“First man”

“First man”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Cuenta la historia de la misión de la NASA que llevó al primer hombre a la luna, centrada en Neil Armstrong y el periodo comprendido entre los años 1961 y 1969. Un relato en primera persona, basado en la novela de James R. Hansen, que explora el sacrificio y el precio que representó, tanto para Armstrong como para Estados Unidos, una de las misiones más peligrosas de la Historia.

Conviene ver: Difícil lo tenía Damien Chazelle para seguir convenciendo tras estar en un absoluto pedestal con “La la land”, película por la que muchos (literalmente) quisieron ser enterrados en el cine en el que la vieron. El profeta lo ha vuelto a hacer y es que “First man” no cae en lo peor que le podría haber pasado, ser el clásico biopic de superación a través de la historia de todo un héroe americano como Neil Armstrong, el hombre que dio un gran paso para la humanidad desde la superficie lunar encabezando con esa operación espacial la posibilidad de recuperar la moral y la esperanza de todo un país en su poderío. Y es que muchos se temían que eso pudiera ocurrir ante los mimbres del proyecto que Chazelle logra hacer suyo siendo su película menos entretenida de ver, ya que no permite ese montaje ágil, dinámico y electrizante al que nos tiene acostumbrados, pero en la que sí que estamos ante la historia de un corriente usamericano en el que, como todos sus personajes, el empeño y obsesión le llevará a cumplir su sueño (o misión en este caso) siendo su principal motivación y refugio para que su vida siga teniendo sentido. Lo que más le ha atraído de la historia a Damien Chazelle, y eso se nota, era adentrarse en el misterio que hay detrás de uno de los iconos del siglo XX, al ser el primer hombre en pisar la luna pero del que en cambio poco se conoce sobre su vida. Un retrato tan espectacular como íntimo del peaje de convertirse en un mito. El hombre detrás del ídolo en una historia sobre el sacrificio, la épica personal y la camaradería conformando un conjunto impecable en lo técnico (que saca pecho en la última media hora con la misión definitiva hacia la luna en ese 20 de Julio de 1969 pisándola tras cuatro días desde su lanzamiento y viaje espacial hacia lo desconocido) y emotivo por adentrarse en el drama familiar del personaje que en cierta manera todavía le da más motivos para centrarse con ahinco en su misión. En “First man” vemos a un Armstrong, que a pesar del necesario laconismo que le imprime Ryan Gosling, es un tipo que logra transmitir su sentido de responsabilidad y sacrificio por una empresa mayor. Una persona que no destaca por sus habilidades sociales pero sí por esa nobleza, empeño y profesionalidad que tanto valora y con la que pretende representar el concepto del “buen americano”. El profeta Chazelle rueda como pocos, y demuestra su dominio en una gran película de Estudio, e incluso se permite cierto detalle emocional cuando Armstrong está ya en la luna solo ante un cráter que termina de desatar toda la emoción contenida y que nos recuerda en cierta manera a la reciente “La llegada”. Chazelle sabe contar historias, transmitirlas y, lo que es más importantes, cerrarlas y darles el broche perfecto a su propuesta de sensaciones enarboladas por personajes de sueños quiméricos pero no imposibles, en su búsqueda de una serie de objetivos que, a pesar de las concesiones que implican, son su vía hacia la materialización de lo que ellos consideran que es la felicidad que anhelan. El director ha contado con su equipo habitual, con nombres como Justin Hurwitz en la música (una vez más de matrícula de honor), Linus Sandgren en la fotografía (contribuyendo a esa atmósfera opresiva en el espacio), Tom Cross en el montaje y Mary Zophres en el diseño de vestuario lo que da a la cinta sensación de empaque y de que todo encaja como debe sacando todo el jugo posible a la premisa del biopic con la que partía y no caer en acartonamientos del género, aunque ello implique menor riesgo y margen de maniobra para tan talentoso y versatil director y es que su talento como realizador está por encima de un guión que a veces se pasa de frío y rutinario y que, casualidad o no, por primera vez en sus películas no está escrito por él. Aun así, como decimos, logra transmitir más de lo que se podía esperar con un Ryan Gosling sobrio pero efectivo, a pesar de que si bien está presente en todo momento en pantalla no tiene momentos de lucimiento de cara a la galería ya que todo es una evolución interior del personaje que, por otra parte, cumple con nota así como una Claire Foy que, al menos, tiene algo más de entidad que las habituales “mujeres de…” y un conjunto de actores como Corey Stoll, Jason Clarke, Kyle Chandler, Jon Bernthal, Ethan Embry, Brian d’Arcy y Patrick Fugit que, sin destacar ninguno sobre los otros, conforman el resto de nombres relacionados con las distintas misiones de la NASA en la que está inmerso Armstrong.

Conviene saber: En la cuarta película de Damien Chazelle el director vuelve a contar con su habitual equipo técnico y artístico. La cinta inauguró el Festival de Venecia 2018 y pudo verse también en los Festivales de Toronto y San Sebastián.

La crítica le da un OCHO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario