“Felices sueños”

“Felices sueños”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,60 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Toda la información en Facebook.

El argumento: Turín, 1969. Massimo es un joven de nueve años que disfruta de una infancia feliz junto a su madre, una mujer cariñosa pero psicológicamente inestable. Una mañana, el pequeño es invitado a pasar unos días en casa de unos vecinos, quienes le explican que su madre ha fallecido. Massimo, quien crece sin haber conocido las causas de la muerte de su progenitora y nunca entablar relación con su padre. Treinta años más tarde, Massimo se ha convertido en un reputado escritor y periodista, comienza a sufrir una serie de ataques de pánico. Cuando Massimo se prepare para vender el apartamento familiar, Elisa, una doctora, le ayudará a enfrentarse a las heridas de su pasado.

Conviene ver: “Felices sueños” comienza con un niño que tiene que lidiar con la pérdida materna en circunstancias poco claras mientras intenta salir adelante, quedando condicionado siempre por ello tanto en su faceta personal como en la profesional; un fotógrafo de guerra que tras una crisis de ansiedad vuelve a adentrarse en el peso introspectivo que lleva arrastrando toda su vida ante la enigmática y no explicada muerte de su madre. Aunque sea algo reiterativa a la hora de regodearse en el trauma y en la referencia y dependencia de la madre, la cinta es una emotiva historia sobre el dolor y la búsqueda de respuestas para terminar abriéndose tanto a uno mismo como a los demás. El problema es que es un film que navega entre demasiados saltos en el tiempo, casi tan rápido como se agolpan los recuerdos y pensamientos del protagonista, y que parece regresar en todo momento a un punto de partida que no desenrolla. Aun así, la cinta merece mucho la pena aunque sólo sea por ese catalizador periodístico que permitirá al protagonista liberar sus fantasmas eclosionando el factor emocional que hasta ese momento la cinta encierra. Una cinta sobre el peso de la madre y el sentimiento de pérdida, que bordeando el complejo de Edipo, conmueve por su lirismo y su vacío permanente así como de culpa fustigadora como reflejo de una Italia que se resiste a dejar atrás las losas del pasado estando contada de una manera nada convencional y que dosifica la emoción de una manera muy natural explorando las distintas sensaciones del protagonista. A destacar los trabajos de Valerio Mastandrea (acostumbrado a este tipo de papeles atormentados en el cine italiano) y Bérénice Bejo que llena de dulzura y encanto su papel de enfermera y apoyo psicológico y romántico del protagonista y que sigue saltando con comodidad entre distintas cinematografías.

Conviene saber: El veterano Marco Bellocchio adapta la novela de Massimo Gramellini en una película que se proyectó en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes 2016.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario