Shanghai en manos del comisario Chen Cao: Lujo y corrupción en “El caso de las dos ciudades”

Shanghai en manos del comisario Chen Cao: Lujo y corrupción en “El caso de las dos ciudades”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Qiu Xiaolong acompaña a su alter ego, el comisario Chen Cao, por los nuevos lujos que ofrece Shanghai a los “bolsillos llenos”, como son conocidos en China los nuevos ricos, hechos al calor de la corrupción y las influencias. Por esa razón el libro comienza en una casa de baños, que poco tiene que ver con las conocidas en Occidente.

 Cheenenelbaño.doc

Al poco de comenzar el siglo XXI la ciudad ya poseía zonas residenciales exclusivas como el área de Pudong. Fue una gran zona rural en la orilla del río Huangpu, en la que se alzaban unas pocas factorías, muy viejas, bastante dispersas entre sí. En los días de estudiante de inglés de Qiu Xiaolong en el Parque Bund, en los setenta, las riveras del río aún mostraban un paisaje digno de una granja enorme y rica. Un dicho popular en Shanghai decía que la orilla oeste del río te ofrece mejor cama que una habitación en una casa de la orilla este. A finales de los años 80, sin embargo, el Gobierno de la ciudad se empeñó en convertir Pudong en una especie de Wall Street de Asia, declarando la zona como especial y ofreciéndola a los inversores extranjeros con un sinfín de ventajas fiscales. Los paisajes de las riberas del río sufrieron muy pronto un cambio radical. Se alzaron edificios muy altos y el precio de la vivienda se disparo.

“Chen había oído hablar mucho de Riverside Villas. Era una de las áreas residenciales más exclusivas y por lo tanto más caras de Shanghai, sobre todo en la margen oriental del Huangpu. Desde las nuevas construcciones se divisaba todo el cauce del río a su paso por la ciudad, y los ojos de sus moradores podían alcanzar el Bund. La gente decía que la zona era un nuevo Bund, pero todavía más grandioso, más moderno. Ciertamente, dicha parte de la ciudad experimentó un cambio impensable apenas una década atrás”.

El tráfico de personas y de capitales chinos al extranjero se mezclará con un viaje inesperado para el comisario Chen. En su calidad de poeta y experto en la literatura norteamericana, el autor nos llevará al interior de alguna librería, para que sepamos los cambios producidos en este aspecto, al igual que nos presentará a un conjunto de escritores. Son los liderados por Chen en un viaje de relaciones públicas que le llevará a San Luís, la ciudad de su admirado T. S. Elliot, y donde se encontrará con una amiga conocida en “Visado para Shanghai” que tiene un atractivo muy fuerte para el policía chino. Varios asesinatos sin relación aparente pondrán a Chen en una situación peligrosa, tanto en lo político como en la conservación de su propia vida. Xiaolong no deja de homenajear la capacidad de su cultura para alcanzar refinamientos extraordinarios. Chupar los dedos untados con mostaza verde japonesa de una jovencita delicada, es algo casi convencional para los platos o los servicios buscados por los más cansados de lo natural.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario