Conexión Oscar 2014: Película de habla no inglesa

Conexión Oscar 2014: Película de habla no inglesa

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 4,75 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Tras tres años en los que “En un mundo mejor”, “Nader y Simin, una separación” y “Amor” no encontraron competencia para llevarse el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, la emoción vuelve a una categoría que se asemeja mucho a la de 2010 en la que el sentimiento terminó llevando a “El secreto de sus ojos” a la estatuilla frente a dos películas tan alabadas y reconocidas como “La cinta blanca” y “Un profeta”. ¿Ocurrirá lo mismo este año con “Alabama Monroe” robándoles la cartera a última hora tanto a “La gran belleza” como a “La caza”? En todo caso, la categoría viene afectada este año por la sorprendente decisión de Francia de no enviar la Palma de Oro “La vida de Adèle” debido a la negativa de los productores de adelantar su estreno galo para así poder entrar en los plazos académicos.

Las candidatas

“Alabama Monroe” (Bélgica)

Es la 7ª nominación para Bélgica en los Oscar, un premio que todavía no ha ganado.

Felix Van Groeningen ha sorprendido a Europa con una película que, cogiendo un tema que podría haber sido carne del telefilm más pornográfico, se eleva y coge fuerza gracias a la profundidad humana de lo que cuenta, la innegable química entre sus actores y una selección musical que se convierte en uno de los alicientes de la película. Tras pasear por Berlín y Tribeca, la cinta explotó con las 6 nominaciones recibidas en los pasados premios del cine europeo mientras continuaba acrecentando su interés en diversos certámenes nacionales e internacionales. En “Alabama Monroe” se da un casi milagroso equilibrio entre las historias de los personajes y los actores, que la diferencia de un melodrama al uso. De hecho, las sobresalientes interpretaciones, llenas de vulnerabilidad, ternura y determinación, de Johan Heldenbergh y Veerle Baetens (destilan una gran química y sobre todo ella realiza una interpretación realmente elogiable ante una especie de antiheroína nada arquetípica) la convierten en una cinta redonda que toca la fibra sensible del espectador de una manera natural (aunque poco sutil sobre todo en la segunda mitad bordeando la sensiblería más naif y forzada) y cogiendo lo mejor de otras cintas de las que bebe como “Once”, “Blue Valentine” o “Declaración de guerra”. Adaptando una obra teatral escrita, dirigida y protagonizada por el mismo actor, Johan Heldenbergh, por la cinta también sobrevuela el fantasma de los traumas del 11-S y de la política Bush en contra de la investigación con las células madre. Se le puede achacar cierta moralina, o que la segunda parte no esté a la altura a la hora de reflejar el dolor y el duelo, pero indudablemente tiene un hechizo y un encanto humanista en clave de bluegrass que puede inclinar la balanza a su favor frente a otras opciones más sesudas y filosóficas. Si la Academia vota a la película que ha tocado más su corazón, no obviando que es la más universal de todas y la que más conecta con la cultura USA ante la devoción del protagonista por la misma, sin duda esta será la ganadora, ya que las otras películas con las que compiten son más de autor y de golpear el estómago y ya se sabe que el órgano más sentimental juega también a la hora de votar.

“L´image manquante” (Camboya)

Es la primera nominación para Camboya en los Oscar y el segundo documental en ser candidato en esta categoría tras “Vals con Bashir” en 2009.

Una propuesta rompedora y diferente que demuestra la renovación que ha habido en esta categoría, también abierta a otro tipo de propuestas que están alejadas de las querencias de académicos viejales con los que tradicionalmente se ha relacionado el perfil de los votantes en esta categoría. “Canino” de Grecia abrió la senda y la belga “Bullhead” lo continuó. La cinta está dirigida por Rithy Panh, superviviente del genocidio en Camboya llevado a cabo por los Jemeres Rojos y del que Panh huyó en 1979 tras cuatro años de régimen en el que murieron dos millones de personas. Un viaje catártico para él a través de estas figuras de plastilina que reflejan ese episodio de dolor y barbarie en el entorno rural de la Camboya de esos años. Se le ha achacado que la estética quede por encima del argumento a través de unas figuras que, realmente ofrecen una mirada nueva a la hora de reflejar un drama como éste, pero que no llegan a encontrar la emoción de la recreación en carne y hueso propio de la inexpresividad de esta materia que se intercala con imágenes de archivo y jugando con el blanco y negro y el color. En todo caso, con esta candidatura se reconoce la originalidad del proyecto siendo ya esta mención un premio que se suma al galardón a la mejor película en la sección Una cierta mirada del Festival de Cannes 2013.

“La caza” (Dinamarca)

Es la 10ª nominación para Dinamarca en los Oscar. Ganó el premio por “El festín de Babette” en 1988, “Pelle el conquistador” en 1989 y “En un mundo mejor” en 2011.

¿Qué se puede decir a estas alturas de una película como “La caza”? Elegida como una de las cinco mejores películas estrenadas en 2013 en los premios Foreto de LoQueYoTeDiga y con premio para Mads Mikkelsen como mejor actor, premio que también consiguió en el Festival de Cannes 2012. Ya ha llovido de eso pero “La caza” puede optar a estos Oscar por haberse estrenado en Dinamarca en Enero de 2013, habiendo llegado antes a países como Francia y Reino Unido. Thomas Vinterberg, uno de los padres del Dogma 95, puede incluso ganar algo tan mediático como un Oscar con una película seca, dura, intensa y que, irremediablemente, deja una profunda huella en el espectador y, sobre todo, preguntas para reflexionar. Todo con la historia de un profesor cuarentón, divorciado y con un hijo en edad adolescente, que ve como la hija de su mejor amigo (también alumna suya) enciende la mecha de la duda, la sospecha y la aberración en una comunidad rural en la que el rumor se propaga como la pólvora. “La caza” es un duro, seco y portentoso drama sobre el tema de los abusos sexuales, y sobre todo sobre los prejuicios, las sospechas y la deriva de una sociedad en la que se implanta moralmente la presunción de culpabilidad sobre algunos aspectos. Llevar al extremo la protección de un grupo de la sociedad para privar de derechos fundamentales a la otra parte. Una cinta que garantiza el debate a la salida del cine. Recuerda mucho a “La calumnia”, o las más recientes “El leñador” y “La duda”, viendo a ese hombre acorralado por la sociedad ante un delito del que se le acusa y del que no hay una gran seguridad probatoria pero que, no obstante, le condenará de por vida ante ese pueblo calvinista en el que todos se conocen. Mads Mikkelsen está soberbio y quizás, el que cada vez sea un rostro más conocido en territorio USA gracias a la serie “Hannibal”, además de que ya ha formado parte de otras películas candidatas en esta categoría como “Después de la boda” o “Un asunto real”, también puede jugar a favor de una película dura e intensa que deja al espectador noqueado. Esperemos que el votante no se quede tan sonado porque un Oscar para una película como ésta (tan interesante a la hora de reflejar esa doble moral de la sociedad más enfermiza y políticamente correcta) dignificaría sin duda el premio.

“La gran belleza” (Italia)

Es la 28ª nominación para Italia en los Oscar que no hay que olvidar que recibió tres premios honoríficos antes de que se constituyera la categoría por “El limpiabotas” (1948), “Ladrón de bicicletas” (1950) y “Demasiado tarde” (1951). Ha ganado también por “La strada” (1957), “Las noches de Cabiria” (1958), “Fellini 8 ½” (1964), “Ayer, hoy y mañana” (1965), “Investigación sobre un ciudadano libre de toda sospecha” (1971), “El jardín de los Finzi Contini” (1972), “Amarcord” (1975), “Cinema Paradiso” (1990), “Mediterráneo” (1992) y “La vida es bella” (1999).

Italia no sabe lo que es ganar el Oscar desde que Benigni se pusiera a saltar butacas hace ya la friolera de 15 años. Con “La gran belleza” se le presenta la mejor oportunidad en todo este tiempo. Un homenaje encubierto a la figura e influencia de Fellini con toda la filosofía y crítica a una sociedad llena de arribistas y en el que lo que mandan son las apariencias. Todo a través de la reflexión del rey de la mundanidad, el ya icónico Jep Gambardella que interpreta Toni Servillo y que, a sus 65 años, se cuestiona sobre el amor, la muerte, la existencia y las cosas realmente importantes de la vida en su sempiterna búsqueda de la belleza cada vez más difusa en el tiempo en una etapa de su vida en la que sólo queda aprovechar lo que queda. Aunque la película se fue de vacío en el Festival de Cannes 2013, allí comenzó un recorrido que para muchos ha terminado confluyendo en una auténtica obra maestra y en, sobre todo, uno de los mejores títulos del año pasado destacando, además, esa preciosidad formal que supone una belleza innata en forma de fotogramas y todo un homenaje a la capital romana. Desde luego es una de las películas más destacadas del año, triunfando en los premios del cine europeo, pero mucho me temo que, a pesar de ganar el Globo de Oro, su excesivo tono de autor y de filosofía elevada y reiterativa puede alejarla de una categoría más acostumbrada a premiar títulos más populares, emocionales o de denuncia. “La gran belleza” no tiene ninguno de todos estos ingredientes y eso le puede pasar factura, sobre todo teniendo en cuenta que la esencia felliniana que en ella reside era un caramelo para la Academia de hace 40 o 50 años pero que, ahora, se queda algo alejada de los patrones habituales a la hora de premiar siendo la típica película que encabeza listados de los críticos pero que no termina ganando premios tan populares como éste. En todo caso, Sorrentino ha tocado este año techo con el que ya es el mejor trabajo de su carrera y ahora sólo queda ver si con el tiempo establece una relación tan estrella con la Academia como la que tuvo el director de “La dolce vita”.

“Omar” (Palestina)

Es la 2ª nominación para Palestina en los Oscar tras “Paradise now” (2006).

La apuesta comprometida que mira al conflicto de Oriente Próximo es también la segunda nominación para el director Hany Abu-Assad que hace unos años ya rozó el Oscar con “Paradise now”. Esta película no ha tenido tanto recorrido internacional pero siempre es noticiable que un país como Palestina siga intentando, a pesar de las complicaciones, seguir haciendo películas, a pesar de una industria que vive de productos low-cost y amateurs con gente no profesional, y de que la propia Academia de Hollywood no reconociera en su momento al país como estado el año en el que enviaron “Intervención divina”. La película se presenta como un thriller de mucho ritmo para esta particular versión de “Romeo y Julieta” en la que un joven panadero tiene que atravesar la muralla de Cisjordania para poder ver a su novia y a sus amigos esquivando la vigilancia de la policía militar. Un día es capturado y se le pondrá entre la espada y la pared en un entorno en el que las confianzas tienen que ser renovadas día a día eligiendo entre la libertad y la traición. Una película sobre la sinrazón de los fanatismos y en como la política termina entorpeciendo las relaciones humanas y el día a día cotidiano. La película ganó el Gran Premio del Jurado en la sección Una cierta mirada de Cannes 2013.

El dictamen

Ganará: Alabama Monroe (Bélgica)
Alternativa: La caza (Dinamarca)
Quiero que gane: La caza (Dinamarca)
Echo de menos: Gloria (Chile)

Vota y comenta en el foro quién quieres que gane este Oscar

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario