“Un lugar donde quedarse”

“Un lugar donde quedarse”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 3,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

No tiene web. Nos quedamos con el trailer para conocer un poco cual es su estilo.

El argumento: Cheyenne es un judío cincuentón, antigua estrella del rock, que sigue la estética gótica y lleva una vida aburrida de prejubilado en Irlanda. La muerte de su padre, con el que hacía tiempo que no se trataba, lo lleva de vuelta a Nueva York, donde, a través de la lectura de algunos diarios, reconstruye la vida de su padre en los últimos treinta años, en los que se dedicó a buscar obsesivamente a un criminal nazi que se había refugiado en Estados Unidos. Con una inexorable lentitud y sin capacitación alguna como investigador, Cheyenne, contra toda lógica, decide continuar la tarea de su padre y emprende la búsqueda del nonagenario alemán a través de Estados Unidos.

Conviene ver: “Un lugar donde quedarse” es una película en la que Sean Penn como excéntrico rockero gótico y afeminado de vuelta de todo quiere buscar venganza (o respuestas) tras la muerte de su padre quedando inmerso en una trama de criminales nazi. Demasiadas cosas en este drama personal de autodescubrimiento que entronca con “Flores rotas” de Jim Jarmusch, así como el cine de David Lynch y Wim Wenders. La cinta carece de ritmo, con muchos baches en el camino, en una cinta arriesgada en la que Penn presenta a un personajes extremo con pintas de película de Tim Burton y con ecos a Robert Smith, cantante y guitarrista de The Cure, y al carácter infantil de Michael Jackson, que tiene un gran trabajo vocal casi inaudible para el espectador ya que es susurrante y atiplado, lacónico e introspectivo a pesar de su apariencia exterior presa de la laca y la estética gótica. Lo mejor es que Penn es un magnífico actor (a pesar de también tener en la película algunos momentos muy ridículos) y hurgando en su interpretación encontramos a un ser acomplejado y frágil, con síndrome de Peter Pan y con un gran sentimiento de culpa. Un trabajo extremo que no deja indiferente para bien o para mal. Frances McDormand interpreta a su mujer destacando la escena del tai chi o jugando a la pelota con su marido en la piscina vacía de su mansión, casi una reclusión más que otra cosa. Una road movie personal con drama y algunos ligeros toques de comedia negra que, en vez de centrarse en el pasado musical del personaje, deriva en una trama justiciera y nazi que no interesa al espectador quedando como un pegote. Ya dice mucho que lo mejor de la película sea, y eso que aparece a calzador, una actuación de los Talking Heads con David Byrne al frente, grupo que tiene una canción que da título a la película. Aquí en España se ha optado por llamarla igual que a la película de Sam Mendes de 2009. A Paolo Sorrentino se le va la mano intentando ir de director elevado y reflexivo ofreciendo una película tediosa con el calvario existencial del protagonista que se agarra al último deseo de su padre para expiar su pasado y su frustración.

Conviene saber: En 2008, “Il divo”, de Paolo Sorrentino, ganó en Cannes el Premio del Jurado que presidía Sean Penn. Allí se inició la relación entre el actor estadounidense y el director italiano, que ha fructificado en esta película con la que Sorrentino ha conseguido 6 premios David di Donatello 2012.

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

pulgacroft - 13.05.2012 a las 21:33

A mí esta peli me gustó bastante, me parece arriesgada y atrevida. Me gustó mucho Sean Penn. Os dejo el enlace a mi reseña por si os interesa:
http://peliculasdesordenadas.blogspot.com.es/2012/03/this-must-be-place-2011.html

Un saludo!

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario