"La tragedia de Macbeth"

"La tragedia de Macbeth"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Un lord escocés es convencido por unas brujas de que se convertirá en el futuro rey de Escocia. Adaptación de "Macbeth" de William Shakespeare.

Conviene ver: "La tragedia de Macbeth" es la versión intimista, lúgubre y pesadillesca que ha llevado a cabo Joel Coen sobre una de las obras capitales de William Shakespeare y que ya despertó el interés de realizadores como Orson Welles, Roman Polanski, Akira Kurosawa, Philip Casson y Trevor Nunn, o Justin Kurzel. Un retrato de ambición, violencia y dolor en una versión en la que el director no oculta las referencias al expresionismo alemán así como a Carl Theodor Dreyer y a Ingmar Bergman a la hora de hablar de la fatalidad y de la complejidad humana. Una propuesta madura que explora los límites shakesperianos pero que, además, se permite utilizar de la mejor manera posible las herramientas cinematográficas y teatrales para una adaptación que pretende volar libre al margen de las muchas que ha habido hasta la fecha en diferentes formas y formatos. Denzel Washington y Frances McDormand protagonizan una cinta que les tiene como reclamo en un momento de auge en sus carreras en el que aportan el oficio, la sabiduría y el paso de una vida a través de las arrugas de sus rostros, lo ideal para unos personajes en su última oportunidad para la gloria a la que brindan su ira explosiva y su astucia en un conjunto fantasmagórico y digno de película de terror que encaja muy bien dentro del catálogo de la productora A24 y que, además de un estreno limitado en salas, se estrena en Apple TV+.

La huella de William Shakespeare sigue viva siglos después en cine y en series de televisión, reivindicando la figura del antihéroe y reivindicando el poder de la palabra y el verso no siendo incompatible con lo estático de una propuesta teatral que aquí no chirría concentrándose en unos medidos 105 minutos. Tragedias en las que la amoralidad brota ante la sed del poder o la necesidad de venganza avivada por el orgullo herido. El director ha prescindido de escenarios reales aprovechándose de decorados en estudio que plantean una composición única, austera pero impactante, facilitando que cada plano sea una joya pictórica digna de exposición a lo que contribuye la magistral fotografía en blanco y negro de Bruno Delbonnel llena de belleza en el que es su tercer trabajo para Joel Coen tras “A propósito de Llewyn Davis” (2013) y “La balada de Buster Scruggs” (2018). Denzel Washington está fantástico en la espiral de ambición y locura de su personaje, así como en cada parlamento, no siendo ajeno a la figura de Shakespeare tanto en cine (“Mucho ruido y pocas nueces”) como en teatro (“Otelo”, “Julio César”, “Coriolano”) mientras que Frances McDormand se queda en el contrapunto que le permite su oficio y es todo presencia habiendo sido una de las impulsoras del proyecto al estar muy ligada a la obra desde sus años de instituto. Todo un gozo ver a estos actores afrontar sus personajes y los vaivenes de una relación torrencial y compleja. A destacar también a Kathryn Hunter, una de las revelaciones de la cinta después de una curtida trayectoria representando al dramaturgo en montajes de la Royal Shakespeare Company, encarnando a las tres brujas que cambian el rumbo del destino del protagonista en su descenso a los infiernos ante unos cantos de sirena bañados de interés y fatalidad, al que la vertiente interna del personaje está más que receptivo y que dotan a esta versión tanto de un estilo de filosófico como de una sensación de que el tiempo se está agotando fomentando su ritmo para que no caiga en un tedio que podría provocar rechazo.

Joel Coen demuestra en “La tragedia de Macbeth” que se puede no renunciar al clásico, hay mucho del origen teatral y de las versiones de Welles y Olivier al respetar el verso y su ambientación, pero en esencia lo acerca (a pesar de su estética de autor y formato cuadrado) a un público que puede quedarse con la propuesta ante el deleite actoral y su ritmo de thriller partiendo de la tragedia griega de poder y corrupción que en realidad está en el origen de toda historia y quizá del propio arte de contarlas. Cine y teatro a través de la palabra y de la imagen en una lúcida comunión que tira de minimalismo pero también de todas las herramientas cinematográficas en todo un disfrute para los sentidos y que reivindica el legado de un autor que supo como nadie mostrar un retrato sobre la condición humana, a través del poder y la corrupción, que sigue vigente hoy en día, nutriendo a la realidad y la ficción, continuamente y de manera diversa como lo es en esta versión en la que un reparto racial rinde tributo al texto dándole una perspectiva tan clásica como contemporánea en la que el director y todo el equipo no pueden más que lucirse a un nivel casi de reclinatorio que es lo que hay que destacar sobre una propuesta que, por otra parte, no va reñido con ser también árida, exigente, plomiza y demasiado intelectual a la hora de transmitir más a un público que, en su mayoría, ha sido privado de poder valorarla en pantalla grande.

Conviene saber: Joel Coen dirige en solitario por primera vez sin su hermano desde “Crueldad intolerable” (2003) habiendo sido la cinta encargada de inaugurar el Festival de Nueva York 2021.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Suscríbete
Notificar
guest
2 Comentarios
El mas antiguo
El mas reciente El mas votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
David
David
3 meses atrás

5 ataúdes/estrellas para tu crítica. El tercer párrafo, sin un solo punto y con tantos aciertos, ¡genial! Aunque no lo demuestre en este comentario mío simplón, me tengo por el amo de la subordinada y por ser el más mono de todos los que se van por las ramas. ¡Gracias!

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x