Conexión Oscar 2018: Actor

Conexión Oscar 2018: Actor

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,33 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Hay años en los que sólo una imagen promocional (e incluso el anuncio de un proyecto) ya asegura un Oscar y eso es lo que le va a ocurrir a Gary Oldman por su encarnación de Winston Churchill en “El instante más oscuro”, algo no muy lejano de lo que sucedió cuando vimos la primera silueta de Daniel Day-Lewis para “Lincoln”. Dos actores que precisamente coinciden este año y que representan junto a Denzel Washington la veteranía y el prestigio. Eso sí, la categoría también ha permitido este año albergar a las dos revelaciones masculinas más fulgurantes del año.

Timothée Chalamet (Call me by your name)

Timothée Chalamet lleva recorriéndose las alfombras rojas todo un año, bien acompañado del director Luca Guadagnino y de su compañero Armie Hammer con el que ha demostrado una química envidiable y nada forzada que se ha convertido en la clave de la película. Sundance, Berlín y Toronto son sólo algunos de los lugares donde “Call me by your name” (que ha terminado cosechando 4 nominaciones al Oscar) ha ido dándose a conocer hasta encabezar un gran número de tops cinematográficos esta temporada sobre todo para una crítica que sí que ha respaldado a una cinta que sólo tiene el hándicap de que, su aureola de cine de autor más el contexto del romance iniciático homosexual, haga que la película pase desapercibida para lo que se conoce como el espectador medio. Chalamet es un actor joven pero metódico y despierto que ya a los 16 años fichó por Brian Swardstrom, el agente que lanzó las carreras de Edward Norton y Aaron Taylor-Johnson, y para nada parece que haya sido una mala decisión.

Su naturalidad (y no estar “maleado” por Hollywood) son ahora mismo su mejor arma a la hora de encarar su carrera. Comparado por uno de sus profesores de instituto con el talento arrollador de un joven Leonardo DiCaprio, Christian Bale o Daniel Day-Lewis, emociona pensar lo que es capaz de hacer Chalamet en el futuro después de darnos ya, a pesar de su juventud, una clase magistral en el conmovedor primer plano que sirve de epílogo a “Call me by your name” y que, conforme vaya acumulando experiencias vitales y profesionales, puede todavía hacer más grande su peso como actor. Y es que, además de ser el tercer actor más joven de toda la Historia nominado en este apartado, y que nadie haya podido negar la lección magistral que da en la película y la energía que desprende, a pesar del arrase de Gary Oldman en todos los premios se ha convertido indiscutiblemente en el triunfador moral de esta carrera.

Daniel Day-Lewis (El hilo invisible)

Esta reinvención en el mundo de la moda del mito de Pigmalión le ha permitido a Daniel Day-Lewis la que será (si fuera firme su retirada) su sexta y última nominación habiendo materializado en tres el premio (“Mi pie izquierdo”, “Pozos de ambición” y “Lincoln”) quedándose, además, muy cerca el año de “Gangs of New York”. Uno de esos actores enfermizamente selectivos y metódicos que sólo salen a la palestra cuando es para lucir palmito interpretativo, respirando por todos los poros del cuerpo como lo haría el personaje en cuestión.

La maestría inmersiva con la que Daniel Day-Lewis se sumerge una vez más en un personaje ya tótem de su filmografía en el que cada detalle (desde cómo se peina, cómo desayuna o cómo mira) supone un preciso cincel de un alma torturada y solitaria con la que manera rotunda ha sumado una nueva mención al Oscar, un eunuco que con el tiempo parece cada vez más mutado en él teniendo en cuenta que ha sido el único intérprete en ganar 3 Oscar como protagonista. En su segunda colaboración con Paul Thomas Anderson lo ha vuelto a hacer y Reynolds Woodcock ya es otro de los personajes legendarios de su carrera.

Daniel Kaluuya (Déjame salir)

Nadie hubiera apostado hace sólo un par de meses que este joven británico de 29 años acabaría sumando la nominación al Oscar por su papel en “Déjame salir”. Aupado por el fenómeno de una película que pronto aseguró su presencia en película y guión original, las categorías de mejor dirección y mejor actor demuestran lo fuerte que ha llegado una cinta que es lo más parecido a un fenómeno de todas las que son candidatas este año y que deja, más allá de cualquier opinión que se tenga sobre la misma, algunas de las escenas más icónicas de la temporada como esa sesión de hipnosis, la particular subasta o las revelaciones fotográficas.

Hasta ahora la serie “Pychoville” había sido su mayor logro pero, aunque todavía queda ver que es lo que ocurre cuando las fiebres de esta temporada se rebajen, está en el reparto de “Black Panther” y en el próximo trabajo de Steve McQueen, “Widows”. Un premio a cómo sale ileso de esa mezcla de géneros que bien podría haber sido un circo pero que Jordan Peele logra que, a pesar de ser un triple salto mortal, el conjunto caiga de pie y, entre muchas cosas, termine erigiéndose como sátira social y denuncia racial partiendo del encuentro de un joven negro con sus futuros suegros blancos. Kaluuya logra que empaticemos con la locura de fin de semana en la que acaba inmerso pero, por más vueltas que le demos, la nominación no deja de venirle grande.

Gary Oldman (El instante más oscuro)

Gary Oldman ha logrado dominar la carrera a su favor y que en ningún momento se cuestionara su papel de favorito siendo el primer actor nominado al Oscar por hacer de Winston Churchill a pesar de ya haber tenido ejemplos ilustres en televisión, donde actores como Brendan Gleeson y John Lithgow ganaron el Emmy gracias a interpretar a un personaje de gran fortaleza política y todo un icono del siglo XX y de la expresión de mandatario en el sentido más positivo y lucido del término.

No se puede negar que Oldman da una lección magistral en una interpretación mucho más orgánica de la que se podía esperar, a pesar de lo chirriante que podría ser el personaje y el exceso de maquillaje resultando la papada chanante fuera su mayor condena. Nada más lejos de la realidad en una interpretación que inunda tanto la pantalla como el espacio en una atmósfera teatral y de fotografía oscura que no hace más que engrandecer y añadir enigma a la poderosa y rutilante figura de un Oldman que, más allá de la iconografía del bombín, el puro y su oronda figura, apoyándose en su consabida oratoria, logra emocionar en escenas más íntimas como las compartidas con su mujer (Kristin Scott Thomas) o cuando entra en contacto con la realidad de su pueblo de manera tan simple como brillante en la secuencia desarrollada en el metro. Los boatos y las grandes fiestas y galas de Hollywood no han tenido a Gary Oldman como un habitual pero es ahora, dejados atrás los años de exceso juvenil y las interpretaciones calificadas de excéntricas y sobreactuadas, cuando puede lucir todo su caudal interpretativo en las antípodas de su físico y personalidad consiguiendo la certificación de Academy Award Winner para uno de los mejores actores sin esa vitola, siempre tendentes a impactar y a ofrecer interpretaciones de las que hasta ahora los Oscar sólo habían destacado precisamente su insospechado ejercicio de sobriedad gestual en “El topo”.

Denzel Washinton (Roman J. Israel, Esq.)

Al igual que Meryl Streep en la categoría femenina, nunca hay que apostar en contra de Denzel Washington que se ha aprovechado de una competencia menor que la de otros años para obtener su novena nominación (la octava como actor al conseguir el año pasado candidatura como productor de “Fences”) por un título tan menor como “Roman J. Israel, Esq.”, uno de los pinchazos del Festival de Toronto de 2017. El ser candidato al Globo de Oro y al SAG ya apuntaban a que la nominación no iba a ser ninguna sorpresa, pero finalmente se ha beneficiado de que hayan ido cayendo nombres como los de Tom Hanks y, sobre todo, James Franco.

En la película de Dan Gilroy interpreta a un idealista abogado defensor que, debido a una serie de acontecimientos, se encuentra en una crisis que le conduce a una decisión extrema cuando por el fallecimiento de su socio se hace cargo del liderazgo de la firma de abogados en la que trabaja descubriendo las malas prácticas llevadas a cabo por la misma hasta el momento. Un personaje que por su aspecto permite el lucimiento de Denzel pero cuya interpretación está muy por encima de una película demasiado tediosa y que sólo es salvada gracias al actor que el año pasado se quedó bien cerca de ganar su tercer Oscar. Este año no es más que una candidatura de relleno ante el predicamento que tiene entre los miembros de la Academia en general y entre el lobby afroamericano en particular, que lo tiene como padre espiritual a medio camino entre la reivindicación de la comunidad de la que es bandera y haberse sabido mover con éxito en una industria de hombres blancos.

El dictamen

Ganará: Gary Oldman (El instante más oscuro)
Alternativa: Daniel Day-Lewis (El hilo invisible)
Quiero que gane: Timothée Chalamet (Call me by your name)
Echo de menos: James Franco (The disaster artist)

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Nicolas07 - 02.03.2018 a las 21:00

Entrar a debatir si Franco debía estar nominado y sus porqués seria llorar sobre la leche derramada, sin embargo, he de resaltar que la opción de Denzel Washington sí que es una sorpresa que genera dudas en relación con lo anterior. Por otro lado, he de mirar la nominación de Denzel como una cuestión de inclusión (la academia no quería otro “Oscar so white” encima de los escándalos de los abusos sexuales a las mujeres en la industria) dado que si se dan cuenta hay cuatro nominados de tez negra o de minoría racial en dos de las categorías interpretativas. Dejando atrás todo lo anterior, me sorprende que hayan apostado por Daniel Day-Lewis como alternativa, cuando muchas veces dejaron claro que no tenia opciones de llevarse el Oscar este año. Así las cosas:

Ganará: Gary Oldman ‘Darkest Hour ‘
Podría ganar: Timothée Chalamet ‘Call Me by Your Name’
Debería ganar: Timothée Chalamet ‘Call Me by Your Name’
Debería estar nominado: James Franco ‘The Disaster Artist’
Sorpresa a ganar: Daniel Day-Lewis ‘Phantom Thread”

Pedro López - 03.03.2018 a las 00:13

Para mí la nominación de Denzel Wahington es justa, primero por la falta de competencia de este año, y segundo porque realmente está fantástico en Roman J. Israel, Esq. (es lo único bueno de la película).

‘Déjame’ salir la acabo de ver ahora otra vez (ya la vi en su estreno) y sigo sin entender la nominación de su protagonista, ni siquiera por la falta de competencia. Está claro que le ha beneficiado muchísimo el fenómeno que ha acabado siendo la película.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario