“En buenas manos”

“En buenas manos”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Theo acaba de nacer. Después de dar a luz, su madre biológica le entrega a un programa de adopción. Los servicios de adopción deben encontrar entonces a la que se convertirá en su madre adoptiva. En el otro extremo, Alice, de 41 años, lleva casi diez años luchando por ser madre. Un grupo de profesionales trabajará para que Theo y Alice puedan reunirse.

Conviene ver: “En buenas manos” es una cinta de alto voltaje emocional apoyándose en la sencillez naturalista de una película que da valor a uno de los temas que no había sido tratado todavía en el cine como se merece. Una vez más los franceses dan una lección hablando de temas importantes como el sistema educativo, las condiciones laborales maleadas por el capitalismo y la corrupción, el contraste cultural, o la asistencia sanitaria. En este caso es el tema de la adopción y la maternidad el que toma protagonismo de una manera estructurada, documentada y apoyándose en buenas interpretaciones. No es fácil hablar de este tema sin ser partidista o introducirse en recovecos complejos como es el vínculo afectivo entre una madre y su hijo cuando entran en juego servicios sociales o familias de acogida, la mayoría de ellas al rescate de unos bebés que, con el fin de suplir una carencia emocional, sufren esa decisión nunca bien entendida (y tan personal) de dar a un niño en adopción sea por convicción o por condiciones propias del entorno económico y familiar. Y es que ser madre, en una sociedad con preocupantes índices de natalidad, está cada vez más ensombrecido en la percepción general por el hecho de los sacrificios que conlleva en un sistema que no alienta ni económica ni productivamente formar una familia ante la imposibilidad de una conciliación sana y adecuada propia del siglo XXI. Aunque tiene algunas circunstancias que fuerzan el sentimiento del espectador, la cinta es un perfecto retrato de la vicisitud de un bebé desde que nace hasta que es acogido por los brazos de su nueva familia con toda la burocracia, recelos, dolor y esperanza que supone para unos y otros en ese proceso marcando el futuro de todas esas partes por siempre en una decisión trascendental en el que la libertad de cada uno, el entorno y el deseo de ser madre conforman un complicado mix que exige una preparación emocional de la que poco se habla para no caer en el intento y lo complejo de encontrar los mejores padres para un niño más allá de caprichos y postureos y con el esfuerzo colectivo de varios ámbitos. Una cinta que brilla gracias al mimo y rigurosidad con el que trata el proceso, con un Estado proteccionista y que ante todo pretende defender el derecho de la infancia, que no deja de ser la parte más débil, las consecuencias psicológicas que conlleva y el gran trabajo de actores como Sandrine Kiberlain, Gilles Lellouche y Élodie Bouchez que representan las dos mujeres y el cuidador social que sostienen en sus brazos al bebé durante el camino hacia su futuro. Sensible, humanista y auténtica a través de las historias y personajes que pivotan sobre ese Theo, el bebé, en esta defensa de la solidaridad y el sistema público en el momento hacia el reparo de un hogar en el que ser querido más allá de toda concepción tradicional sobre la familia de sangre.

Conviene saber: La película de Jeanne Herry consiguió 7 nominaciones en los premios César 2019 (película, dirección, actor, actriz (x2), guión original y música).

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario