San Sebastián 2020: Una sociedad que no permite el error, reivindicación musical cubana y la oscuridad tras las miserias de la guerra

San Sebastián 2020: Una sociedad que no permite el error, reivindicación musical cubana y la oscuridad tras las miserias de la guerra

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

El Festival de San Sebastián sigue desarrollándose en su 68ª edición entre mascarillas y distancias de seguridad. Tras el auge del primer fin de semana con la presentación de "Verano del 85" de François Ozon y "Druk (Another round)" de Thomas Vinterberg da la impresión de que estamos en una fase de valle hacia la recta final del palmarés. En Nuev@s Director@s se ha visto “Limbo” de Ben Sharrock, que algunos no entienden que no esté en oficial siendo una de las cintas de más calidad de esta edición, y fuera de concurso se ha proyectado la serie "We are who we are" de Luca Guadagnino con más estilo que fondo. En Perlas ya se ha visto también "Nomadland" de Chloé Zhao, tras su éxito en Venecia y Toronto, y “Herself” de Phyllida Lloyd, una pequeña y tierna historia irlandesa sobre una madre que con su hija se separa de su pareja y lucha contra el corrupto sistema inmobiliario con los buenos valores y un entorno solidario como armas.

Takuma Sato ha presentado en sección oficial “Any crybabies around?”, cinta sobre un hombre que ha avergonzado a un pueblo marcado por la tradición y lo termina perdiendo todo. Una historia que no ha terminado de convencer pero que habla sobre segundas oportunidades y el concepto de paternidad en sociedades tan rígidas que no permiten el error y que no dudan en estigmatizar y arrinconar al que ha cometido un desliz en una sociedad que le castiga por inacción e infantilismo. Un final desolador y emotivo es el desencadenante de un cine lento y reposado que acaba sacando frutos pero cuya presencia muchos consideran que hubiera sido más lógica en secciones paralelas, no valiendo la pena el peaje a pesar de lo siempre sugerente que es descubrir nuevas culturas y comprobar cómo todavía hay mucho por hacer en determinados círculos que anclados en un arcaico rito siguen marginando al que no baila al son. Cine inmersivo sobre la cultura nipona pero al que le falta intensidad y ritmo y que deja un poco fuera al espectador occidental.

Sharunas Bartas lleva al espectador en “In the dusk” a una Lituania asolada por la guerra en una impecable propuesta formal con sello de autor festivalero de aire plúmbeo y tedioso. Un paso hacia adelante desde la perspectiva de un joven de 19 años que tiene que aprender a reconstruirse y saltar a la edad adulta, al igual que el propio país, en busca de su refundación e identidad. Un drama bélico frío y fidedigno sobre las miserias de la guerra y sobre cómo unos lo tienen más difícil que otros a la hora de sacar cabeza para salir adelante. Un ejercicio de resistencia no sólo para estos partisanos sino también para un espectador que tiene que invertir paciencia en un cine cuidado estéticamente pero que no se preocupa por ofrecer algo medianamente entretenido para el espectador llenándolo de oscuridad y tedio.

Fuera de concurso en la sección oficial, y dentro de las proyecciones especiales, ha sido el turno de “El gran Fellove” de Matt Dillon, un documental sobre la figura del músico cubano Francisco Fellove que supone una mirada personal y peculiar de ver la música adentrándose en la grabación del último disco del artista en una especie entre “Buena Vista Social Club” (1999), por todo lo que tiene de tradición musical cubana, y “Searching for Sugar Man” (2012), centrándose en una figura no muy conocida pero con avatares que bien merecen una película ante sus dificultades en la Cuba de represión, malviviendo económicamente, y su éxito en México propio del exilio al que tuvieron que someterse muchos artistas cubanos. Pasión musical, corazón y meticulosidad documental en un trabajo para melómanos y aficionados a descubrir figuras y artistas detrás de su leyenda e influencia. Un trabajo corriente pero que transmite la admiración por el artista.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario