“Vida” (Memorias Keith Richards)

“Vida” (Memorias Keith Richards)

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,50 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Título: “Vida”

Autor: Keith Richards (con la colaboración de James Fox)

Editorial: Global Rhythm Press / Ediciones Península

Nota de la Redacción: Aunque el aspecto cinematográfico de los Rolling Stones sea lateral, se encuentra a menudo entrelazado en sus vidas, como demuestra Richards en estas memorias. Aquí y allá aparecen experiencias u opiniones… “A Mick se le estaban ocurriendo unas ideas geniales, canciones  estupendas como «Dear Doctor» (creo que ahí tuvo algo que ver Marianne) y «Sympathy for the Devil», aunque ésta no salió de la manera que se la había imaginado cuando empezamos. Se ve en la película de Godard (ya hablaré luego de Godard); en la peli se ve y se oye cómo se va  transformando la canción. «Parachute Woman», con esa zona de sonido extraña, como el zumbido de una mosca en la oreja, un mosquito o algo así…, esa canción vino fácil. Yo creía que iba a costar porque tenía una idea sobre cómo debía ser el sonido y no estaba seguro de que fuese a funcionar, pero Mick se compró la idea al tiro y no tardamos nada en grabar.”

GodardRolling.txt

Seguir a Richards desde la pequeña ciudad inglesa de su infancia, por los años juveniles, los viajes por Estados Unidos, en una de las vidas más dislocadas y menos privadas del siglo XX ha sido un placer. A veces divertido, a veces escandalizado (no precisamente por el músico), a veces nostálgico, siempre interesante, a pesar de pequeños problemas de traducción o de edición, que no estropean el estilo directo y franco que James Fox ha sabido extraer. Richards sería el único superviviente de cualquier concurso televisivo de los que han proliferado en los últimos años. A lo largo de su memoria hay muchos momentos en que su vida pudo troncharse, y la sensación al terminar el libro es la de haber visto un juego japonés de bolas en cascada. Richards es la que llega al final después de haber tropezado con decenas de obstáculos que cambiaban su destino aparente: morir joven. En una vida como esta no faltan los momentos privados, el sexo y las drogas, pero en sus más de cuatrocientas páginas la palabra polla aparece sólo nueve veces, como ejemplo de que no se practica el morbo ni los detalles escabrosos. Richards quiere vender su libro y no creemos que nadie se sienta defraudado al comprarlo. Es toda una road movie literaria en la que compensa subirse.

Para ejemplificar el estilo, aquí tienes unas páginas donde el protagonista se subió donde no debía…

Mecaidelarama.txt

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario