Memorias de Lauren Bacall

Memorias de Lauren Bacall

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (15 votos, media: 3,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Título: “POR MÍ MISMA Y UN PAR DE COSAS MÁS”

Autor: Lauren Bacall

PVP: 22€

592 pág.

(Nota de la Redacción: Lauren Bacall acaba de ampliar sus memorias con los últimos años de la vida de uno de los mitos vivos del cine clásico. La nueva edición incorpora los últimos 25 años, sus trabajos en Broadway y un buen numero de fotos personales. Son unas memorias río, de un solo tirón, que comienzan cuando Lauren tiene 15 años y….)

“Del mundo del cine sólo conocía a Bette Davis y a Leslie Howard. (Estaba enamorada de él, pero, por desgracia, no llegué a conocerle.) Ella era, a mis quince años, la personificación de la perfección, una gran intérprete, toda coraje dramático, predestinada a la tragedia, de ingenio burlón, todo lo que debía ser una actriz; y cuando hacía novillos me pasaba el día sentada en un cine viendo entre sollozos Amarga victoria, o Jezabel, o La solterona, mientras fumaba (me gastaba el dinero en un paquete entero, así que tenía que acabármelo). En casa lo tenía prohibido, por supuesto, y me ponía malísima de tantos cigarrillos y Sen Sen, un producto que vendían para disimular el aliento a tabaco, que en mi caso me permitía ocultar el vicio ante mi madre y el tío Charlie, que una mañana al acercarse para darme un beso antes de irse a trabajar me preguntó:
-¿Has fumado?
-Por supuesto que no -respondí, temblorosa.
Y acto seguido se fue derechito a mi madre para comunicarle que estaba convencido de que fumaba, de modo que fueron a verme los dos y me encontraron en la cama, temblando.
-Sabemos que has fumado, se te nota en el aliento.
¿Qué había pasado con el Sen Sen? Me había fallado por primera vez. Hecha un mar de lágrimas, confesé que sí, había fumado, ¡pero no lo volvería a hacer!
-Perdonadme, por favor. Os lo prometo.
-Más te vale no volver a hacerlo -replicó mi madre-. Una chica de tu edad, qué asco. ¿En qué pretendes convertirte? ¡Las jovencitas de quince años no fuman!
Santo cielo, ¿cómo iba a sobrevivir a aquella humillación? Me pasé varios días con el rabo entre las piernas. Charlie y mamá me olisqueaban a diario tratando de detectar rastros de la funesta hierba. Fue mi primera confrontación con el síndrome de Sam Spade. ¿Cuándo iba a ser mayor de una vez, para independizarme y tener libertad para hacer lo que me viniera en gana? ¿Cuándo iba a poder vivir sola? La pureza de la educación judía, las restricciones con las que había que cargar en la vida para ser “buena judía” era una pesadez. Para hacer honor a ese título (y yo cumplía todos los requisitos), tu madre, tu abuela, tus tíos te inculcaban desde pequeñita que las buenas judías no fumaban, que no eran unas frescas, que eran rectas:
-No vayas nunca detrás de un chico; si quiere verte, ya llamará; si no, olvídate de él.
Pero ¿qué podía hacer una si tenía la cabeza llena de sueños de belleza, glamour, romanticismo, triunfos? Y además había tenido la mala pata de ser alta, desgarbada (no me enteré de que era “como un potrillo” hasta que lo dijo un crítico), con los pies grandes, plana como una tabla de planchar, demasiado joven a los quince años para haber acabado el instituto, demasiado inexperta, tímida, y me daba miedo pensar en lo que tendría que hacer con un chico el día que por fin saliera con uno. Si mi sueño se hacía realidad, ya descubriría cómo comportarme y todo saldría bien. ¿O no?”

Aquí tienes un mp3 donde puedes escuchar sobre el libro y sobre su autora….
MemoriasLaurenBacall.mp3

La vida artística de Lauren Bacall comenzó con la portada de una revista y….
Unsabadode1942.htm

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

rebeka - 22.09.2009 a las 20:33

me enkanto el libro!!! es lo mejor!! su historia te emociona te atrapa, es un muy buen libro!!

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario