50 películas que hay que ver antes de morir: “Tiburón” (1975), la gran sardina de Spielberg

50 películas que hay que ver antes de morir: “Tiburón” (1975), la gran sardina de Spielberg

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (71 votos, media: 3,49 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Hay unas pocas películas que tienen contador. No se trata de haberlas visto o no, sino de cuantas veces se ha hecho. La respuesta de cada uno a esa pregunta, al igual que la pregunta, debería de formar parte de cualquier test o entrevista que se precie. Pregúntatelo un momento. ¿Cuál es la que más veces has visto voluntariamente? Y a partir de ahí sigue el ¿Porqué? Y tienes materia para estar contigo un rato. Si es muy largo…. Cambia de medicación.

Spielberg pensó tras leer el libro en el que se basa la historia, que sería suficiente con contratar a un «domador de tiburones», para que un gran tiburón blanco hiciera un par de piruetas en el agua, como un delfín amaestrado. El efecto se completaría con un tiburón principal. Lo primero resultó una tontería y lo segundo se convirtió en tres tiburones, al principal lo bautizaron «Bruce», como el abogado de Spielberg, Bruce Ramer.

Spielberg invitó a su amigo Lucas al hangar donde se preparaba a Jaws . se sentó a la consola de mandos e hizo que la boca se abriera y se cerrara. Los chirridos recordaban una gigantesca y oxidada trampa para osos. Lucas se subió a una escalera de mano, cuando las mandíbulas se separaron, metió la cabeza dentro para ver cómo funcionaba… y Spielberg la cerró. Cuando intentó volver a abrir la boca de Bruce, se quedó atascada. Lucas logró zafarse forzando el mecanismo. los dos se subieron al coche y se largaron. Sabían que acababan de romper algo que había costado un dineral. No sabían todavía hasta que punto aquello sería caro. Al tercer día de rodaje, uno de los tres tiburones se hundió, y el equipo empezó a llamar a la película “

Cartel de TiburónLa primera copia fue un desastre. Los que la vieron recuerdan que ninguna de las tomas encajaba. Había una con luz de sol, otra con lluvia, otra con nubes, otra con el cielo gris o con el cielo azul. Era muy difícil de seguir. Peor aún, el tiburón era ridículo. En palabras del productor : «Parecía un enorme juguete de goma, nadie iba a creérselo. Visionar las primeras pruebas fue «como un velatorio”, recuerda De Palma, en el libro “Moteros tranquilos, toros salvajes”. A Bruce se le ponían los ojos bizcos, y no podía cerrar bien las mandíbulas.

El rodaje terminó el 17 de septiembre de 1974. El calendario inicial de cincuenta y cinco días se alargó hasta ciento cincuenta y nueve. Es decir, terminaron con ciento cuatro días de retraso; el presupuesto final fue de unos diez millones de dólares, casi tres veces el inicial.

Richard Dreyfuss, era entonces un actor que empezaba, y según se contó, solía llevar un par de listas. Una era de las actrices y chicas en general con las que pensaba en polinizar, muy amplia; en el bolsillo trasero del pantalón le vieron varias personas la otra lista, un trozo de papel amarillo muy manoseado con los nombres de todos los directores de casting que alguna vez lo habían rechazado. Dijo que no a “Antes de ser retiradas de cartel,  “Tiburón” tres veces. No le gustaba su personaje, porque sólo aparecía para proporcionar datos sobre los tiburones. Al verse horrible en su última película rogó que le dieran el papel, y aceptó comenzar cuando no había todavía guión, ni tiburón, ni reparto. A Spielberg le preocupaba que el proyecto fuera demasiado comercial. «Yo no sabía quién era. Quería hacer una película que dejara una impronta, pero no en las taquillas, sino en la conciencia del público. Quería ser Antonioni, Bob Rafelson, Hal Ashby, Marty Scorsese. Quería ser cualquiera menos yo.» Y pensaba: ¿Quién quiere ser famoso por haber dirigido una de tiburones y otra de camiones?» «Hay que distinguir entre películas serias y cine comercial_», le dijo al productor. _«Yo quiero hacer películas serias.» el productor utilizó el mismo argumento que había funcionado con tantos otros, incluyendo a Coppola: «Bueno, ésta será una gran película comercial, sin duda alguna. ¡Y te permitirá hacer todas las cintas “serias” que quieras!»

“El padrino” había recaudado 86 millones; “El exorcista”, 89. Tiburón las superó a ambas: 129 millones, un récord que mantuvo dos años, hasta “La guerra de las galaxias”. En aquella “primera vuelta”, a los productores les hizo ganar más de 70 millones y a su director 4 millones.

“Tiburón” es la grieta por la que se coló el cine más comprometido de los Estudios y nació el cine “palomitón” de la actualidad. Cambió la industria para siempre, porque los estudios descubrieron el valor de multiplicar el número de salas y la publicidad masiva por televisión. Dos factores que aumentaban los gastos de marketing y distribución a la vez que reducían la importancia de la crítica impresa, convirtiendo en milagroso que una película se consolidara poco a poco y encontrara su público simplemente por su calidad.

Pánico en las aguas gracias al escualo de SpielbergSpielberg aguantó los preestrenos con Valium. asistió a la proyección en Dallas, programada después de “El coloso en llamas”. A pesar del calmante no se pudo sentar, se quedó de pie, al fondo de la sala, junto a la puerta. En cuanto terminó una de las primeras escenas, en la que muere el niño en la balsa, un hombre sentado en primera fila se levantó y salió corriendo, pasó junto al director y en el vestíbulo vomitó, luego fue al lavabo y regresó a la sala. Spielberg asegura que en ese momento supo que sería un éxito.

La decisión de reducir el número de escenas en las que aparecía el tiburón, fue la clave del éxito. También la llave del ego de Spielberg . No se puede hasta la fecha determinar si hubo una sola persona que lo comprendiera antes que el resto. El director sintió amenazada su autoría y junto con el éxito se rompió la cordialidad y el compañerismo.

Spielberg estaba tan seguro de que iba a ser candidato a un premio de la Academia que invitó a un equipo de televisión a su despacho para que filmara su reacción cuando recibiera la buena noticia. “Tiburón” obtuvo una nominación a la mejor película, pero la Academia escogió a Altman por “Nashville”, a Milos Forman por “Alguien voló sobre el nido del cuco”, a Stanley Kubrick por “Barry Lyndon”, a Sidney Lumet por “Tarde de perros” y a Federico Fellini por “Amarcord”.. Cuando la cámara lo filmó con el rostro hundido en las manos, Spielberg se quejó: «No puedo creerlo. ¡Escogieron a Fellini antes que a mí!»

Me ha entrado curiosidad y te propongo un paseo por las aguas españolas para ver que tiburones han fijado su residencia en nuestras playas, así te sirve de aperitivo a este reportaje de los psicos de LQYTDiga y al visionado de la película que se marcan los de TCM hoy a las 22:00 (Dial 46 Digital +).

50-1 Tiburon.mp3

 

Vídeo 

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

sentencia - 10.01.2009 a las 17:43

¡¿Qué le han hecho al doblaje de esta película?! Parece de telefilm de sobremesa.

Cinefago - 11.01.2009 a las 22:41

Totalmente de acuerdo, se han cargado la película, ¡con lo bueno que era el doblaje original!
Que manía de redoblar las películas, por mucho que el nuevo sonido sea 5.1 no es lo mismo, con todo el respeto a los nuevos dobladores, claro, pero la película que tenemos en nuestro recuerdo no es esta, nos la han cambiado.
Un mordisco de Bruce a los psicos de LQYTD por no utilizar el doblaje original para el reportaje, GRRRR!! GROAARR!!

ja. bayona - 29.04.2010 a las 18:32

me gustaria saber sobre otra version de tiburon 3 a principio de los años 80

ROLANDO - 17.12.2016 a las 06:48

JAMÁS ME CANSARÉ DE VER ESTA PELÍCULA.
ANSÍO Y ESTOY PENDIENTE DE CADA REPOSICIÓN DE ELLA EN CINE PORQUE ME ENCANTA DISFRUTARLA EN SU MEDIO ORIGINAL.
UNA OBRA MAESTRA.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario