“Antes del anochecer”

“Antes del anochecer”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (8 votos, media: 4,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

La web en español tiene trailer, fichas y fotos.

El argumento: La tercera entrega de la trilogía, esta vez en la hermosa Grecia, retomando las vidas de Celine y Jesse nueve años después de su segundo encuentro romántico y el misterio sobre cómo concluyó.

Conviene ver: “Antes del anochecer” es la tercera entrega de esa historia de amor iniciada en un viaje de tren en Viena en 1995 y que continuó en 2004 con un reencuentro en París. Otra vez nueve años después, sabemos cómo les ha ido a Jesse y Celine tras el abierto e interpretable final de la segunda entrega a ritmo de Nina Simone en el que nunca supimos si Jesse llegó a coger ese vuelo que le esperaba. Un recorrido que recuerda a las películas de Antoine Doinel de Truffaut y con ecos a “Te querré siempre” de Rossellini, “Dos en la carretera” de Stanley Donen, o “Tal como éramos” de Sydney Pollack. No hay que olvidar que este conjunto de películas también han marcado escuela siendo herederas “Once”, “Buscando un beso a medianoche”, “Copia certificada”, “Another year”, Blue Valentine” o incluso “Amor”, formando, quizás no la mejor trilogía de la Historia del cine, pero si una que se ha ido engrandeciendo, redondeándose y calando película a película a través de unos diálogos perfectos, algo cada vez más difícil de encontrar en el cine. Tras la pulsión de la juventud y ver a unos personajes más desnortados en las treintena que no han sido capaces de cumplir sus sueños, nos encontramos ahora a esta pareja en una cierta madurez con más kilos y arrugas que se aprovecha de la nostalgia de esos espectadores que han crecido, han amado y han sentido a lo largo de estos años junto a estos dos personajes. Gracias al acertado retrato psicológico de los personajes, y a la química y a la improvisación espontánea de dos actores que se complementan perfectamente, la película entra hondo tratando temas universales como el amor, la existencia y el paso del tiempo comprendiendo desde el primer minuto que efectivamente estamos ante esos jóvenes que conocimos en Viena y que ahora se enfrentan a los vaivenes de una relación más asentada, con sus sinsabores y crisis. Más oscura y amarga que las anteriores, al haber pasado la fase del enamoramiento juvenil, nos encontramos con un certero retrato que va más allá del amor, sino que se centra en la capacidad de compañeros que tienen una pareja para continuar juntos a pesar de los avatares y decepciones y los sacrificios que implica la vida en común. El amor como vehículo de supervivencia. Una pareja que ya no vive de los sueños o de su mundo futuro idealizado, sino que se encuentra en el ecuador de sus vidas con problemas reales y con las responsabilidades propias de una pareja que pone su vida en común y que no sólo interactúa como tal sino también como padres. El tiempo actuando como erosionador de sueños en una particular catarsis sobre lo que es su vida frente a lo que se imaginaron, lo que les convierte en más cínicos e irónicos. Una película que, a pesar de todo, también es la más entretenida y accesible de la trilogía por ver a una pareja que muestra lo que somos de una manera que emociona de lo realmente contado que está a través de una continua sucesión de diálogos, tanto en los momentos de felicidad como en las discusiones arrebatadas. También les vemos interactuando con otras personas, algo que se dejaba de lado en las anteriores películas en las que la cosa quedaba entre ellos como si fuera el cine de Rohmer. El que la película se desarrolle en Grecia, además de servir como escenario alejado de la idealización romántica y más centrada en la erosión de cualquier relación, sirve para disfrutar de conversaciones sobre el arte y la cultura. Hay más importancia de los papeles secundarios y sobrevuela la idea de cómo la tecnología hubiera convertido en muy diferente la relación de esta pareja al no pasarse en la primera el número de teléfono. Algo que en época de redes sociales sería impensable. Ethan Hawke y Julie Delpy nunca han estado mejor (aunque el personaje de ella ha ganado en antipatía al ser más consciente del paso del tiempo y la aparición de las fricciones alejándose de esa joven encantadora de antaño frente a una evolución más coherente, pero de eterno adolescente, en el caso de él) y se nota la mano que tienen en un guión fresco y natural en el que todo encaja. No es una pareja de ficción, han logrado reflejar la vida misma y eso duele y deja huella. Como ellos mismos han afirmado, si la primera película era sobre lo que podría haber sido, y la segunda sobre lo que debería haber sido, este nuevo trabajo muestra la vida como lo que es. Una obra maestra de las relaciones humanas que no hay que perderse y cuyo naturalismo y desnudez del alma conmueve.

Conviene saber: A pesar de los intentos de llevar a cabo otros trabajos por parte de Ethan Hawke, y en el campo de la dirección por Julie Delpy y Richard Linklater, ninguno ha alcanzado un punto más alto que el de estas películas. ¿Habrá cuarta entrega en 2022?

La crítica le da un OCHO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario