sido un día casi por entero dedicado a la sección oficial con “Soldiers. Story from Ferentari”, “Beyond words”, “Sollers point” y “Life and nothing (La vida y nada más)”, películas muy variopintas pero que ninguna de ellas ha logrado apasionarnos. Algo muy diferente al sinfín de sensaciones que nos ha hecho sentir “La llamada”.

“Soldiers. Story from Ferentari” de Ivana Mladenovic es una nueva muestra de cómo el cine rumano está campando a sus anchas (y con éxito) en el panorama festivalero. Mientras “Pororoca” parece ser una de las cintas que estarán fijas en el palmarés, ahora nos llega una propuesta es una particular y tóxica historia de amor entre dos hombres en Ferentari, uno de los barrios de mayor marginalidad de Rumanía y marcado por la etnia gitana. Ahí llega un antropólogo cuarentón y con problemas económicos que se enamora de un ex convicto todavía con menos futuro con él. Al final la cinta refleja bien ese ambiente de pobreza, lo que la acerca casi a un documental, pero termina exasperando sobre todo por el personaje del gitano al que no podemos ver más que como un chupóptero aprovechado que baila al son que toque en cada momento entre gracietas, masajes y piropos a otros hombres delante de su pareja. Una relación que nacía como de necesidad mutua pero que nos transmite que por una de las partes hay más interés que amor por lo que su mensaje de sacrificio de pareja frente a la adversidad no termina de estar construido como debiera, a lo que con ese tono mortecino y de picaresca frente a la miseria se lo acaba cargando.

SanSebastian2017Soldiers

A priori partía más interesante “Beyond words” de Urszula Antoniak, una cinta que se cree mejor de lo que es y eso termina siendo una pena ya que en ella sobrevuelan temas interesantes como la paternidad, la identidad y la necesidad de pertenencia, y el desarraigo. Presentada en un lucidor blanco y negro nos lleva a las juergas de dos jóvenes abogados, uno de ellos alemán y el otro polaco aunque éste haya intentado borrar para sí lo que considera un estigma. En pleno ascenso profesional, y sin echar la vista atrás, su padre vuelve a su vida y eso le hace replantearse cosas sobre quién es, sus orígenes y el papel que desempeña en una ciudad que ha querido hacer sentir como suya pero que es impersonal y desangelada para los que vienen de fuera. Una cinta que se mueve en altibajos lo que es una pena teniendo en cuenta que hay momentos de gran calado dramático y la historia podría haber dado más de sí.

SanSebastian2017Beyondwords

“Sollers point” de Matt Porterfield se adentra en el indie USA contando la manida historia de un joven descarriado que, tras pasar un año en la cárcel, vuelve a la casa de su padre en su barrio de Baltimore para intentar enderezarse. Finalmente, el pasado siempre vuelve y también su atracción por verse envuelto en líos. Una película que se ve sin grandes pasiones al no transmitirlas ni el protagonista (uno de los jóvenes ambulantes de “American honey”) ni lo que se cuenta al haberse visto muchas veces ya y de una manera mejor contada. Un bala perdida en un entorno en el que es carne de cañón y en el que sólo se puede destacar el intento del personaje de no volver a caer en el agujero y la mirada entre resignada y perpleja de los que le quieren (su padre o su ex novia) pero que saben que ya poco más pueden hacer por él.

SanSebastian2017Sollerspoint

“Life and nothing (La vida y nada más)” de Antonio Méndez Esparza es una de las cintas de la cosecha española de esta edición a pesar de su carácter profundamente yanqui contando la historia de una negra madre soltera en Florida teniendo que sacar a sus hijos adelante y trabajando a tiempo completo los siete días de la semana para llegar a final de mes. Una película dura pero tediosa en su desarrollo que lleva a la cinta a recordar a otros trabajos como “Moonlight” y “American crime”, sobre todo por esa atmósfera de familia desestructurada que tiene que colindar con la violencia latente a su alrededor y su proceso continuo de reinserción social con el fin de salir adelante. Aunque muchos han abandonado el pase por lo cansino de la propuesta, en un drama que no hace más que ir “in crescendo” y que no deja atisbo a la esperanza, también ha encontrado acérrimos defensores por la verdad que transmite y por el trabajo de su actriz protagonista.

SanSebastian2017Lavidaynadamas

“La llamada” ha encontrado en San Sebastián el trampolín previo al fenómeno que se espera que suponga para la taquilla, incluso superando el éxito de un musical que no ha hecho más que crecer en los últimos años en la cartelera madrileña y que, de casi representarse de tapadillo, se ha convertido desde finales de 2013 en una cita ineludible para ciudadanos y turistas de la ciudad. A destacar como han conseguido en la película, orgullosos de su sencillez y carisma, transmitir al cine un buen rollo innato aupado por una premisa tan ilógica como refrescante (un campamento juvenil y religioso el que una chica ve a Dios y siente su llamada a través de las canciones de Whitney Houston). Cinco actores en estado de gracia (Macarena García, Anna Castillo, Gracia Olayo, Belén Cuesta y Richard Collins-Moore), que tienen perfectamente cogido el tono y el timing cómico de sus personajes al estrenar ellos la obra en las tablas, elevan una cinta que se merece un gran recorrido en taquilla ávidos como estamos de películas que funcionen bien ante el público rompiendo tópicos sobre la fe, la camaradería y el concepto de musical. Y es que uno de sus grandes aciertos es la profundidad, agilidad y matices de sus interpretaciones y una puesta en escena que ni mucho menos peca de austera o teatral en el sentido más peyorativo. Una película para la generación “millennial”, muy de su tiempo y refrescante, de la que es imposible no salir con el ánimo subido y con ganas de ver o repetir en teatro donde los musicales encuentran su hábitat natural y esa placentera sensación de éxtasis colectivo que no ha impedido, no obstante, que el pase de la película se haya convertido en toda una gozosa experiencia con hermanamiento de público tanto en la risa como en el aplauso.

SanSebastian2017Lallamada

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario