“El rehén”

“El rehén”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,33 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Mason Skiles es uno de los diplomáticos más importantes de los Estados Unidos que abandonó el Líbano en la década de los 70 tras un trágico accidente. Diez años después, la CIA lo llama de vuelta a un Beirut devastado por la guerra con una misión que sólo él puede cumplir. Mientras tanto, una agente de la CIA que trabaja encubierta en la embajada estadounidense tiene la tarea de mantener a Skiles con vida y asegurar que la misión sea un éxito. Sin saber quién está de su lado y con vidas en juego, Skiles debe superar todos los obstáculos para exponer la verdad.

Conviene ver: Brad Anderson responsable de títulos como “El maquinista” y “Transsiberian” se adentra en el género del espionaje llevando a la gran pantalla un guión escrito por Tony Gilroy que ya se ha curtido en la materia con la serie cinematográfica protagonizada por Jason Bourne. Un diplomático estadounidense regresa a Beirut durante la década de los 80 en plena guerra civil con el fin de acometer una arriesgada misión: dar con un agente que ha sido secuestrado. “El rehén” entra directamente en el universo del escritor John Le Carré gracias a un guión sólido, un buen pulso narrativo y especialmente por la interpretación de un Jon Hamm contundente en su primer gran papel fuera de la serie “Mad Men” recordando a cualquier gran actor de cine clásico, el actor norteamericano está muy bien acompañado por Rosamund Pike en la piel de una agente de la CIA que tiene el cometido de protegerle y los robaescenas Shea Whigham y Dean Norris. Y es que el guión de Gilroy ayuda mucho a Hamm a la hora de reflejar a un símbolo de masculinidad deteriorada por el alcohol, el cinismo y el baqueteo de una arriesgada profesión en el que la mecha entre la diplomacia y el polvorín se queda demasiado corta. Que pena que la dirección de Anderson no ayude a dar un salto de calidad que por el resto de mimbres la cinta podría haber dado. El film puede parecer un thriller del montón pero se define como una digna sucesora del cine de espionaje de los 50, 60 o 70 sin adentrarse en complejidades narrativas o sociopolíticas que no desvirtúan el interés y la comprensión de la historia a pesar de los grupos terroristas, religiosos y políticos que confluyen en una zona de honda complejidad.

Conviene saber: Décimo largometraje del director Brad Anderson.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario