Conexión Oscar 2014: Actriz

Conexión Oscar 2014: Actriz

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Desde que se pudo ver “Blue Jasmine”, Cate Blanchett cogió la vitola de favorita en la categoría de mejor actriz y no la va a soltar hasta el mismo momento que le den el Oscar. Se lo ha llevado todo y está a una semana de ganar su segundo Oscar confirmando que es una actriz querida y respetada, y es que Blanchett atesora esa elegancia y esa clase natural que la hace polivalente para cualquier papel contemporáneo, sin poder dejar de lado esa aura clásica que la asemeja a cualquier estrella del Hollywood clásico. Eso sí, Blanchett ganara con merecimiento, pero no por el mal trabajo de las otras candidatas ya que las otras cuatro interpretaciones habrían sido favoritas en cualquier otro año. Superando a la de 2007, es la edición en la que las nominadas en este apartado suman más años. Este año, además, todas las candidatas suman 38 nominaciones (más que en las otras tres categorías juntas) y desde 1995 es la primera vez en la que todas las nominadas ya han sido nominadas al Oscar anteriormente.

Las candidatas

Amy Adams (La gran estafa americana)

Tiene 39 años y es su quinta nominación al Oscar. Ha sido candidata como actriz de reparto por “Junebug” (2005), “La duda” (2009), “The fighter” (2011) y “The master” (2013). Adams se ha convertido en una de las presencias fijas en los Oscar, a pesar de que siempre ha quedado eclipsada (bien por alguna de sus compañeras de reparto) o bien por la percepción de que ese año no era el suyo. La actriz se desmelena en “La gran estafa americana” y de ser una embarazada robaescenas, una monja ingenua, una choni enamorada de un boxeador, y la férrea mujer del líder de una secta, ahora se acerca a un putón verbenero gracias a esos escotazos y esos cardados que le ha brindado David O. Russell. Aunque no todo el mundo contaba con su interpretación como nominable (verdaderamente la única que ha recibido unánimes parabienes es Jennifer Lawrence a pesar de que la película tenga cuatro actores nominados), Adams demuestra que es una de las favoritas de los académicos, aunque empate ya a Irene Dunne como actriz con 5 nominaciones y 0 Oscar, y así como que esté a una candidatura de igualar en el mismo dato a Glenn Close, Deborah Kerr y Thelma Ritter. Quizás la naturalidad con la que aborda sus papeles, sin ningún efectismo ni extravagancia, hace que los premios le sean esquivos y es que Amy Adams es una persona normal que perfectamente podría vivir en nuestro mismo edificio. Algún año le tiene que tocar, más cuando la Academia la ha nominado siempre que ha tenido opción (si exceptuamos el caso de “Encantada”). Al menos, este año se impuso a su maestra Meryl Streep en los Globos de Oro y rompió su maleficio con los premios, aunque, no nos equivoquemos, verla como alternativa a Blanchett es un error ya que su personaje pierde fuerza y presencia en la segunda parte y, en ocasiones, hemos tenido compitiendo en reparto a actrices con más presencia que la de Adams en esta película.

Cate Blanchett (Blue Jasmine)

Tiene 44 años y es su sexta nominación al Oscar. Ganó como actriz de reparto por “El aviador” en 2005 y ha sido candidata como protagonista por “Elizabeth” (1999) y “Elizabeth: La edad de oro” (2008) y como actriz de reparto por “Diario de un escándalo” (2007) e “I´m not there” (2008). Hasta ahora Blanchett había recibido el Oscar por la que está considerada una de sus interpretaciones más discretas, como mera imitadora de Katharine Hepburn, pero ahora se encuentra a las puertas de su segundo Oscar (el primero como protagonista) por uno de los personajes que ya es referencia e icono en su filmografía y también, porque no decirlo, en uno de los grandes regalos con los que ha servido nunca Woody Allen al talento de una actriz. Esta versión siglo XXI y post escándalo de las preferentes de Blanche DuBois permite a la actriz australiana ofrecer una gama de matices pocas veces vista en una actriz que lo da todo y que pasa del blanco al negro pasando por el gris, de la altanería más hipócrita a la desesperación por no sentirse comprendida, del último intento de agarrarse a su habitual tren de vida al copazo fruto del desengaño y de la mentira. Blanchett es la que logra que la película de Woody Allen se eleve y se convierta en uno de los mejores trabajos recientes del neoyorquino y, desde luego, la master class que da la actriz podría ser estudiada en todas las escuelas de interpretación. El director se aprovecha del choque de clases y caracteres, para retratar a una de esas mujeres que, aparentemente, no sabían nada de los “negocios” de sus maridos a pesar de todo el trasiego de regalos, parabienes y beneficios recibidos, y que últimamente se han destapado de manera esperpéntica en nuestro país o en el caso Madoff a nivel internacional. Y es que el espíritu de Tennessee Williams impregna la película y a unos personajes que parecen querer homenajear las características principales de su obra con elementos como el rechazo, la hipocresía y el arribismo. La actriz está, posiblemente, en el mejor papel de su carrera bordando el drama, la comedia esperpéntica y esos matices eléctricos que ya la convierten en un personaje de referencia en la carrera de Allen, trufado ya de por sí de muchos personajes femeninos. Una crítica mirada al sistema de clases, el auge de las desigualdades sociales, y la determinación de que está bien soñar con algo más de lo que tenemos, pero sin que eso suponga tirarse a una piscina vacía y al final terminar perdiendo lo más cercano, lo auténtico, y lo que realmente está a nuestro alcance. El resurgir de Blanchett, tras unos años dedicada a su familia y al teatro en Australia, no ha podido ser más exitoso demostrando cuánto se la echaba de menos en un Hollywood deseoso de dar buenos papeles a una de las mejores actrices de su generación. Así lo atestigua el inminente Oscar y que haya rodado (o vaya a hacerlo) con Woody Allen, George Clooney, Terrence Malick, Kenneth Branagh y David Mamet. Un Oscar que es reconocimiento a su talento e inteligencia.

Sandra Bullock (Gravity)

Tiene 49 años y es su segunda nominación al Oscar. Ganó como actriz protagonista por “The blind side” en 2010. Ella misma lo ha reconocido en alguna entrevista, el trabajo de “Gravity” sirve para disipar las dudas sobre su talento y justificar (en parte) el Oscar que le brindó la Academia hace cuatro años. 18 años después de “Tiempo de matar”, Matthew McConaughey y Sandra Bullock se han reivindicado como actores de talento y sus nominaciones de este año no hacen más que justificarlo. Por mucha técnica y virguería visual que encontremos en la película de Cuarón, Bullock se convierte en el alma de la película y respiramos y padecemos junto a ella en su travesía en el espacio y su épica historia de supervivencia en las condiciones más adversas y menos imaginadas. Sandra Bullock da todo un puñetazo en la mesa ante un gran reto físico y psicológico que cumple con nota y que es, sin duda, su mejor interpretación. Más de nueve horas pasaba la actriz todos los días en un habitáculo de un metro cuadrado para encarar un personaje que precisaba de unos complicados y estudiados movimientos que tenían que simular la ausencia de gravedad. El papel lo ha asumido con sobriedad y entereza y, al margen de lo visual, es la gran artífice de su triunfo con un papel que se mueve entre la profunda determinación (a lo teniente Ripley) y la vulnerabilidad y frustración ante el reto personal que padece y que se percibe insuperable. Su reciente Oscar y el monopolio de Blanchett no le ha dado opción para ser reconocida ya que, si bien la cinta arrasa en premios técnicos y de dirección, la cinta no sería lo mismo sin ella. De Miss Congeniality ha pasado a Miss Gravity y, al borde de unos envidiables 50, ha demostrado que hay mucho más allá de esa actriz de comedia patosa que nos ha hecho reír desde mediados de los 90.

Judi Dench (Philomena)

Tiene 79 años y es su séptima nominación al Oscar. Ganó como actriz de reparto por “Shakespeare enamorado” en 1999 y ha sido nominada como protagonista por “Su majestad Mrs. Brown” en 1998, “Iris” en 2002, “Mrs. Henderson presenta” en 2006 y “Diario de un escándalo” en 2007. Fue candidata también como actriz de reparto por “Chocolat” en 2001. Al igual que en el caso de Cate Blanchett, sabe a poco el Oscar que recibió Dench por esos 8 minutos en “Shakespeare enamorado” como reina cabreada que estéticamente parecía entroncar con el dragón Smaug. Dench atesora prestigio british desde hace muchos años en cine, televisión y teatro, pero los Oscar la descubrieron en “Su majestad Mr. Brown” y desde ahí la han nominado de manera bastante periódica, aunque ese amor mal entendido provocó que muchos la señalaran como opción para ser nominada por “Atando cabos” (consiguió nominación al SAG aunque fue candidata al Oscar por “Iris), “Nine”, “J. Edgar” o “Skyfall”, por la que sí que recibió candidatura para los Bafta en su despedida en el personaje de M. Ahora Dench brinda uno de sus mejores trabajos en “Philomena”, logrando a base de oficio, emoción y gracia, así como con unas miradas que lo dicen todo, retratar a una mujer normal (perfectamente reconocible) que emprende un enternecedor viaje físico y emocional hacia la búsqueda del hijo que le fue arrebatado por una adopción forzosa en una Irlanda en el que el peso de la religión católica ha silenciado un tema que la película (sin maniqueismos y sin meter el dedo en la llaga) descubre y da a conocer. La película de Stephen Frears se ha convertido en “la tapada” de las nominaciones y, cualquier otro año, Dench tendría más de medio Oscar en el bolsillo, pero su compañera en “Diario de un escándalo” no le ha dejado la posibilidad ni de ganar en su casa llevándose el Bafta. Aun así, estamos ante el que posiblemente sea el último gran trabajo de una de las grandes damas de los Oscar que, como en tantas otras ocasiones, ganó por un papel que no hacía justicia a un talento que ha demostrado de manera ininterrumpida y que tendría que haberle dado, al menos una estatuilla más, concretamente por esa manipuladora profesora de “Diario de un escándalo” el año en que Helen Mirren arrasó con todos los premios en su rol de Isabel II.

Meryl Streep (Agosto)

Tiene 64 años y alcanza su 18ª nominación. Ganadora del Oscar como actriz de reparto por “Kramer contra Kramer” en 1980 y como protagonista por “La decisión de Sophie” en 1983 y “La dama de hierro” en 2012, ha sido nominada como actriz de reparto por “El cazador” en 1979 y “Adaptation (El ladrón de orquídeas)” en 2003 y como protagonista por “La mujer del teniente francés” (1982), “Silkwood” (1984), “Memorias de África” (1986), “Tallo de hierro” (1988), “Un grito en la oscuridad” (1989), “Postales desde el filo” (1991), “Los puentes de Madison” (1996), “Cosas que importan” (1999), “Música del corazón” (2000), “El diablo viste de Prada” (2007), “La duda” (2009) y “Julie y Julia” (2010). Nunca hay que apostar en contra de Meryl Streep y este año no ha sido una excepción. Todos pensábamos que Streep y Adams pelearían por la quinta plaza, y finalmente la que cayó fue la fija toda la temporada Emma Thompson (que este año se lo pasó pipa de fiesta en fiesta aunque sin resultado). Meryl Streep (que intentó ser propuesta por los Weinstein como actriz de reparto tras el globo sonda que lanzaron a finales de verano) interpreta a la matriarca amargada y borrachuza de “Agosto”, un papel que valió a la actriz que la encarnó en Broadway, Deanna Dunagan, el premio Tony a la mejor actriz en 2008. Eso ya habla de las bondades de un papel en el que una actriz puede lucirse, incluso permitiéndose caer en la sobreactuación. Y es que, el que podría haber sido cuarto Oscar de Meryl Streep, se ha visto empañado por las malas críticas que han acompañado a la película desde su estreno en USA, mucha frialdad para la adaptación de una obra teatral muy reconocida por allí y que, al menos, la crítica europea sí que ha tratado mejor. Además, y aunque compita en reparto, el duelo con la coprotagonista Julia Roberts (su hija en la ficción) es de los que hacen época, encontrándose Meryl con alguien que termina eclipsándola en más de una escena. Además, la polémica en el rodaje y en la postproducción en la que cada una de las divas quería un final para su mayor lucimiento, tampoco ha ayudado a la imagen de una cinta nacida para ser una de las multinominadas de la temporada de premios y que, finalmente, ha ido ha tenido que contentarse con las nominaciones para sus dos actrices. Una película a reivindicar que, al menos, sirve para que Meryl Streep siga ampliando su leyenda haciendo que cada vez se antoje más difícil que alguna actriz pueda igualar algún día su marca.

El dictamen

La apuesta: Cate Blanchett (Blue Jasmine)
La alternativa: Judi Dench (Philomena)
Quiero que gane: Judi Dench (Philomena)
Echo de menos: Emma Thompson (Al encuentro de Mr. Banks)

Vota y comenta en el foro quién quieres que gane este Oscar

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Pepe - 24.02.2014 a las 20:52

Aquí la que todos echamos de menos es Adèle Exarchopoulos, la única que ha conseguido ganar a Cate Blanchett en un par de premios y claramente superior a las otras cuatro nominadas de este año.

valentina - 25.02.2014 a las 01:55

Totalmente de acuerdo Pepe, Adele Exarchopoulos hace la mejor interpretacion del año incluso por encima de Cate Blanchett y sin olvidar a Lea Seydoux que perfectamente podria haber sido nominada a la mejor actriz secundaria. Vergonzoso el ninguneo a la maravillosa La vida de Adele y a sus dos actrices en estado de gracia, sublimes.

valentina - 25.02.2014 a las 10:57

Vaya escribi un comentario que Adele Exarchopoulos ha hecho la mejor interpretacion del año incluso por encima de Cate Blanchett y es penoso que no este nominada y no me lo han publicado.

Omar - 26.02.2014 a las 07:20

La Vida De Adele no era elegible por razones de tiempo, no fue precisamente ninguneada.

Valentina - 26.02.2014 a las 20:19

Omar entiendeme si quieres, las actrices SI podian ser nominadas lo de la pelicula fuera de tiempo ya lo sabia.
Y sigo pensando que SI ha sido ninguneada siendo una de las mejores peliculas del 2013 junto con HER.

Isra - 27.02.2014 a las 16:30

De verdad paren con sus comentarios de Adèle Exarchopoulos, que aburrido es leer lo mismo.

¿Se imaginan si en lugar de dar nuestros puntos de vista de las nominadas nos ponemos a hacer historia de las y los ninguneados en los Oscares? y en serio que les puedo dar muchos nombres.

Este año es de Cate Blanchett y punto.

marc - 27.02.2014 a las 16:46

Amigo relaja y deja que la gente opine de a quien le gustaria ver nominado y a quien no. Que te aproveche Cate Blanchett ,es una gran actriz ,pero deja que la gente tenga otras preferencias PAZ

Isra - 27.02.2014 a las 19:21

Ok Marc, creo que mi opinión también es valida pues semana a semana es la misma opinión con Adèle Exarchopoulos, simplemente creo que el enfoque debería de ser con las nominadas.

Por mi parte PAZ a los fans de Adèle Exarchopoulos si es que se sintieron ofendidos.

P.D. No tienes que ser irónico al decirme que me aproveche Blanchett

marc - 27.02.2014 a las 20:59

Es que no se trata de ser fan de nadie respeta que haya gente que le haya chocado que Adele Exarchopoulos no este entre las nominadas como tambien sorprende no ver a Joaquim Phoenix o Brie Larson… aunque tampoco hay que tomarse muy en serio los oscars.
Yo personalmente solo soy fan del CINE aunque he de decir que Adele E. me maravilló.
Saludos Isra

Pepe - 01.03.2014 a las 17:28

A ver, en el propio artículo ponen al final lo de “echo de menos a”, por lo que considero bastante lógico que la gente opine sobre a quién echa de menos. Para mí la ausencia de Adèle es sangrante, pero no es la única que hay en esta edición, de la misma forma que las hay en todas las ediciones. Yo por mi parte lo seguiré reivindicando, aunque Cate Blanchett me encanta en Blue Jasmine y si gana el premio será totalmente merecido.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario