“El graduado”, la canción

“El graduado”, la canción

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (22 votos, media: 2,95 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

A mediados de los sesenta, cuando estaban gestándose “El graduado” y “Bonnie and Clyde”, los estudios aún seguían bajo el rigor mortis de la generación que inventó el cine. En 1965, Adolph Zukor, noventa y dos años, y Barney Balaban, setenta y ocho, continuaban todavía en la junta de Paramount; Jack Warner, setenta y tres, dirigía Warner Bros. Darryl F. Zanuck, sesenta y tres, seguía firme al mando de 20th CenturyFox.
No entendieron lo que había pasado cuando el tipo de películas como “El graduado” se llevaron por delante su concepto de lo que quería ver el público.
También en lo que atañe al reparto, el fenómeno decisivo de dejarse de actores “guapos” para buscarlos creíbles, se inició más o menos en las mismas fechas, y la primera fue “El graduado”. En el libro en el que se basa la película, los Braddock y sus amigos, incluida la famosa señora Robinson, eran blancos, anglosajones y protestantes. Mike Nichols, el director, había intentado respetar esa pauta, y le había ofrecido el papel de la señora Robinson a Doris Day, que, según unas versiones, lo rechazó diciendo: “Ofende mi sentido de los valores.”.
Según otros el error fue enviarle el guión al marido y representante de la actriz, Martin Melcher, porque según estos nunca tuvieron respuesta por parte de Day y ni siquiera supieron si el guión había llegado a sus manos.
Inicialmente el papel de Ben Braddock, el joven estudiante seducido por la madre de su novia, la famosa señora Robinson de la canción de Simon and Garfunkel, no era para Hoffman, sino para Robert Redford.

Así lo pensó uno de los productores de la película, Larry Turman, quien no se creía a Redford sintiéndose acomplejado porque ha quedado con una mujer en un hotel para practicar el sexo, y tampoco le veía capacitado para interpretar a un tipo tímido y con problemas para relacionarse con el sexo opuesto.
“Cuando vi la prueba de Redford, le dije que no podía, en ese momento de su vida, interpretar a un perdedor como Benjamin, porque nadie se lo creería. Redford dijo: “No lo entiendo”, y yo le dije: “Bueno, déjame que te lo explique de otra manera: ¿Alguna vez te ha ido mal con una chica?” Y él me respondió: “¿Qué quieres decir?” Eso era precisamente lo que le quería decir.”

No obstante, Dustin Hoffman tuvo que esperar otro turno para acceder al papel, ya que descartado Redford el candidato al papel era Charles Grodin. Procedente del Actor´s Studio, Grodin sólo tuvo una tarde para leer el papel y según los que estaban allí, lo hizo mal.
Nichols convirtió a las familias en judíos de Beverly Hills, y le dio el papel a Dustin Hoffman, una decisión arriesgada. El gran éxito de la película lanzó a Hoffman al estrellato, un hecho que, a su vez, abrió las puertas de Hollywood a los actores étnicos de Nueva York, y además circuló por Hollywood una frase: “Tiene usted un papel complicado, déselo a Hoffman”.
Este consejo es sin duda la mejor tarjeta de presentación para un actor, que no sólo sorprendió con este primer trabajo como protagonista, sino que le supuso una nominación al Oscar y el Globo de Oro al Mejor Actor Revelación.
Para Simon y Garfunkel también fue el salto a la popularidad en todo el mundo, pero si quieres saber de la música aquí puedes escuchar….te gustará….

cancion_elgraduado.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario