“La vida de Adèle”

“La vida de Adèle”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (12 votos, media: 3,75 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web en español tiene argumento, trailer y fichas.

El argumento: A sus 15 años, Adèle no tiene dudas en que una chica debe salir con chicos. Así que cuando una noche conoce y se enamora sin esperarlo de Emma, una joven de pelo azul, sus sentimientos y su identidad se volverán confusos, y su atracción por una mujer, que comienza a descubrirla el deseo y el camino a la madurez, someterá a Adèle a una serie de juicios por parte de familiares y amigos…

Conviene ver: “La vida de Adèle” es una de esas películas que, periódicamente, crecen tanto que pasan a ser fenómenos, por la expectación que generan, por los premios y por las opiniones encontradas que suelen dejar al estrenarse. Además, la película viene rodeada de polémica por las declaraciones cruzadas entre las actrices y el director por las condiciones de rodaje a las que fueron sometidas con el fin del director de exprimirlas al máximo. En este caso, estamos ante una película llamada a ser una de las del 2013, con argumentos poderosísimos para ello. Un poderoso y lirista drama romántico universal con dos actrices en estado de gracia sin miedo a desnudarse, y no solo físicamente con escenas sexuales explícitas que alimentan ese despertar vital; una dirección que más que buscar la belleza de la imagen, busca acercarnos al detalle de todo lo que les sucede a Emma y a Adèle desde que se conocen y se sienten atraídas intercambiando sus miradas en la calle sin renunciar a la simbología y al mimo en cada momento; y, sobre todo, una historia tan tremenda como real sobre la búsqueda personal y de definición del yo que pretende demostrar que la vida y el sexo sin amor se queda en nada. Su duración, de alrededor de 180 minutos, puede suponer un hándicap, pero se requiere tiempo para contarnos la tumultuosa vida y sensaciones de esta Adèle aunque a veces se pierda en circunloquios innecesarios y en algunas escenas sexuales demasiado explayadas, destacando además que la segunda parte es mucho menos agradecida de ver en pantalla al estar el listón tan alto por lo que se nos ha contado antes. La película quizás se ha hinchado demasiado, y es que ese ritmo lento y parsimonioso, que apuesta por el naturismo más que por el dinamismo fílmico, hace que sea difícil de visionar para el espectador medio, pero más que una gran película es una descarnada y auténtica mirada sobre el amor profundo que deja un regusto amargo y doloroso, tan verdadero como lo es la vida, sin renunciar a cierto toque esperanzador reflejando una experiencia vital de una etapa que ayuda a definir la personalidad de la protagonista, pero que sólo es una más de las que vendrán en el futuro. Hay escenas muy potentes como la del encuentro inicial en el bar, el baile de Adèle, cuando toman tallarines, o cuando sentimos hasta los viscosos mocos de una protagonista que vive, siente y padece un amor tan puro y volcánico. A ello contribuye la cámara voyeurista de Abdellatif Kechiche buscando resaltar en cada plano o conversación la belleza latente y la gran autenticidad que destilan Adèle Exarchopoulos (todo un descubrimiento lleno de carisma, fuerza y vulnerabilidad gracias a una salvaje espontaneidad) y Léa Seydoux definiendo también cada una el entorno del que proviene en cada una de sus miradas, silencios e interacciones, lo que hace que sea una película que debería ser vista especialmente en versión original y que ofrece algunos de los mejores momentos del año sobre todo en esa primera mitad de puro amor adolescente como prácticamente nunca se había contado hasta ahora de manera tan realista en el cine.

Conviene saber: Adaptación de la novela gráfica “El azul es un color cálido” de Julie Maroh que ganó la Palma de Oro de Cannes 2013.

La crítica le da un OCHO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Lola - 13.11.2013 a las 21:58

A mí esta película me parece una fantasía pornográfica que nos quieren vender disfrazada de historia de amor profunda y trascendental. Algunas escenitas son PURA PORNOGRAFÍA, que no me vengan con historias de que están justificadas determinadas posturas que acaban siendo casi ridículas de puro explícitas. Me crispa mucho que en todas las críticas que leo (escritas por tíos heteros en el 90%) digan que estas escenitas están totalmente justificadas por el guión y son necesarias para entender la evolución de los personajes. Y unas narices. No hace falta recrearse así en el sexo para presentar la atracción física o la pasión. Esto es puro morbo gratuito. Y no me creo que no las hayan visto con una sonrisita babosa en el cine. Lo siento pero es que me chirría mucho la supuesta necesidad de hacerlas tan realistas… ¿de verdad están justificadas estas escenas? Tiendo a pensar que obedecen más a la apetencia de un director hetero masculino que quiere despertar el morbo de un público hetero masculino…
Evidentemente estoy de acuerdo con mostrar escenas sexuales en las películas que traten sobre historias de amor y/o pasión, pero de verdad, llegar al punto de la escena de las “tijeras”, además de incomodar, irrita, y mucho, porque más bien parece el sueño de un pajillero que una escena justificable para la evolución de los personajes. Lo siento, es lo que siento y tengo que expresarlo así, me violentó mucho porque me sacó completamente del resto de la película. Por eso, todas las demás razones que me den: que si son escenas necesarias, bellas, poéticas, etc., me parecen cuentos chinos que no ven más allá: puro reclamo morboso para despertar polémica y atraer audiencia.
Conste que no estoy hablando en ningún momento de ocultar, enmascarar ni obviar las escenas de sexo, pero sí de no darles un tratamiento tan descaradamente pornográfico que, sigo pensando, obedecen a una clara intención de suscitar morbo y llenar las salas.
La prueba es la siguiente: en la peli Adele también se acuesta con un chico, y esa experiencia sexual también influye en su evolución y búsqueda de identidad. Bien, ¿entonces por qué en esta ocasión no hay escenas explícitas? Los que defendéis que las escenas de sexo lésbico están justificadas para entender al personaje, por favor respondedme por qué se obvian (o no se hacen tan evidentes) las escenas de sexo hetero.
Julie Maroh, la creadora de la novela gráfica “El azul es un color cálido” en la que está basada La vida de Adèle, ha criticado duramente el enfoque sexual que se le ha dado a la película en unas declaraciones a THR. “Esto es lo que le faltó al rodaje: lesbianas”, ha dicho, en referencia a las actrices y su clara orientación sexual. “Ellas son totalmente heterosexuales, a menos que se demuestre lo contrario”, explicó Maroh, que al parecer no ha sido capaz de encontrar en sus interpretaciones a los personajes que ella creó. La autora considera, además, que las escenas sexuales son irreales. En concreto las ha descrito como “un escaparate brutal y quirúrgico, exuberante y frío de supuesto sexo entre lesbianas, que se convirtió en pornografía”. En su opinión, los homosexuales que vieron estas escenas “se reían” porque “no eran convincentes y las encontraron ridículas”. “Y los pocos que no se estaban riendo eran los hombres, demasiado ocupados saboreando la encarnación de sus fantasías en la pantalla”.
En resumen, Maroh cree que la adaptación de la novela se ha convertido en un proyecto vouyerístico, más centrado en reflejar las fantasías masculinas sobre el sexo lésbico que en hacer un retrato realista del lesbianismo.
Personalmente, estoy totalmente de acuerdo con ella.

sonia - 15.11.2013 a las 17:02

De 3 horas de peli solo sabes hablar de las escenas de sexo, vamos que esta profundamente indignada sra lola..
Yo si fuera una de las actrices si que estaria indignada con criticas como la suya, eso si que es una verdadera falta de respeto no el enfoque de un director hetero da al sexo lesbico. Prejuicios, nada nuevo bajo el sol.

Tere - 16.11.2013 a las 15:24

Yo al ver la película me quedé con la impresión de que esas escenas tan explícitas desvirtúan o desprestigian aquello que considero importante o poseedor de cierta profundidad. Creo que “La vida de Adèle” convierte el sexo en pornografía. Algo que es digno se banaliza y se convierte en mierda. Es indignante que el sexo lésbico haya quedado sólo en puro voyerismo y morbo despreciable de la mano de un director heterosexual sin ningún pudor.

Lu - 16.11.2013 a las 18:43

siento mucho herir susceptibilidades…perooo… es una pelicula malisima. SIN ARGUMENTO, SIN UN SCRIPT DECENTE, SIN GUION ADECUADO…Y CON TOMAS MUUY ABURRIDAS DE LA PROTA DURMIENDO. Sin hablar que el paso del tiempo no estaba plasmado en la chica, ERA LA MISMA ADOLESCENTE desde el comienzo al fin. La escena de sexo muy larga, y no representa para nada una relación lesbica, sino que es más el caso de que un director heterosexual se ha puesto a filmar la fantasía de los hombres sin ton, ni son. Asi q para ver sexo real sin argumento ni tomas interesantes,….me veo una porno y listo. VAYA BASURA.

Julia - 16.11.2013 a las 20:55

Yo me pregunto, y os pregunto: en una gran historia de amor clásica como por ejemplo, pongamos por caso “Los puentes de Madison” o “Casablanca”, ¿habría “necesidad” de mostrar una escena de 10 minutos con Ingrid Bergman a cuatro patas y Humphrey Bogart jadeante encima para “entender” su pasión y su amor? No, ¿verdad? ¿A que no sería necesario ni estaría justificado y nos indignaríamos si nos obligaran a creer lo contrario? ¿Entonces por qué en esta película es así?

Isa - 18.11.2013 a las 22:23

La película no me ha enseñado nada; sólo sexo. Las escenas de sexo son largúísimas, demasiado explícitas y no aportan nada, salvo dejar claro que entre ellas la carnalidad les une mucho (¿cuantos orgasmos son necesarios para hacernos entender que se desean y se aman?); pero no es necesario tantos minutos que rozan lo porno, rozan pero no es porno, que quede claro. He leído por ahí a críticos consagrados decir que no, que son preciosas, que son las mejores escenas de cama que se han rodado, blablabla. Indignante. Son pornografía pura y dura y creo que no hay necesidad de que cada una dure 15 minutos porque acaba siendo incómodo. A veces lo sugerido es mucho mas intenso que lo mostrado y me parece que Kechiche se recrea en exceso con la morbidez de sus protagonistas retozando… El monotema de la película era la obsesión de la protagonista por su pareja. Nada más. Por la buena puntuación me había esperado una película con más fondo, más argumentos, no este monotema sexual. Provocación y nada nuevo. Supongo que éxito asegurado, mucho ruido, nada de nueces, insulsez (reconozcamos que la protagonista es una chica aburrida y de lo más vulgar), pero eso sí provocación y sexo, que es lo único que entienden los culturetas modernos… Qué pena.

G. - 26.11.2013 a las 13:23

Creo que estas escenas causan tanta indignación porque en ellas el director está lejos de ser ingenuo o esteta al haberlas rodado, sino morboso. Ni las lesbianas practicamos tan frecuentemente las tijeras (de hecho es una postura poco común y que está más presente en las fantasías heteros que en nuestras prácticas reales) ni desde luego tampoco follamos así la primera vez, como dos actrices porno que ya lo supieran hacer todo. No seamos inocentes, por favor: nuestra indignación radica en el hecho de que la mirada de este director es bastante hipócrita, porque nos quiere vender unas escenas sexuales supuestamente filmadas con realismo, belleza y sensibilidad cuando lo que vemos es pura recreación pornográfica con fines comerciales. El sexo lésbico vende, y eso el director lo sabía y por eso lo ha explotado, por eso todas las justificaciones de estas escenas nos parecen cuentos y engaños bastante perversos. De ahí nuestra indignación. Aunque quizá es difícil de comprender por el colectivo ajeno a las lesbianas… es como si hubieran cogido algo importante o valioso para nosotras y lo hubieran pervertido y convertido en algo barato y ofensivo, algo que sirviera para que el público se excitara y se regodeara vulgarmente. Nuestra indignación viene de que se haya manipulado y ninguneado el sexo lésbico por parte de un director heterosexual, y en esto tengo que darle la razón a la autora del cómic: ¿tanto habría costado contar con la opinión de alguna lesbiana durante el rodaje?

Dimas - 27.11.2013 a las 22:34

Ya dicen que en España hay parte importante de la sociedad carrinclona, y que es curioso como se ve a la gente el domingo ir a la iglesia. Estos comentarios dan fe de ello.

Una historia que, entre otras cosas, trata sobre la relación sexo – amor, sobre la fuerza de ambos, y os quejáis porque aparece… sexo!?

Salid de la cueva anda.

Wakawaka - 09.12.2013 a las 18:21

Para mí es la mejor película en lo que va de año, y además con mucha diferencia (estoy a la espera de ver 12 años de esclavitud). No entiendo las quejas por las escenas de sexo, ya que al fin y al cabo, el sexo es una parte importante de la relación, y no se me ocurre mejor forma de mostrarnos la pasión que sienten estas dos chicas la una por la otra. ¿Son necesarias? Pues depende del punto de vista desde el que lo mires. Es tan necesario o prescindible como cualquier conversación entre ellas, cualquier mirada, cualquier sonrisa o cualquier beso. Es una parte más de una relación y me parece genial que lo representen sin ese absurdo tabú que en pleno 2013 siguen teniendo muchas personas sobre el sexo, que no deja de ser algo bello, bonito, natural y placentero. Y más en este caso, que además de todo esto nos muestra AMOR y PASIÓN. Prefiero mil veces ver una escena de amor que un asesinato, pero esto último es muchísimo más fácil de ver en el cine y nadie se queja. El sexo es algo normal en la vida de cualquiera de nosotros, y tiene el mismo “derecho” a ser mostrado en una película que una familia cenando, una pareja teniendo un cita o varios compañeros trabajando juntos. Nada de esto es necesario en un momento dado, pero ayuda a dar realismo a la película.y a mostrarnos cómo viven sus personajes.

Wakawaka - 09.12.2013 a las 18:37

A mí lo que me alucina es la gente que dice que solo ha visto sexo y que la película no tiene nada más. Precisamente esas son las personas que más obsesionadas están con el sexo, porque les ponen una escena de cama y automáticamente no son capaces de ver nada más. A ver, la película nos muestra los primeros escarceos de una adolescente, sus pruebas con los chicos, el descubrimiento de que es lesbiana, sus dudas a la hora de reconocerlo públicamente ante sus amigas, su primer amor, el sexo con la persona de la que se ha enamorado, la época de pasión, la época de rutina, la época de dudas, la infidelidad, la ruptura, el reencuentro después de la ruptura… ¿Y la gente solo se fija en el sexo? En la película el sexo tiene un peso similar al que tiene en cualquier relación de pareja, y para mí su presencia está igual de justificada que la de cualquier diálogo, sonrisa, beso, caricia o mirada entre las chicas. Ya está bien de tanto tabú, el sexo es algo bonito, bello, agradable, placentero… ¡y natural! ¡Es algo que hacemos todos! Basta ya de tratarlo como si fuera un delito. Bastante infravalorado está el sexo en las películas con respecto al peso que tiene en la vida real como para encima criticar un largometraje que incluye unas cuantas escenas. Es una película de amor, pasión y sexo, y eso es lo que muestra, ni más ni menos.

pelegrini - 09.12.2013 a las 18:48

Criticar esta película porque nos muestra escenas de sexo es como criticar una película de acción porque tiene disparos o una comedia porque tiene chistes. Lo lógico y normal en una película que nos cuenta una relación de pareja es mostrarnos esa relación, y eso incluye muchas cosas, entre ellas sexo, y en La vida de Adèle nos encontramos con todo eso. ¿De verdad todos los que os quejáis son incapaces de ver la maravillosa interpretación de las protagonistas? ¿De verdad no sois capaces de apreciar que ciertas escenas son MEMORABLES? Es el típico ejemplo de que a veces el árbol no nos deja ver el bosque, la gente solo se fija en algo polémico y olvida todo lo demás… ¿pero hasta el punto de decir que la película solo tiene sexo y que no tiene historia ni guion? Alucino, de verdad. Son tres horas de interpretaciones maravillosas, de una historia de amor preciosa, y hay gente que solo habla del sexo… Estáis obsesionados, de verdad os lo digo.

Jacky - 10.12.2013 a las 03:33

G., no quiero defender la película, pero me parece fatal que generalices. Eso de que las lesbianas apenas practicamos la tijera es algo que depende completamente de cada una. A mí me gusta más que otras posturas y practico el tribadismo a menudo. Además, esa posición en la película solo la muestran una vez que yo recuerde, no es que abusen de ella. Cada pareja es un mundo, y no pasa nada por considerar que la pareja de esta película no es una pareja estándar que hace lo que le gusta a la mayoría. Es como si sacaran una película en la que una pareja hetero practica alguna posición poco convencional y saliera la gente a quejarse de que eso no lo hacen la mayoría de las parejas. A ver, no lo harás tú, no lo hará mucha gente, ¿pero eso significa que no lo haga nadie?

Capitán Clostridium - 24.12.2013 a las 10:23

Tanto primerísimo plano me ha parecido agotador, y no me vale la excusa de que el director a querido pegarse a la piel de Adele… Sobra metraje.

Capitán Clostridium - 24.12.2013 a las 10:24

Tanto primerísimo plano me ha parecido agotador, y no me vale la excusa de que el director ha querido pegarse a la piel de Adele… Sobra metraje.

Nada nuevo bajo el sol.

Botulismo Tétanos - 01.01.2014 a las 15:31

Los primeros planos es lo que hace tan íntima esta película, tan especial, sobre todo porque la actriz los interpreta perfectamente, haciéndonos creer completamente que está protagonizando ese momento tan cotidiano como es levantarse, trabajar o simplemente estar pensativa. No son primeros planos gratuitos, son primeros planos que nos meten dentro de la piel de la protagonista, que nos hace vivir esas situaciones como si nosotros las estuviéramos llevando a cabo. Una maravilla.

Improvisador - 02.03.2014 a las 01:41

Me ha encantado! Es muy difícil transmitir como puede sentirse Adele, el descubrimiento de sus sentimientos, sentir el rechazo, enamorarse, sentirse acogida, sentirse sola, sentirse idiota, sentirse abandonada, tener ansiedad, descubrir que sigue queriendo y que no tiene nada que hacer. Es un crimen que no esté nominada a los Oscars. Para los que se quejan de las escenas de sexo, yo no soy director así que no se si lo habría hecho así o asao, pero lo siento por aquellos que no puedan disfrutar de todo lo que transmite esta película, en definitiva amor, por la forma en que se muestra el sexo. Para mi el 8 se queda corto, me sentí identificado al 100 % …

karma - 02.12.2014 a las 18:13

Estoy de acuerdo con anteriores comentarios que tachan esta película de machista y morbosa, pero yo voy más allá. Además de ser aburridísima, interminable, deshilvanada y absurda, tiene la desfachatez de frivolizar hasta extremos increíbles con las relaciones homosexuales entre mujeres. Toda ella me parece una predecible y tópica fantasía masculina.
Sobre ella se ha discutido mucho sobre que si no es pornográfica, que si las escenas sexuales son gratuitas o no, que la historia original fue escrita por una mujer lesbiana y un hombre heterosexual se ha encargado de degradarla (cosa en la que estoy de acuerdo), que si en realidad está mostrando la realidad de cualquier relación, no sólo homosexual, blablablá. Pues que nadie se lleve a engaño, puesto que como suele decirse, “la respuesta más obvia es siempre la correcta”: la película puede parecer pornográfica y tener escenas gratuitamente morbosas, pero ES realmente una película pornográfica y gratuitamente morbosa.

Karma equivocada - 18.11.2018 a las 00:17

Aunque este mensaje lo dejo con años de retraso, decir que me parece absurdo calificar la película de pornográfica porque eso indica una total ignorancia de lo que significa esa palabra. Pornografía es la presencia de sexo real y explícito en una película. Aquí no hay sexo real, no se muestran genitales en ningún momento y son solo interpretaciones. Por tanto, por definición, no puede ser pornografía. Es una película erótica, en la que se simulan relaciones sexuales que no son reales y en los que en ningún momento se ven genitales.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario