“Entre dos aguas”

“Entre dos aguas”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Isra y Cheíto son dos hermanos que han tomado caminos muy diferentes en la vida. Cuando Isra sale de la cárcel y Cheíto termina una larga misión enrolado en la Marina, ambos regresan a la Isla de San Fernando. El reencuentro de los hermanos renovará el recuerdo de la muerte violenta de su padre cuando eran niños; la necesidad de retomar sus vidas y reconciliarse con ellos mismos les unirá de nuevo. Doce años después de “La leyenda del tiempo”, Isaki Lacuesta vuelve a San Fernando.

Conviene ver: “Entre dos aguas” de Isaki Lacuesta es el rescate por parte del director de su propio  universo de “La leyenda del tiempo” (2006) en el que Isra, un niño gitano, era privado de poder cantar tras la muerte de su padre. Utilizando imágenes de esa película, Lacuesta salta en el tiempo 12 años para llevarnos al mismo personaje, interpretado por un Israel Gómez Romero que se luce como animal escénico en una interpretación que va más de eso siendo una comunión con su propia vida, experiencias y dramas. La historia de un gitano bala perdida sin rumbo y sin esperanzas intentando darle sentido a su vida tras salir de la cárcel a pesar de su poco halagüeño entorno. Ahora Isra, volviendo con los suyos, regresa a San Fernando para recuperar a su mujer y a sus tres hijas, reencontrándose con su hermano Cheíto, que vuelve de la Marina tras una misión que le ha llevado a Somalia. Los dos hermanos en un momento de inflexión en sus vidas y en los que, recordando la muerte violenta de su padre y como les ha afectado, reprochándose la actitud de cada uno de ellos en el tiempo en el que Isra se ha sentido abandonado por su familia mientras estaba entre rejas, se encuentran en un punto de incertidumbre que marcará sus caminos futuros y orden de prioridades. Un retrato íntimo y doloroso que, a pesar de ser un poco reiterativa, apabulla por su veracidad y, por momentos, crudeza emocional llena de verismo abrazando el documental y conectando con el recorrido vital (muy Truffaut o Linklater) de un joven con el baqueteo que la perra vida le ha dado y a la que por destino, orígenes, personalidad y entorno parece condenado.

Conviene saber: Concha de Oro a la mejor película en el Festival de San Sebastián 2018.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario