Conexión Oscar 2020: 93 títulos pelearán por el Oscar a la mejor película internacional

Conexión Oscar 2020: 93 títulos pelearán por el Oscar a la mejor película internacional

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,33 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Tras los 87 países que compitieron por el Oscar a la mejor película de habla no inglesa en la edición de 2019 llega una nueva época para una categoría que, sin tener cambios en el sistema de elección de candidatos o votación de los ganadores, recibe ahora el nombre de Oscar a la mejor película internacional. Netflix no dejó opción hace unos meses en un apartado que dominó con claridad “Roma” suponiendo el primer Oscar para México aunque no pudiera ser la primera cinta en ganar tanto en este apartado como en el general de mejor película. España competirá con “Dolor y gloria” con la intención de romper la maldición de nuestro país en esta categoría desde el Oscar de “Mar adentro” en 2005. Cifra record con 93 películas en liza superando las 92 de hace dos años.

Han quedado fuera sin razones conocidas las candidatas que presentaron Afganistán (“Hava, Maryam, Ayesha” de Sahraa Karimi) y Uganda (“Kony: Order from above” de Steve T. Ayeny).

Albania: “Delegacioni” de Bujar Alimani
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. El relato está ambientado en Albania, en el año 1990, cuando el país parecía avanzar camino de la democratización mientras el viejo régimen comunista intentaba aferrarse al poder. Leo, un profesor y preso político, es liberado de su celda y trasladado hasta una peluquería. Sin ninguna explicación, los guardias de prisión y las autoridades lo meten en un coche y parten hacia un destino incierto. Poco a poco, entendemos que no se trata de una ejecución, ni tampoco de un simple traslado. Leo es conducido hasta Tirana, donde debe testificar a favor de las autoridades frente a un representante de las instituciones europeas que ha llegado a la ciudad como parte de una delegación. Sin embargo, antes de que pueda llevar a cabo esta tarea, todo se complica.

Alemania: “System crasher” de Nora Fingscheidt
Este país cuenta con 20 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “El tambor de hojalata” en 1980, “En algún lugar de África” en 2003 y “La vida de los otros” en 2007. En su salvaje búsqueda de amor, la enérgica e indomable Benni, una niña de 9 años abandonada por su madre y que vive en una familia de acogida, lleva a todos a su alrededor a la desesperación.

Arabia Saudí: “The perfect candidate” de Haifaa Al-Mansour
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Una mujer se ve obligada a dar marcha atrás en un aeropuerto por culpa de su tutor masculino, cuyos papeles no están en regla. Motivada por este hecho, decide iniciar una campaña para pelear contra las normas machistas que imperan en Arabia Saudí en relación al comportamiento social y a la influencia de la familia en decisiones importantes y que deberían ser unipersonales.

Argelia: “Papicha” de Mounia Meddour
Este país cuenta con 5 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Z” en 1970. Argelia, 1997. El país está en manos de grupos terroristas que buscan instaurar un estado islámico y retrógrado. Las mujeres son las que más se ven afectadas por sus nuevas leyes, con las que los líderes buscan controlar sus cuerpos y su manera de comportarse en sociedad. Cuando la situación empieza a ir más allá de lo que las mujeres pueden soportar, Nedjma, una joven estudiante a quien le apasiona el mundo de la moda, decide defender a las chicas adolescentes celebrando un certamen de moda que desafía todas las normas establecidas.

Argentina: “La odisea de los giles” de Sebastián Borensztein
Este país cuenta con 7 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “La historia oficial” en 1986 y “El secreto de sus ojos” en 2010. Provincia de Buenos Aires, fines del 2001. Un grupo de amigos y vecinos pierde el dinero que había logrado reunir para reflotar una vieja cooperativa agrícola. Al poco tiempo, descubren que sus ahorros se perdieron por una estafa realizada por un inescrupuloso abogado y un gerente de banco que contaban con información de lo que se iba a desencadenar en el país. Al enterarse de lo sucedido, este grupo de vecinos decide organizarse y armar un minucioso plan con el objetivo de recuperar lo que les pertenece.

Armenia: “Lengthy night” de Edgar Baghdasaryan
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. A partir del siglo XXI, con una historia sobre una pareja cuya relación está bajo estrés, la película se remonta en el tiempo al Genocidio Armenio de 1915 y en el lejano pasado del país a principios del siglo XI tocando las tragedias del pasado de Armenia, cuya memoria sigue manteniendo unido al país como nación hasta el día de hoy.

Australia: “Buoyancy” de Rodd Rathjen
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Chakra, un niño camboyano de 14 años, deja su hogar en busca de una vida mejor, pero es vendido como esclavo al capitán de un barco pesquero tailandés. Mientras los demás esclavos son torturados y asesinados a su alrededor, se da cuenta de que su única esperanza de libertad es volverse tan violento como sus captores.

Austria: “Joy” de Sudabeh Mortezai
Este país cuenta con 4 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Los falsificadores” en 2008 y “Amor” en 2013. Joy es una joven mujer nigeriana atrapada en el círculo vicioso del tráfico sexual. Trabaja las calles para para poder devolver la deuda que contrajo con su Madame mientras trata de ayudar al resto de la familia que permanece en Nigeria, especialmente para que su hija Vienna pueda tener una vida mejor que la suya. Cuando conoce a Precious, una joven e inocente muchacha recién llegada que no comprende su nueva condición social, acepta hacerse cargo de ella mientras lucha por comprender cómo funciona el despiadado sistema de explotación sexual al que se ven sometidas tanto ella como sus compañeras.

Bangladesh: “Alpha” de Nasiruddin Yousuff
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Gira en torno a la vida de un pintor de rickshaw que vive en las afueras de la capital del país, Dhaka, y lucha por alimentar sus aspiraciones artísticas.

Bélgica: “Nuestras madres” de César Díaz
Este país cuenta con 7 nominaciones al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Guatemala, 2013. El país está fascinado por el juicio de los oficiales militares que comenzaron la guerra civil. Los testimonios de las víctimas siguen llegando. Ernesto, un joven antropólogo de la Fundación Forense, identifica a las personas que han desaparecido. Un día, a través de la historia de una anciana, Ernesto cree que ha encontrado una pista que le permitirá encontrar a su padre, un guerrillero que desapareció durante la guerra.

Bielorrusia: “Debut” de Anastasiya Miroshnichenko
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Más de 1.500 mujeres están detenidas en una cárcel para delincuentes por primera vez. Once de ellas se han ofrecido como voluntarias para participar en una obra de teatro. Sus razones varían: algunos lo ven como una pequeña ruptura del tedio de la vida en prisión, algunos lo ven como terapia, y otros lo enfocan como una práctica para cuando regresan a la sociedad. Los ensayos sirven como leitmotiv para este retrato equilibrado que libera sutilmente a estas mujeres del estigma de ser criminales. Las mujeres hablan como madres, hijas y esposas. Extrañan a sus familias y luchan con la culpa de perder tantos años tras las rejas.

Bolivia: “Tu me manques” de Rodrigo Bellott
Este país nunca ha sido nominada al Oscar. Jorge, un padre tradicional boliviano, recibe noticias del suicidio de su hijo Gabriel. Semanas después de la tragedia encuentra le computador portátil de su hijo donde descubre que tenía una relación amorosa con Sebastián, otro joven compatriota que vive la ciudad de NY, donde su hijo estudiaba. Después de una primera confrontación violenta por Skype, Jorge decide ir a NY a buscar respuestas sobre la muerte de su hijo, pero lo que encuentra le cambiara la vida para siempre.

Bosnia: “The son” de Ines Tanović
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar y se llevó el premio con “En tierra de nadie” en 2002. Arman está a punto de cumplir 18 años. Cuando era un bebé fue adoptado por Jasna y Senad, que pensaban que no podían tener hijos. Sin embargo, cuatro años después de la adopción, Jasna dio a luz a Dado. A lo largo de su vida, Arman ha tenido problemas por ser un niño adoptado. Lleno de energía, constantemente se mete en problemas con sus compañeros de la escuela. A pesar de ser muy inteligente, está etiquetado como un niño problemático. El único lugar donde se siente seguro y amado es con los padres de Jasna. Al mismo tiempo, Arman hace lo posible para cuidar a Dado. Sin embargo, a pesar de todo lo que hace para apoyar a su hermano, sus padres interpretan mal la actitud de Arman, y le culpan por cada problema con Dado.

Brasil: “La vida invisible de Eurídice Gusmão” de Karim Aïnouz
Este país cuenta con 4 nominaciones al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Río de Janeiro, 1940. Guida y Euridice Gusmão son dos mujeres que han sido criadas para pasar desapercibidas en la sociedad brasileña de su época, como todas las demás de su generación.

Bulgaria: “Ága” de Milko Lazarov
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. En una cabaña, en los campos abarrotados de nieve del norte, viven Nanook y Sedna, siguiendo las tradiciones de sus ancestros. Su vida empieza a cambiar cuando cazar se vuelve más difícil, los animales empiezan a morir de forma extraña y el hielo empieza a derretirse cada vez más. Chena, que los visita regularmente, es su única conexión con el exterior y con su hija Ága, que dejó la tundra hace tiempo. Cuando la salud de Sedna se deteriora, Nanook decide cumplir su sueño: visitar a Ága.

Camboya: “In the life of music” de Caylee So y Sok Visal
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Cuenta la historia de cómo una canción llamada Champa Battambang y popularizada por Sinn Sisamuth cumple un rol crucial en la vida de tres generaciones distintas.

Canadá: “Antigone” de Sophie Deraspe
Este país cuenta con 7 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Las invasiones bárbaras” en 2004. A pesar del drama que rodea la inmigración de su familia, Antigone se ha adaptado bien a la vida norteamericana. Con su hermana Ismene, sus hermanos Eteocles y Polynices, y su abuela Menoeceus, la adolescente vive una vida modesta pero relativamente tranquila en un barrio obrero de Montreal. La tragedia golpea de nuevo a la familia cuando el hermano mayor de Antigone, Eteocles, es asesinado injustamente por la policía durante el arresto de su hermano Polynices, un traficante de poca monta.

Chile: “Araña” de Andrés Wood
Este país cuenta con 2 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Una mujer fantástica” en 2018. Andrés Wood vuelve a aproximarse al golpe de Estado chileno, esta vez centrándose en el frente nacionalista Patria y Libertad, grupo que en los 70 realizaba sabotajes para intentar derrocar al Gobierno de Allende. El film narrará la historia de un triángulo amoroso y la traición entre tres militantes del movimiento paramilitar: Inés, Justo y Gerardo. Durante la actividad que el grupo realizaba contra gobierno de la Unidad Popular, entre Inés y Gerardo se gestará una relación amorosa. Un acto de deslealtad los separará de su camarada Gerardo, quien regresará a sus vidas 40 años después para poner en riesgo los puestos de prestigio y riqueza que han alcanzado.

China: “Ne zha” de Yu Yang
Este país cuenta con 2 nominaciones al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. La caída de la Dinastía Shang y la llegada al poder de la Dinastía Zhou, intercalando numerosos elementos de mitología china incluidos dioses, diosas, inmortales y espíritus.

Colombia: “Monos” de Alejandro Landes
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. En una montaña lejana, ocho niños con armas vigilan a un rehén y a una vaca lechera secuestrada.

Corea del Sur: “Parásitos” de Bong Joon-ho
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Tanto Gi Taek como su familia están sin trabajo. Cuando su hijo mayor, Gi Woo, empieza a dar clases particulares en casa de Park, las dos familias, que tienen mucho en común pese a pertenecer a dos mundos totalmente distintos, comienzan una interrelación de resultados impresivibles.

Costa Rica: “El despertar de las hormigas” de Antonella Sudasassi Furniss
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Isa es modista y vive con su familia en un pequeño pueblo de Costa Rica. Su esposo Alcides desea que tengan un tercer hijo: un varón. Isa, sin embargo, no quiere otro embarazo. Quiere enfocarse en el trabajo y ya tiene más que suficiente en su vida con dos hijas. Hasta ahora, nunca ha cuestionado su papel dentro de la familia. Sin embargo, cuando se da cuenta de que Alcides no parece estar escuchando y persiste con su deseo de tener un tercer hijo, se da cuenta de que algo debe cambiar.

Croacia: “Mali” de Antonio Nuić
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. La historia de un traficante de drogas que pelea por tener la custodia de su hijo a pesar de haber salido de prisión.

Cuba: “Un traductor” de Rodrigo Barriuso y Sebastián Barriuso
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Como consecuencia del accidente nuclear de Chernobyl, Malin, un profesor de literatura rusa de la Universidad de La Habana es separado de su familia y su trabajo para ser reasignado como traductor entre los médicos cubanos y los niños que empiezan a llegar de la URSS para recibir tratamiento por exposición a la radiación. Arrancado del abstracto mundo académico dentro del implacable mundo de la medicina, Malin debe encontrar una solución para evitar su creciente depresión.

Dinamarca: “Queen of hearts” de May el-Toukhy
Este país cuenta con 12 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “El festín de Babette” en 1988, “Pelle el conquistador” en 1989 y “En un mundo mejor” en 2011. Annie es una exitosa abogada que vive en una casa de estilo modernista con sus dos hijas y su marido Peter, un reputado físico. La aparición de Gustav, un hijo que pertenece a una relación previa de Peter, pone patas arriba la armonía que reina en la vida de Annie. Lo que en un principio parece ser un movimiento liberador para ella pronto se convierte en una historia de poder y traición que tendrá consecuencias devastadoras en su vida.

Ecuador: “La mala noche” de Gabriela Calvache
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Ella es la mujer perfecta hasta que decide ser libre.

Egipto: “Poisonous roses” de Fawzi Saleh
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Saqr vive en el distrito de las curtiembres de El Cairo, un barrio pobre dominado por el ruido de pieles trituradas y el hedor de las aguas pútridas que infestan sus callejones oscuros. Mientras él sueña con una vida mejor lejos de allí, su hermana Taheya hace todo lo posible por disuadirlo.

Eslovaquia: “Let there be light” de Kevin Sorbo
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Un ateo vive una experiencia cercana a la muerte tras un accidente de coche y se convierte al cristianismo.

Eslovenia: “History of love” de Sonja Prosenc
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Iva, de 17 años, se encuentra en proceso de reconciliarse con la muerte de su madre. Influenciada por esta profunda pérdida personal y por el descubrimiento de que no sabía todo sobre su madre, la joven se sumerge lentamente en un mundo extraño, casi de ensueño, lejos de la realidad.

España: “Dolor y gloria” de Pedro Almodóvar
Este país cuenta con 19 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Volver a empezar” en 1983, “Belle epoque” en 1994, “Todo sobre mi madre” en 2000 y “Mar adentro” en 2005. Narra una serie de reencuentros en la vida de Salvador Mallo, un director de cine en su ocaso. Algunos de ellos físicos, y otros recordados, como su infancia en los años 60, cuando emigró con sus padres a Paterna, un pueblo de Valencia, en busca de prosperidad, así como el primer deseo, su primer amor adulto ya en el Madrid de los 80, el dolor de la ruptura de este amor cuando todavía estaba vivo y palpitante, la escritura como única terapia para olvidar lo inolvidable, el temprano descubrimiento del cine, y el vacío, el inconmensurable vacío ante la imposibilidad de seguir rodando. “Dolor y gloria” habla de la creación, de la dificultad de separarla de la propia vida y de las pasiones que le dan sentido y esperanza. En la recuperación de su pasado, Salvador encuentra la necesidad urgente de volver a escribir.

Estonia: “Truth and justice” de Tanel Toom
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Un enfrentamiento rural con matices históricos a finales del siglo XIX.

Etiopía: “Running against the wind” de Jan Philipp Weyl
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. La lucha y los sueños de dos hermanos por convertirse en deportistas olímpicos.

Filipinas: “Verdict” de Raymund Ribay Gutierrez
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Joy, una mujer que sufre maltratos físicos y psicológicos por parte de su marido alcohólico Dante, decide denunciarlo sumiéndose en un complejo juicio por parte del sistema de justicia.

Finlandia: “Stupid young heart” de Selma Vilhunen
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Dos adolescentes, el despreocupado Lenni y Kiira, una chica popular en el instituto, se enamoran y comienzan a salir. Poco tiempo después, y sin haber acabado la secundaria, se encuentran esperando un bebé. Al no haber tenido una figura paterna, el joven Lenni quiere buscar un modelo a seguir para madurar como padre. Por ello conoce a Janne, un hombre activista que se mudó recientemente al vecindario de Lenn, y que tiene ciertas ideas de extrema derecha.

Francia: “Los miserables” de Ladj Ly
Este país cuenta con 39 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Monsieur Vincent” (1949), “Demasiado tarde” (1951), “Juegos prohibidos” (1953), “Mi tío” (1959), “Orfeo negro” (1960), “Sibila” (1963), “Un hombre y una mujer” (1967), “El discreto encanto de la burguesía” (1973), “La noche americana” (1974), “Madame Rosa” (1978), “¿Quiere ser el amante de mi mujer?” (1979) e “Indochina” (1993). Stéphane se unió a las brigadas anticriminales de Montfermeil en 1993. Allí conoce a sus nuevos compañeros, Chris y Gwada, que le muestran las enormes tensiones que existen entre los distintos grupos organizados que pelean por hacerse con el control del distrito.

Georgia: “Shindisi” de Dito Tsintsadze
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. El enfrentamiento de las tropas rusas en su enfrentamiento con el pueblo georgiano en unos hechos ocurridos en 2008 aniquilando a 17 soldados en Shindisi, recóndito lugar que fue el escenario de una emboscada marcada por la sangre y la fuerza aniquiladora del estamento militar.

Ghana: “Azali” de Kwabena Gyansah
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Una chica en un pequeño pueblo tiene que afrontar el matrimonio que ha concertado su familia con un hombre de 70 años.

Grecia: “When tomatoes met Wagner” de Marianna Economou
Este país cuenta con 5 nominaciones al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Dos ingeniosos primos, con la ayuda del saber de las abuelas y la ilusión de los habitantes de un aislado pueblo de Grecia, consiguen levantar los ánimos y la economía del lugar, exportando pequeños frascos con tomates orgánicos y conservas con un método poco ortodoxo… Una historia entrañable sobre el poder de las relaciones humanas.

Honduras: “Café con sabor a mi tierra” de Carlos Membreño
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. En la película, basada en hechos reales con un enfoque en el valor humano, los espectadores tendrán la oportunidad de conocer el sacrificio, lucha y trabajo que hay detrás de una aromática taza de café que se consume en Honduras y el mundo; el amor a la familia, patrimonio, cultura, valores y, sobretodo, la imagen positiva del país.

Hong Kong: “The white storm: Drug lords” de Herman Yau
Este país cuenta con 2 nominaciones al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Un ex-mafioso, Yu Shun-Tin, abandona el mundo del crimen para dedicarse al altruismo y a los negocios legales. Sin embargo, un antiguo compañero dentro del mundo de las triadas se ha convertido en el narcotraficante más poderoso de Asia y le guarda un rencor imborrable por hechos que ocurrieron 20 años atrás.

Hungría: “Those who remained” de Barnabás Tóth
Este país cuenta con 10 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Mephisto” en 1982 y “El hijo de Saúl” en 2016. Se centra en el poder curativo del amor en medio de un conflicto nacional caracterizado por la pérdida y el trauma. Una joven adolescente que vive en una Hungría devastada tras la II Guerra Mundial descubre cómo el cariño puede cerrar heridas que pensaba irreparables.

India: “Gully boy” de Zoya Akhtar
Este país cuenta con 3 nominaciones al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Un joven musulmán de 22 años que vive en un gueto de Bombay se da cuenta de su amor por el rap e intenta perseguir su sueño.

Indonesia: “Memories of my body” de Garin Nugroho
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Juno es solo un niño cuando su padre se va, abandonándolo en su pueblo de Java Central. Cuando se queda solo, ingresa en una escuela de baile Lengger en la que los hombres se transforman, adoptando la apariencia y los movimientos de las mujeres. Pero la sensualidad y la sexualidad que rodea a los bailes, combinadas con la violencia social y política del entorno que lo rodea, empujan a Juno a moverse de pueblo en pueblo.

Irán: “Finding Farideh” de Kourosh Ataee y Azadeh Moussavi
Este país cuenta con 3 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Nader y Simin, una separación” en 2012 y “El viajante” en 2017. Documental sobre una mujer iraní que fue adoptada por una pareja de daneses hace 40 años llevando a cabo un viaje hacia su madre patria en busca de unos orígenes que reclaman para sí tres familias diferentes siendo necesaria la identificación por ADN.

Irlanda: “Gaza” de Garry Keane y Andrew McConnell
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Retrato del día a día de los ciudadanos de Gaza, que continúan sus vidas a pesar de habitar en el epicentro del conflicto.

Islandia: “A white, white day” de Hlynur Palmason
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. En una remota ciudad islandesa, un jefe de policía retirado comienza a sospechar que un hombre tuvo un romance con su esposa, quien recientemente murió en un accidente automovilístico. Poco a poco, su obsesión por descubrir la verdad se acumula e inevitablemente mientras comienza a ponerse en peligro a sí mismo y a sus seres queridos.

Israel: “Incitement” de Yaron Zilberman
Este país cuenta con 10 nominaciones al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Detalles del año en el que se produjo el asesinato del primer ministro de Israel, Details the year leading to the assassination of Israel’s Prime Minister, Isaac Rabin (1922-1995), desde el punto de vista de su asesino.

Italia: “El traidor” de Marco Bellocchio
Este país cuenta con 28 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “El limpiabotas” en 1948, “Ladrón de bicicletas” en 1950, “Demasiado tarde” en 1951, “La strada” en 1957, “Las noches de Cabiria” en 1958, “Fellini 8 1/2” en 1964, “Ayer, hoy y mañana” en 1965, “Investigación sobre un ciudadano libre de toda sospecha” en 1971, “El jardín de los Finzi-Contini” en 1972, “Amarcord” en 1975, “Cinema Paradiso” en 1990, “Mediterráneo” en 1992, “La vida es bella” en 1999 y “La gran belleza” en 2014. A principios de los años 80 se produjo una guerra entre los jefes de la mafia siciliana. Tommaso Buscetta, un hombre hecho a sí mismo, decide huir para esconderse en Brazil. Sus hijos son asesinados mientras él se ve incapaz de hacer nada para impedirlo. Cuando es extraditado por la justicia brasileña, Buscetta toma una decisión totalmente inesperada tanto para él como para todos los que le conocían: decide reunirse con el juez Giovanni Falcone, traicionado así el voto que realizó con la Cosa Nostra.

Japón: “El tiempo contigo” de Makoto Shinkai
Este país cuenta con 16 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Rashomon” en 1952, “La puerta del infierno” en 1955, “Samurái” en 1956 y “Despedidas” en 2009. Hotaka Morishima es un estudiante de secundaria que se muda a Tokio para dejar atrás su vida en una isla aislada del mundo. Allí conocerá a Akina Amano, una chica con el misterioso poder de manipular y controlar el clima a su antojo.

Kazajistán: “The golden throne” de Rustem Abdrashev
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Historia sobre guerras entre tribus normandas descendientes de Genghis Khan en el siglo XV.

Kenia: “Subira” de Ravneet Chadha
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Subira, de 11 años, es una joven descarada criada en una comunidad musulmana ortodoxa en la remota isla de Lamu, Kenia. Sueña con ser tan libre como su hermano, pero su madre quiere que siga la tradición y aprenda a ser una mujer ejemplar. Subira, sin embargo, tiene otros planes. Quiere vivir según sus propias reglas sin importar lo que la gente diga.

Kirguistán: “Aurora” de Bekzat Pirmatov
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Asia Central. Un sanatorio llamado Aurora, se encuentra a orillas del alto lago montañoso Issyk-Kul y la acción de la película está teniendo lugar en este sanatorio. Todo sucede en un día. El sanatorio sirve como un espejo de todo el país, que es una especie de centro de salud para su población, con su hermosa naturaleza. La ruptura repentina del equilibrio entre el tiempo y el espacio conduce al inicio del mecanismo de los procesos fatales.

Kosovo: “Zana” de Antoneta Kastrati
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Acosada por su pasado, una mujer kosovar lucha por conciliar las expectativas de la maternidad con un legado de brutalidad en los tiempos de guerra. En Kosovo, Lume, una mujer albanesa, vive con su esposo Ilir y su suegra Remzije. Habiendo perdido su único hijo en la guerra, Lume tiene pesadillas nocturnas y no puede concebir. Desesperada por llenar un vacío, su familia presiona para buscar curanderos mágicos para tratar su infertilidad. Cuando Lume se resiste, Remzije trae a la casa a una futura esposa ansiosa y más joven. Bajo la amenaza de ser reemplazada, Lume abandona la medicina moderna y acepta explorar las prácticas tradicionales.

Letonia: “The mover” de David Nawrath
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Alter es un hombre de 60 años dedicado a desalojos forzosos. En uno de los inquilinos a punto de ser desalojado, reconoce a su hijo separado, Jan. Para ayudar a Jan, Walter tendrá que enfrentarse no solo a su jefe, sino también a su propio pasado.

Líbano: “1982” de Oualid Mouaness
Este país cuenta con 2 nominaciones al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Durante la invasión de Líbano de 1982, un niño de 11 años que estudia en un colegio privado a las afueras de la ciudad de Beirut trata de contarle a una compañera de clase que está enamorado de ella. Mientras tanto, distintos profesores exponen su punto de vista en relación a la situación política que están viviendo, tratando de enmascarar su miedo.

Lituania: “Bridges of time” de Kristīne Briede y Audrius Stonys
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. En la década de 1960, el cine en los estados bálticos, que todavía formaba parte de la Unión Soviética, experimentó su propia ola. Directores como Herz Frank, Uldis Brauns, Ivars Seleckis, Mark Soosaar, Andres Sööt, Robertas Verba, Henrikas Šablevičius y Aivars Freimanis se hicieron un nombre internacional con documentales poéticos sobre la vida y la humanidad. “Bridges of time” vuelve a visitar a esos cineastas supervivientes que formaron parte del movimiento. Los extractos de sus películas contrastan con las imágenes contemporáneas, y algunas de las personas que aparecieron en las películas resurgen. Todo el mundo es mayor, todo ha cambiado, pero la vida a medida que saltaba de la pantalla en la década de 1960 conserva una belleza atemporal.

Luxemburgo: “Tel Aviv on fire” de Sameh Zoabi
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Salam, un apuesto palestino de 30 años que vive en Jerusalén, trabaja en el set de la famosa telenovela palestina “Tel Aviv on fire”, producida en Ramallah. Todos los días, para llegar a los estudios de televisión, Salam debe pasar por un estricto control israelí. Allí se encuentra con el comandante a cargo del puesto de control, Assi, cuya esposa es fanática de la telenovela. Para impresionarla, Assi se involucra en escribir la historia. Pronto, Salam se da cuenta de que las ideas de Assi podrían llevarle a un ascenso como guionista. Su carrera creativa empieza a despegar.

Macedonia: “Honeyland” de Tamara Kotevska y Ljubomir Stefanov
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Documental sobre la última mujer recolectora de abejas de Europa. La mujer devolverá salvar a las abejas devolver el equilibrio natural a Honeyland cuando una familia de apicultores nómadas invade su tierra y amenaza su sustento.

Malasia: “M for Malaysia” de Dian Lee e Ineza Roussille
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Documenta las elecciones generales de Malasia de 2018, cuando el pueblo de Malasia, dirigido por un ex primer ministro de 92 años, derrocó a uno de los gobiernos más antiguos del mundo.

Marruecos: “Adam” de Maryam Touzani
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Abla regenta una modesta pastelería en su hogar de Casablanca donde vive sola su hija Warda de 8 años. Cuando Samia, una joven mujer embarazada, toca a su puerta, Abla no se imagina que su vida está a punto de cambiar para siempre. Un encuentro fortuito entre dos mujeres llevará a ambas a realizar una aventura esencial para determinar quiénes son en realidad.

México: “La camarista” de Lila Avilés
Este país cuenta con 9 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Roma” en 2019. Eve es una joven camarista quien trabaja en uno de los hoteles más lujosos de la Ciudad de México. Las jornadas tan extensas y laboriosas hacen que Eve no pueda cuidar a su hijo mientras trabaja, pero ella esta convencida de que su situación mejorará cuando sea ascendida a un mejor puesto.

Mongolia: “The steed” de Erdenebileg Ganbold
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Durante la Revolución Rusa en Mongolia, un niño nómada comienza su viaje con la guía de su madre. Ella lo educa para que confíe en el único don que puede darle: un caballo que se convierte en su mejor amigo. Después de estar cruelmente separado de todo lo que ama, el niño emprende un viaje para encontrar su corcel. Una historia épica sobre la familia, el amor, la devoción y el parentesco con la patria.

Montenegro: “Neverending past” de Andro Martinović
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Un tríptico establecido en tres períodos de tiempo diferentes sobre los padres que se encuentran en situaciones limítrofes en las que uno se ve obligado a tomar una decisión entre varias opciones contradictorias.

Nepal: “Bulbul can sing” de Rima Das
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Bulbul es una adolescente que ha crecido en el rural Asam,y se enamora. Mientras está viviendo su vida de adolescente, la tragedia golpea a su mejor amiga. Con ello, comienza a cuestionarse su libertad, rebeldía y su vida amorosa.

Nigeria: “Lionheart” de Genevieve Nnaji (La Academia descalifica la película a posteriori al estar hablada en inglés).
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Adaeze es una mujer que está decidida a tomar las riendas de la empresa de transporte que maneja su padre. Cegado por el sexismo, el patriarca de la familia favorece a su hijo para tomar la posición de responsabilidad a la que aspira Adaeze, lo que la estimula a trabajar aún más duramente para demostrar su valía. Sin embargo, todo cambia cuando descubre que la empresa se financia de manera ilegal, algo que provoca que decida aceptar finalmente un rol distinto en la empresa del que había previsto en un principio.

Noruega: “Out stealing horses” de Hans Petter Moland
Este país cuenta con 5 nominaciones al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Narrada en primera persona por Trond Sender, un hombre de sesenta y siete años que vive aislado en una casa de un bosque situado en la frontera entre Noruega y Suecia,rememora su vida en el verano de 1948, cuando tenía quince años, hacía tres que los alemanes habían abandonado el país, y descubrió la verdad sobre las relaciones adúlteras entre su padre y la madre de su mejor amigo, y sobre el pasado político de su padre, antiguo miembro de la resistencia contra los nazis.Enfrentado al descubrimiento del erotismo, de la muerte y de la falsa armonía familiar, Trond se convierte, en un verano, en un hombre adulto.

Países Bajos: “Instinct” de Halina Reijn
Este país cuenta con 7 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “El asalto” en 1987, “Antonia” en 1996 y “Carácter” en 1998. Pese a su enorme experiencia en el campo, una psicóloga especializada en temas sexuales se enamora locamente del agresor sexual que está tratando en una prisión estatal.

Pakistán: “Laal Kabootar” de Navdeep Singh
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. El encuentro imprevisto de un taxista empeñado en trasladarse de Karachi a Dubai y una mujer fuerte voluntad cuyo mundo se vuelve al revés tras una serie de acontecimientos.

Palestina: “It must be heaven” de Elia Suleiman
Este país cuenta con 2 nominaciones al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. El director Elia Suleiman viaja a diferentes ciudades del mundo en busca de similitudes con su tierra natal, Palestina.

Panamá: “Todos cambiamos” de Arturo Montenegro
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. La vida de una familia tradicional da un giro de 360 grados cuando uno de sus miembros decide hacer un cambio drástico en su vida. A partir de entonces deben someterse a las críticas de los demás y a sus propios prejuicios.

Perú: “Retablo” de Álvaro Delgado Aparicio
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Segundo Paucar, un joven de 14 años, está siendo entrenado por su padre, un maestro retablista Ayacuchano, para continuar con el legado familiar. Camino a una fiesta patronal, Segundo observa por accidente a su padre en un acto que hace que todo su mundo se le venga abajo. En un entorno tradicional y conservador, Segundo tratará de convivir en silencio con todo lo que le sucede.

Polonia: “Corpus Christi” de Jan Komasa
Este país cuenta con 11 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Ida” en 2015. “Corpus Christi” es la historia de Daniel, de 20 años de edad, quien experimenta una transformación espiritual mientras vive en un Centro de Detención Juvenil. Quiere ser sacerdote, pero esto es imposible debido a sus antecedentes penales. Cuando es enviado a trabajar a un taller de carpintería en una pequeña ciudad, a su llegada se viste de sacerdote y se hace cargo accidentalmente de la parroquia local. La llegada del joven y carismático predicador es una oportunidad para que la comunidad local comience el proceso de sanación después de una tragedia que ocurrió allí.

Portugal: “The domain” de de Tiago Guedes
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Crónica de una familia portuguesa que posee una de las propiedades más grandes de Europa, en la orilla sur del río Tajo, que profundiza en los secretos de su casa, retratando la vida histórica, política, económica y social de Portugal, desde la década de 1940 hasta nuestros días.

Reino Unido: “El niño que domó el viento” de Chiwetel Ejiofor
Este país cuenta con 2 nominaciones al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Un chico de la República de Malaui decide ayudar a las personas de su pueblo construyendo una turbina después de leer un libro en el que se explican los pasos para su creación. Inspirada en una historia real.

República Checa: “The painted bird” de Václav Marhoul
Este país cuenta con 3 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Kolya” en 1997. Un joven judío en algún lugar de Europa del Este busca refugio durante la Segunda Guerra Mundial, donde se encuentra con muchos personajes diferentes.

República Dominicana: “El proyeccionista” de José María Cabral
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Un hombre solitario que se encarga de un proyector se consuela con una mujer que ve en un rollo de celuloide. Cuando el rollo se pierde, el hombre decide ir a buscar a la mujer por los lugares más deprimidos de República Dominicana.

Rumania: “La Gomera” de Corneliu Porumboiu
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Cristi, es policía y a la vez chivato de la mafia. Desde Rumanía viaja a la isla de La Gomera para aprender el silbo gomero. En Rumanía se encuentro bajo vigilancia policial, y utilizando la ancestral forma de comunicación canaria pretende comunicarse con la mafia para conseguir sacar de la cárcel a Zsolt, el único que sabe donde están escondidos 30 millones de euros.

Rusia: “Beanpole” de Kantemir Balagov
Este país cuenta con 16 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Guerra y paz” en 1969, “Dersu Uzala” en 1976, “Moscú no cree en las lágrimas” en 1981 y “Quemado bajo el sol” en 1995. Leningrado, 1945. La Segunda Guerra Mundial ha devastado la ciudad y derruido sus edificios, dejando a sus ciudadanos en la miseria tanto a nivel físico como psíquico. El asedio (uno de los peores de la Historia) ha terminado, la vida y la muerte continúan combatiendo en el desastre que la guerra deja tras de sí. Dos mujeres jóvenes, Iya y Masha, tratan de encontrar un sentido a sus vidas para reunir fuerzas de cara a reconstruir la ciudad.

Senegal: “Atlantics” de Mati Diop
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. A lo largo de la costa atlántica, una torre futurista que pronto será inaugurada se cierne sobre un suburbio de Dakar. Ada, de 17 años, está enamorada de Souleimane, un joven trabajador de la construcción. Pero ella ha sido prometida a otro hombre. Una noche, Souleimane y sus compañeros desaparecen en el mar. Poco después, regresan para atormentar a su antiguo vecindario tomando posesión de las novias que dejaron atrás. Algunos de los trabajadores han venido reclamando venganza y amenazan con quemar la torre si el desarrollador no paga sus salarios. Pero Souleiman ha regresado por Ada, para que puedan estar juntos por última vez.

Serbia: “King Peter of Serbia” de Petar Ristovski
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. La película cuenta la historia del rey serbio Peter I, que fue desterrado del país cuando era joven por la dinastía rival Obrenovic. Muchos años después, regresa a su país para liberar a su pueblo y asegurar la democracia parlamentaria y comenzar la reconstrucción de Serbia.

Singapur: “A land imagined” de Yeo Siew Hua
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Wang, un trabajador chino que vive en el área industrial de Singapur sufre un accidente en el trabajo y está ansioso por la repatriación. Incapaz de dormir, comienza a frecuentar un cibercafé en medio de la noche. Con la esperanza de encontrar alguna forma de contacto humano en una tierra que lo hace sentir alienado, hace una amistad en línea que termina siendo mucho más siniestra de lo esperado. Cuando Wang desaparece repentinamente, el policía Lok es llamado a investigar la historia descubriendo una verdad inesperada.

Sudáfrica: “Knuckle city” de Jahmil X.T. Qubeka
Este país cuenta con 2 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Tsotsi” en 2006. Un boxeador profesional envejecido, mujeriego y su hermano criminal llevan a cabo una última oportunidad para conseguir el éxito.

Suecia: “And then we danced” de Levan Akin
Este país cuenta con 16 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “El manantial de la doncella” en 1961, “Como en un espejo” en 1962 y “Fanny y Alexander” en 1984. Merab ha entrenado desde joven en el grupo de danza nacional de Georgia con su compañera de baile Mary. Su mundo se ve fuertemente sacudido con la llegada de Irakli, quien pronto se convierte tanto en su mayor nivel como en un motivo ardiente de deseo.

Suiza: “Wolkenbruch’s Wondrous journey into the arms of a Shiksa” de Michael Steiner
Este país cuenta con 5 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “La diagonal del loco” en 1985 y “Viaje a la esperanza” en 1991. Mordechai Wolkenbruch, más conocida como “Motti”, es un joven judío ortodoxo con un serio problema. Todas las mujeres que le presenta su madre se parecen a ella. La única distinta es Laura, una compañera de estudios que desafortunadamente para él viste como una mujer moderna: lleva pantalones, bebe ginebra y de vez en cuando se permite maldecir en voz alta. Motti comienza a tener dudas: ¿Es este el camino que está predestinado a seguir? La obediencia que profesa hacia su madre desaparece a medida que aumenta su pasión por Laura.

Tailandia: “Krasue: Inhuman kiss” de Sitisiri Mongkolsiri
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. En un pueblo lejano, vivía una adolescente inocente, “Sai”, que más tarde se descubrió heredando la maldición de “Krasue”. Por la noche, su cabeza se desprendía de su cuerpo y busca carne y sangre. Los aldeanos están aterrorizados por la muerte de sus ganaderías y es entonces cuando comienza la caza de Krasue. “Jerd”, un amigo se unió a la caza por una razón desconocida, mientras que “Noi”, el amigo de la infancia que acababa de regresar a la aldea, decidió estar junto a Sai a pesar de conocer la horrible verdad.

Taiwán: “Dear ex” de Hsu Chih-yen y Mag Hsu
Este país cuenta con 3 nominaciones al Oscar y se llevó el premio con “Tigre y dragón” en 2001. Después de que su marido fallezca, Sanlian descubre que éste ha cambiado la póliza del seguro, dejando de lado a su hijo en favor de un desconocido llamado Jay. Furiosa, Sanlian decide enfrentarse a Jay.

Túnez: “Dear son” de Mohamed Ben Attia
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Riadh está a punto de retirarse de su trabajo como operador de montacargas en el puerto de Túnez. La vida que comparte con su mujer Nazli gira en torno a su único hijo Sami, que se prepara para sus exámenes. El chico sufre repetidos ataques de migraña, que preocupa mucho a sus padres. Pero cuando parece mejorar, Sami de repente desaparece.

Turquía: “Commitment” de Semih Kaplanoğlu
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Los dilemas de una madre en el mundo contemporáneo cuando tiene un hijo y conoce a una niñera que también tiene un bebé intentando compatibilizar su vida como mujeres con la obligación de su nuevo rol en el mundo.

Ucrania: “Evge (En terre de Crimée)” de Nariman Aliev
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Un padre y su hijo, miembros de una familia de Crimea, transportan el cadáver de su hijo y hermano respectivamente desde Kiev a Crimea para así poder enterrarlo en casa.

Uruguay: “Así habló el cambista” de Federico Veiroj
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Durante los años 70, la economía de la región atrajo a muchos oportunistas a Uruguay. Las instituciones estaban en bancarrota; había un gobierno militar; los subversivos estaban tras las rejas y, para los sectores de baja reputación de las economías de Brasil y Argentina, el mercado financiero uruguayo parecía el lugar ideal para hacer desaparecer el dinero. Así es como Humberto Brause comienza una meteórica carrera en la compra y venta de divisas extranjeras, patrocinado por su propio suegro, un veterano en el negocio de la fuga de capitales. Ciego por su excesiva ambición, Humberto se lleva por delante a todo aquel que se cruce en su camino. Consigue hacerse cargo del negocio familiar y acepta una sospechosa tarea: lavar la cantidad de dinero más grande que ha visto en su vida.

Uzbekistán: “Hot bread” de Umid Khamdamov
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. La historia cuenta acerca de una joven cuya perspectiva cambia gradualmente cuando llega a casa de su abuela en un pueblo después del divorcio de sus padres. La voluntad de la adolescente se calienta cuando se encuentra uno tras otro golpe del destino. El proceso de dar forma a la personalidad no dejará a nadie indiferente contra un trasfondo de hechos reales.

Venezuela: “Yo, imposible” de Patricia Ortega
Este país nunca ha sido nominado al Oscar. Ariel es una joven modista religiosa que, tras una relación sexual fallida, descubre el secreto que su familia lleva desde siempre intentando ocultarle: cuando nació era intersexual, pero, tras una cirugía correctiva, la criaron como una niña. Ahora se encuentra con que debe tomar una decisión: continuar con su vida como mujer, aceptada socialmente pero reprimida, o vivir como intersexual y soportar que la sociedad la juzgue por ello.

Vietnam: “Furie” de Le-Van Kiet
Este país cuenta con 1 nominación al Oscar. Nunca se ha llevado la estatuilla. Cuando unos traficantes secuestran a su hija, Hai Phuong, una mujer diestra en artes marciales, regresa a Saigón con sed de venganza para acabar con los raptores.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Paci - 10.10.2019 a las 14:11

Kazakhstan en español es Kazajistán. Lo digo por si queréis corregirlo, ya que en el resto de países sí habéis puesto el nombre en nuestro idioma.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario