“El gordo y el flaco (Stan & Ollie)”

“El gordo y el flaco (Stan & Ollie)”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Stan y Ollie, conocidos en castellano como “El gordo y el flaco”, se embarcan en su gira de despedida ahora que su época dorada parece haber quedado anclada en el pasado. Con la ayuda de sus respectivas mujeres, Lucille e Ida, ambos logran conquistar al público de las salas de Reino Unido gracias a su peculiar manera de interpretar y de entender el mundo. Este biopic ahonda en la personalidad de ambos personajes y en las circunstancias personales que les convirtieron en figuras cómicas de leyenda.

Conviene ver: “El gordo y el flaco (Stan & Ollie)” tiene ese marchamo de calidad británica que inunda un biopic nostálgico y melancólico que se centra en lo más interesante de la pareja, más allá de su relación profesional y personal, sino en esos años en los que después de tocar la gloria (avejentados por la edad y apesadumbrados por ya no contar con el favor del público), y sus disputa con el productor Hal Roach, languidecen como reliquias del pasado apoyados por sus dos enérgicas e inspiradoras mujeres que les llevan a emprender la aventura de llevar a cabo una gira teatral por la Inglaterra de 1952 para vivir su canto del cisne y llevarse el tributo final que merecen tras provocar grandes momentos a los espectadores con sus cortos, cintas y apariciones a lo largo de la década de los 30 a través de su blanco humor reparador tras el crack económico de 1929. Una cinta, que adapta el libro de A. J. Marriot “Laurel and Hardy: The british tours” (1993), que reivindica la figura de estos genios del humor que sacaron lustre de sus características físicas para definir a sus personajes y vertebrar el contrapunto entre ellos, sustentado en el ingenio y el humor físico, acercándose a su etapa más desconocida, la de la decadencia en la que la frágil mente del artista es capaz de la peor de las autodestrucciones. Afortunadamente se tuvieron entre ellos, así como sus mujeres (estupendas Shirley Henderson y Nina Arianda), más madres protectoras y managers que otra cosa, y el buen recuerdo que siempre dejaron, entre momentos de amistad y rencillas personales, que llevan a un conjunto tierno en un canto a la unión y la gratitud frente al paso del tiempo con los achaques de la salud, la neblina de la soledad y los cambios en los hábitos de consumo en décadas como la de los 40 y los 50 que relegaron la “slapstick comedy”, hicieron prevalecer el sonoro y encontraron nuevos tipos de historias, más complejas, profundas y ambiciosas, así como a nuevas estrellas a las que alumbrar. Un trabajo minucioso, documentado y medido sobre la provechosa relación de dos hombres enamorados de su profesión y del calor del público, dependientes entre ellos para pulir su arte, que permite tanto a John C. Reilly como a Steve Coogan brillar absolutamente ante el reto de no caer en la caricatura, conectar con la humanidad y sensibilidad de esos dos tipos y lograr que no nos imaginemos a otros actores en esos trabajos que más que interpretaciones son reencarnaciones en una cinta que, por otra parte, sin ser eso un defecto, va a lo seguro y prefiere apostar por la definición de personajes más allá de abarcar o pecar de ambiciosa.

Conviene saber: La cinta de John S. Baird ha conseguido distintas nominaciones para sus actores. John C. Reilly (Oliver Hardy) fue candidato en USA al Globo de Oro y al Critics´Choice mientras que Steve Coogan (Stan Laurel) recibió menciones en Reino Unido en los Bafta y en los BIFA.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario