“El libro de la selva”

“El libro de la selva”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 4,25 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Toda la información en Facebook.

El argumento: Sigue la historia de Mowgli, un niño al que cría una manada de lobos en la selva, y que se embarca en un fascinante viaje de autodescubrimiento cuando se ve obligado a abandonar el único hogar que ha conocido en toda su vida. Nueva adaptación de la novela de aventuras de Rudyard Kipling.

Conviene ver: Disney sabe que tiene detrás el peso nostálgico del clásico juguetón y animado de “El libro de la selva”, la última película producida por el propio Walt Disney antes de su fallecimiento, llevando al cine el relato de Rudyard Kipling que tuvo ya una primera versión (una superproducción para la época) en 1942. Después de algunos intentos poco afortunados la compañía tira la casa por la ventana en un disfrute técnico que, sin llegar al punto de la película de referencia, cumple con nota el expediente. Un apabulle técnico en el diseño de personajes y sobre todo en la frondosidad de la selva que convierte a la cinta en toda una proeza digna de James Cameron o Ang Lee. La historia es conocida pero reinventa a los personajes manteniendo la madurez de la conciencia de algunos (la pantera Bagheera de Ben Kingsley), la maldad de otros (el imponente Shere Khan de Idris Elba), la inmadurez juguetona (el oso Baloo de Bill Murray) y cambiando el peso de personajes como los lobos que acogen a Mowgli, la seducción nada torpe de Kaa (Scarlett Johansson) o de un rey Louie (Christopher Walken) más cercano al Kurtz de “Apocalypse Now” que al jazzístico de la versión animada. Una cinta que digitaliza y actualiza con éxito la historia haciéndola más universal para un público amplio aunque el falte alma y consistencia, así como el hecho de que no deje de chirriar que en una película tan pretendidamente realista los animales hablen. Una película vibrante que apuesta por la acción, el trasfondo dramático y por cierto poder evocador e imaginativo que deja de lado las ideas más simpáticas de la cinta de 1967 para adentrarse en un terreno en una cinta que apostando sobre seguro y respetando el referente (mucho más que “Maléfica”), y con el peso de la marca, no duda en explorar nuevos territorios dejando absorto al espectador por su empaque y poder imaginativo.

Conviene saber: Jon Favreau vuelve al cine espectáculo tras su más personal “Chef” (2014).

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario