Venecia 2016: Deleite estético musical, dolor sensiblero, incomunicación global y divagaciones Wim Wenders

Venecia 2016: Deleite estético musical, dolor sensiblero, incomunicación global y divagaciones Wim Wenders

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Venecia quiere recuperar el trono festivalero o, al menos, no poner en peligro su notoriedad en las semanas más intensas del circuito de certámenes que traslada el interés de manera concadenada por Venecia, Telluride, Toronto y San Sebastián. Se nota que Venecia no quiere contraprogramar al ciclón de Toronto (que acaparará toda la atención la semana que viene) y el Jurado presidido por Sam Mendes ya ha visto las primeras películas potentes, entre ellas la película inaugural, “La la land”, un prodigio plástico y musical de Damien Chazelle que apunta, si no a Oscar, a ser una delicia de película que encandilará a buena parte de su público.

“La la land” homenajea a los musicales clásicos de Hollywood en una cinta que pretende basar su valor añadido en la nostalgia y en la reverencia y referencias a un género que ayudó al cine a ser esa fábrica de sueños y evasión que es para muchos. En ello se embarca el romance entre un pianista de jazz cariacontecido y una encantadora aspirante a actriz. Todo en una ciudad de Los Angeles, entre inhóspita y luminosa, que también recibe un tributo en una cinta que quizás se atasca en su desarrollo pero que ha sido considerada como una auténtica melodía con una escena inicial prodigiosamente planificada y desarrollada en un atasco que será seguramente lo más comentado de la cinta recordando a “West Side Story”. Una apuesta descaradamente ambiciosa pero que no llega a ser petulante aunque los críticos que la han visto consideren que pierde fuerza en su tramo final lo que le impide aspirar a ser un clásico definitivo. Linus Sandgren da a la fotografía un toque irreal pero convincente al igual que unas canciones y unas voces (las de los actores) que se acoplan de manera orgánica. Lo que más se le ha achacado es que Chazelle esté más preocupado por el aspecto visual que por sustentar de fuerza la narrativa dramática de la historia centrándose únicamente en esa pareja (casi obviando todo lo demás) a la que ofrecen toda su química Ryan Gosling y Emma Stone, siendo ésta especialmente destacada como el auténtico valor de la cinta. Un ejercicio sentimental y melancólico que defiende la búsqueda de ser feliz a través de nuestros sueños suponiendo un perpetuo homenaje al jazz, a la industria y con guiños continuos a nombres como Jacques Demy o Gene Kelly para la era digital.

Venecia2016Lalaland01

No pintaban muy bien las cosas para “La luz entre los océanos” de Derek Cianfrance y así se ha confirmado en su primera proyección. Tras despuntar con una de las deconstrucciones sobre la pareja más intensas, auténticas y desoladoras en “Blue Valentine” ahora construye un triángulo emocional basado en la novela del mismo nombre sobre un atractivo matrimonio que no puede tener hijos y que ven sanada esa carencia con la aparición de una barca con un recién nacido en los alrededores del faro en el que viven. A pesar de sus protagonistas (Michael Fassbender y Alicia Vikander) el fuego que podía haber desatado la pareja se queda en una tópica sucesión de primeros planos (con fotografía de Adam Arkapaw) en un drama con ecos clasicistas que tira hacia el lado más sentimental y que se queda corta en pasión buscando más el lagrimal y sorprendiendo (negativamente) por la relación acartonada y falta de química que parecía imposible que consiguieran ambos. Personajes rotos por el dolor (la madre biológica a la que interpreta Rachel Weisz es el exponente de ellos) y obligados a tomar decisiones tan propias del ser humano pero que van entre la complejidad y el arrebato. Una película calificada de elegante, bella y emotiva pero que se queda en la superficie de unos personajes que funcionan como concepto pero a los que les falta hondura, así como una propuesta que bordea el telefilm pero con la que el director demuestra su buena resolución metiendo al espectador en la angustia y diatriba de sus personajes haciendo que el espectador valore por sí mismo que haría en una situación como ésta en la que al final interesa más su contexto histórico que la anecdótica historia de la pareja protagonista.

Venecia2016Thelightbetweenoceans

Venecia2016Thelightbetweenoceans01

También se ha proyectado “La llegada”, la película de ciencia ficción de Denis Villeneuve que han defendido en Venecia sus actores Amy Adams y Jeremy Renner, al estar el director canadiense en pleno rodaje de “Blade Runner 2”. Una cinta que no ha despertado una recepción unánime a su favor pero en la que sí que se valora la eficacia de un director que parece incapaz de hacer una mala película. Una cinta más lirista y de culto que de puro espectáculo en su acción tocando más el cine de Terrence Malick que el comercial aunque, sin duda, su temática espacial será un buen reclamo en taquilla. Bradford Young destaca en la fotografía y, aunque se compara con “Marte”, por todo lo que tiene de su entorno y de tener a un protagonista que se echa a hombros la odisea, la cinta carece de humor y se queda en algo demasiado sobrio y calculado. Una película que dividirá pero en la que Amy Adams sale reforzada dejando para el debate el mensaje sobre la imposibilidad que tenemos de comunicarnos como especie (tanto con nosotros mismos como los “invasores” de fuera).

Venecia2016Arrival

Venecia2016Arrival01

En “Les beaux jours d´Aranjuez” Wim Wenders realiza un ejercicio meta en esta adaptación teatral de Peter Hadke en el que en un día de verano un hombre y una mujer hablan sobre sus experiencias sexuales, su infancia y lo que diferencia a los hombres de las mujeres. Sentado ante su máquina de escribir, un escritor trata de imaginar y transcribir ese diálogo. Una rareza en un ejercicio de autor en el que el director alemán sigue demostrando que está patinando bastante cuando sale del terreno documental por lo que se antoja casi imposible que revalide el León de Oro que ganó en 1982 por “El estado de las cosas”.

Venecia2016Aranjuez

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario