Venecia 2010: Sofía Coppola se regodea en el fracaso de la soledad y un cuarteto muy sexual

Venecia 2010: Sofía Coppola se regodea en el fracaso de la soledad y un cuarteto muy sexual

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Venecia sale del diluvio sufrido en esta jornada. No precisamente de buen cine o de estrellas sino de ese amago de inundación permanente en el que vive la ciudad. Ha sido el día en el que ha pasado por el Festival una Sofía Coppola que presenta su cuarta película, “Somewhere”. La cinta ha gustado, sin apasionar a nadie, volviendo a los lugares comunes de la directora: gente solitaria, con un punto desesperante, y con un hotel como escenario. Si, “Somewhere” es como si fuera una continuación sobre la soledad y el fracaso que ya aportaba “Lost in translation”. El protagonista podría ser el mismo. En este caso, un actor segundón llamado Johnny Marco que reside en el Chateau Marmont de Los Ángeles entre borracheras, proyectos infumables, Ferraris, y amantes anónimas que pasan por su cama. El actor está interpretado por Stephen Dorff, actor acostumbrado al género de acción, que no tiene tantas armas interpretativas como Bill Murray a pesar de que en su rostro a medio afeitar queda patente la soledad que acarrea el fracaso. El tener que volver a convivir con su hija, a la que apenas conoce y con la que tiene que convivir de vez en cuando, una preadolescente de 11 años encarnada por Elle Fanning (hermana de Dakota), encuentra un soplo de aire fresco en una vida tediosa y sin rumbo. La hija sabe que es un fracasado pero se adapta por disfrutar de los escasos placeres de la relación paterno-filial, aunque sean tan simples como un desayuno familiar o tomar un helado al lado de una piscina.

VENICE-FILM“Somewhere” es hora y media en la que Coppola utiliza sus armas de realizadora de atmósferas, simplemente dejando que el alma de sus personajes vaya saliendo bajo el sol de un Los Ángeles caluroso. Es de alabar su preocupación por buscar el encuadre o la música que se acabe adaptando a la relación de los personajes. Y es que ver a un Ferrari rugir y dar vueltas puede ser la metáfora perfecta de una vida vacía y que navega sin rumbo. Coppola se siente bien en los hoteles y así lo ha resaltado: “De pequeña acompañé a mi padre a muchos rodajes. Me gustan los hoteles, son un mundo en sí mismos y la gente que vive allí me parece interesante”. La principal muestra de que las sensaciones de la niña Chloe seguro que son muy parecidas a las que vivió la pequeña Coppola en su momento. Una cinta que vuelve a ser una terapia para la directora en la que arroja más de un demonio personal que le da esa sensación de ser introvertido y siempre protegido en una jaula de cristal a merced de la alargada sombra de Papá Coppola. En todo caso, “Somewhere” siempre tendrá a verse como una relectura de “Lost in translation”.

También se ha presentado “Happy few”, cinta francesa de Antony Cordier que no es más que un enredo de parejas y que cumple el predecible manual de este tipo de películas. Monotonía, pasión desatada y puntual, desconfianza, descubrimientos y vuelta a empezar. Una película desengrasante que reflexiona sobre cómo la ruptura de tabúes sentimentales y sexuales requiere a veces, más que apertura moral, una madurez sentimental que pocos están dispuestos a alcanzar. Abundantes escenas de sexo y una música acaparadora se dan cita en una película que, al menos, será recordada por una escena de los cuatro protagonistas retozando sexualmente en 40 kilos de harina.

Venecia2010Happyfew

Nacho Gonzalo (Coronado)

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario