"El traidor"

"El traidor"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 3,50 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: A principios de los años 80 se produjo una guerra entre los jefes de la mafia siciliana. Tommaso Buscetta, un hombre hecho a sí mismo, decide huir para esconderse en Brasil. Sus hijos son asesinados mientras él se ve incapaz de hacer nada para impedirlo. Cuando es extraditado por la justicia brasileña, Buscetta toma una decisión totalmente inesperada tanto para él como para todos los que le conocían: decide reunirse con el juez Giovanni Falcone, traicionando así el juramento que realizó con la Cosa Nostra.

Conviene ver: “El traidor” es lo nuevo de Marco Bellocchio, uno de los directores que mejor ha sabido retratar la realidad social de su país como demuestra con esta cinta en la que el montaje y el nervio no desmerece al cine de mafiosos de Scorsese. El director de 80 años hace un cine histórico, social e incluso melancólico a la hora de adentrarse en la memoria de su país pero, en este caso, adentrándose en la historia real de Tommaso Buscetta, que ante la espiral de violencia y muerte que terminó con miembros de su propia familia (obligándole a huir a Brasil), y tras una pacificación fingida, se reunió con el juez Giovanni Falcone para dinamitar como informante desde dentro a toda la organización de La Cosa Nostra con el riesgo que ello suponía cayendo grandes capos e hiriendo de muerte a la Omertá, la ley del silencio. Uno de los problemas del cine de Bellocchio es la falta de concreción y síntesis que le hace dirigir films que exigen tiempo y paciencia al espectador para meterse en una atmósfera de la historia conseguida y entretenida pero con sus altibajos de interés y sin la brillantez de otros títulos pero sí con una rigurosidad medida y académica pero con el brío y el empaque necesario que nos lleva a captar el carisma, personalidad y dilemas morales del protagonista que vive en el riesgo permanente y al que sólo le mantiene a flote su dignidad y su deseo de llegar a viejo y poder morir en su cama con relativa paz. Una rotunda propuesta que se adentra en las últimas cuatro décadas de la sociedad italiana y que recuerda en parte a ese “Silvio (y los otros)” por la decadencia política y social de la época, incluso apareciendo personajes tan cuestionables como Giulio Andreotti, aunque sea mucho más sobria y sin ser grotesca. Empieza con un montaje vibrante en la presentación de personajes y ritos de la mafia para derivar en el circo del macrojuicio de Palermo primero, con los acusados entre gritos, reproches y careos, que llevaría a más de 350 personas a la cárcel, con una condena bajo la música del Va, pensiero de "Nabucco" de Giuseppe Verdi, y después una fase más introspectiva y reflexiva sobre el paso del tiempo, el miedo y la culpa entendiendo que, por mucha redención de cara a los tribunales, la organización nunca termina de salir del que ha pertenecido a ella. Pierfrancesco Favino es un capo rotundo y simiesco, que defiende la moralidad de la pureza de la mafia y que justifica su traición por el devenir de la misma en los últimos tiempos, alejada de sus propios códigos de honor y de respeto, que pasa de la sobriedad hierática a desplegar todas sus armas de carisma entre sesiones en un juicio intenso y viral y también en karaokes otoñales en un crisol de personalidad que se mueve entre el héroe, el villano y el arrepentido mostrando su poderío en la mirada y la vena mujeriega y hedonista del personaje, controvertido en su intento de mostrar un atisbo de honorabilidad dentro de la Cosa Nostra que permitió a Falcone presentar a la organización como una estructura jerárquica unificada y dirigida por una comisión que, aunque no se manchaba las manos directamente, era responsable última de todos los actos criminales llevados a cabo, la mayoría de ellos luchas de poder y venganzas personales en la guerra abierta entre las diversas familias. Una estupenda reconstrucción con más ambición que concreción en la que el director muestra nervio, pulso con valor didáctico y aroma de tragedia griega en una propuesta que de manera cíclica deja el simbolismo de que la mafia, por mucho que pase el tiempo, siempre queda a la espera y vuelve dispuesta a cumplir su misión.

Conviene saber: A competición en el Festival de Cannes 2019, representante de Italia para el Oscar 2020 a la mejor película internacional, mejor actor en el Festival de Sevilla 2019 y 4 nominaciones en los premios del cine europeo 2019.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario